SOCIEDAD › SóLO EL 10 POR CIENTO DE LOS PACIENTES TERMINALES LOS RECIBE

Cuidados paliativos, en deuda

Octubre es el mes mundial para promover esas prácticas en personas cuyas enfermedades ya no responden a las medidas curativas. Las actividades, postergadas para noviembre. El testimonio de un padre cuya hija murió por un cáncer ovárico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que los cuidados paliativos son un “derecho esencial”, consistente en el cuidado activo y total del paciente desde el momento en que la enfermedad ya no responde a las medidas curativas. Se trata de brindar al enfermo terminal una muerte en paz, sin dolor y sin miedo, y apoyarlo a él y a su familia en esa difícil etapa. Cada año, cerca de 70 países participan en octubre de la conmemoración del mes mundial de los cuidados paliativos, con campañas que incluyen actividades de sensibilización, promoción, eventos de recaudación de fondos y lanzamiento de novedades. “En la Argentina, la implementación de los cuidados paliativos para aquellos pacientes que lo necesitan es todavía insuficiente y no cubre más del 10 por ciento de los casos, ya que muchos pacientes desconocen que tienen el pleno derecho de acceder a ellos”, señaló el médico oncólogo Gustavo De Simone, presidente de la Asociación Argentina de Medicina y Cuidados Paliativos (Aamycp) y director del centro Pallium, lugar especializado en estos tratamientos.

De Simone explicó que los paliativos “son cuidados de excelencia que atienden a pacientes con enfermedades amenazantes para la vida y ayudan a mitigar el dolor y otros síntomas desde el momento del diagnóstico y hasta el final de la vida, e incluye a enfermos oncológicos, cardíacos, neurológicos y renales”. “En esos momentos, es indispensable facilitar una comunicación apropiada y honesta con el paciente y su familia. Por ello, cada equipo de cuidados paliativos cuenta con médicos, enfermeros, psicoterapeutas y trabajadores sociales que ayudan en los aspectos emocionales y vinculantes al enfermo”, añadió.

“Hay pacientes que acceden a estos cuidados en el hospital cuando aún pueden llegar a tener beneficios para su salud y la enfermedad no se encuentra avanzada. En cambio, es importante que en la etapa final de su vida el paciente pueda acceder a estos beneficios desde su propio hogar, si las circunstancias lo permiten”, sostuvo De Simone. “El tema del dolor es un aspecto central dentro de los cuidados paliativos. Para ello se indica el uso de analgésicos antiinflamatorios, como es el uso de opioides, aunque también existen medidas no farmacológicas que pueden aliviar el dolor, como los masajes, el uso de medicina complementaria o la musicoterapia”, añadió.

“Este año, para darles mayor difusión a los cuidados paliativos, las jornadas de sensibilización y promoción se postergaron para noviembre (del 10 al 17, en todo el país). Estos encuentros estarán dirigidos no sólo a la comunidad médica sino a la comunidad en general y el cronograma de actividades puede consultarse en www.aamycp.org.ar”, comentó De Simone.

Graciela Jacob, médica oncóloga y coordinadora del área de Cuidados Paliativos del Instituto Nacional del Cáncer (INC), señaló que “los cuidados paliativos atienden los aspectos físicos, psicológicos, emocionales, sociales y espirituales del paciente”. “En la Argentina existen más de 100 equipos de cuidados paliativos constituidos, entre el sector privado y público. Son equipos especializados que trabajan de acuerdo con el dolor que experimente cada paciente, y entre ellos se destacan los equipos del hospital Tornú, Udaondo, Roffo, Penna, Fernández, de Clínicas, Garrahan y Gutiérrez, en Capital, así como los del hospital de San Isidro y Vicente López en la provincia de Buenos Aires”, dijo Jacob. Desde el año 2000, los cuidados paliativos están incluidos dentro del Programa Médico Obligatorio (PMO), lo que genera el marco legal para que la especialidad crezca, se desarrolle y pueda brindar soporte y sostén a los pacientes que están atravesando una situación de enfermedad avanzada.

Julio Erran, padre de Soledad, una joven de 29 años que falleció en 2006 a causa de un cáncer ovárico, relató que su hija “tuvo la dicha de ser contenida con amor en su hogar por la unidad de cuidados paliativos de la asociación Pallium”, entidad en la que el hombre es ahora voluntario. “Si resulta imposible detener o incluso frenar el alcance de una enfermedad, es lógico aceptar que la calidad de la vida es más importante que su duración. En las prácticas clínicas debemos respetar la elección del paciente, sobre todo en la certeza del avance de su enfermedad, a una muerte cierta”, indicó el hombre.

Además, muy conmovido, Erran recordó que en los últimos días de su vida Soledad expresó: “Muchos médicos están deshumanizados, pero encontrar a aquellos que no ven en uno un cáncer ovárico sino una persona, hace que todavía tenga esperanzas en la medicina. Hay que ser una médica y una enfermera muy especiales para que, pese a todo este sufrimiento, me hagan sentir que vale la pena seguir luchando”.

Informe: Sabrina Améndola.

Compartir: 

Twitter
 

Los cuidados paliativos ayudan a mitigar el dolor y otros síntomas hasta el final de la vida.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.