SOCIEDAD › EL TURNO DE SANTA FE EN LA EMBESTIDA HACEDORA DEL GOBIERNO NACIONAL

Un salvavidas para el drama de la crecida

Siete ministros viajaron a la provincia. Anunciaron aumento al doble a los jubilados, subsidio a quienes perdieron el empleo, un tomógrafo nuevo y becas a estudiantes, entre otros beneficios.

 Por Carlos Rodríguez

En una avanzada de la visita que hará “en una semana o diez días” el presidente Néstor Kirchner, siete ministros nacionales realizaron una recorrida por la ciudad de Santa Fe y anunciaron medidas que van desde la reposición –por cuenta del gobierno federal– del tomógrafo y del equipo de rayos del Hospital de Niños “Orlando Alassia”, hasta el aumento a 300 pesos, por 90 días, del haber mínimo para 53.517 jubilados santafesinos afectados por las inundaciones, un subsidio para trabajadores de fábricas afectadas por la crecida del Salado y el reparto de útiles escolares para los niños que volverán el lunes a la escuela. Al mismo tiempo, el ministro de Gobierno santafesino, Carlos Carranza, confirmó el apoyo de la Nación a las obras para modificar la traza del puente de la autopista Santa Fe-Rosario que pasa sobre el Salado. Los pilotes tienen hoy una luz de 150 metros lineales sobre el curso del río que será llevada a 400 metros, para facilitar el escurrimiento de las aguas en futuras crecidas.
El cruce sobre la autopista, que permanece cerrado porque se cree que la fuerza de las aguas puede haber dañado su estructura, es una obra muy cuestionada porque se la compara con el viejo puente carretero que une Santa Fe con Santo Tomé, el único que permaneció abierto durante la emergencia, y cuya luz sobre la cuenca del Salado es mucho más previsora en materia de inundaciones: tiene 23 kilómetros de ancho. Carranza ratificó también la demorada construcción de los 23 kilómetros, entre Santa Fe y Recreo, del tercer tramo de la llamada defensa oeste, que de haber sido terminada en tiempo y forma hubiera evitado que el agua dejara anegada a una tercera parte de la ciudad. La obra demandará una inversión de 45,5 millones de pesos y la ceremonia de apertura de sobres fue postergada para el 10 de junio, a pedido de las empresas constructoras.
Al cumplirse un mes de la catástrofe, y luego de una primera visita formal que hizo hace 20 días el ex presidente Eduardo Duhalde, siete ministros del Poder Ejecutivo nacional se hicieron presentes ayer en Santa Fe, donde se reunieron con el gobernador Carlos Reutemann –recuperado de una gripe– y con los miembros de su gabinete. Como cierre de la actividad, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, anunció que Kirchner visitará la capital provincial “en una semana o a más tardar en diez días”. A cinco días de asumir la conducción del gobierno, el Presidente sigue apagando incendios como el conflicto de los maestros de Entre Ríos o, en este caso, un salvavidas para tratar de salvar a Santa Fe.
La visita de los funcionarios nacionales estuvo signada por el contraste que significaron los aplausos con los que los recibieron los empleados de la Casa Gris, sede del gobierno santafesino, y una marcha de protesta realizada frente al edificio, liderada por la Federación de Entidades Vecinales (ver aparte), para reclamar una ayuda urgente para los afectados que siguen sin poder regresar a sus hogares. Según datos oficiales, son 15.250 las personas que permanecen evacuadas en 177 centros, de los cuales 35 son escuelas en las que el lunes, todavía, no se podrán reanudar las clases, lo que sí ocurrirá en otros 187 colegios.
El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, anunció que las jubilaciones y pensiones nacionales mínimas serán elevadas a 300 pesos, durante los próximos tres meses, para los beneficiarios de zonas inundadas de la provincia. La medida involucra a 53.517 personas. El monto del subsidio demandará una partida extra de casi cinco millones de pesos por mes, según precisó la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), que aclaró también que se está anticipando el pago a los afectados. Tomada dijo, además, que se pagará un subsidio por desempleo a los trabajadores de empresas santafesinas que “estén inactivas”, lo que determina que los asalariados no trabajan ni perciben el total de sus ingresos. Lo que se busca es aportar “una ayuda que permita paliar la crisis y mantener los niveles de funcionamiento mínimo de los habitantes”.
Luego de un informe sanitario a cargo del ministro de Salud, Ginés González García (ver aparte), el jefe de Gabinete hizo un balance de lavisita: “Nos llevamos preocupación, pero el gobierno de Santa Fe hizo cosas muy importantes, sobrellevó la situación muy bien y no hay duda de que contará con todo nuestro apoyo y el de todos los argentinos”. Fernández afirmó que concedieron “casi todo lo que nos han pedido”. El ministro de Educación, Daniel Filmus, apoyó la decisión de volver a clases a partir del lunes.
Filmus confirmó que la reanudación se producirá “en la mayor parte” de los colegios y que además del envío de dos millones de pesos para afrontar la reconstrucción de algunos establecimientos, se otorgarán 2.500 becas de emergencia, de 200 pesos casa una, para chicos de EGB 1 y 2. También se repartirán obras 4.500 becas, de 400 pesos, en este caso para alumnos del polimodal. Filmus recorrió algunas escuelas afectadas, acompañado por su par de Santa Fe, Daniel Germanos. La visita incluyó al Instituto Superior de Educación “César Vázquez” y a la Escuela “Monseñor Vicente Zaspe”, ubicada ésta en el barrio Santa Rosa de Lima. Ese establecimiento fue saqueado el fin de semana pasado y se llevaron hasta el tanque de agua, además de todas las puertas y ventanas.
El ministro nacional prometió el envío de “libros de texto y para bibliotecas pedagógicas, tanto para las escuelas como para los docentes”. Los libros y los muebles de por lo menos diez escuelas, fueron arrasados virtualmente por las aguas. Además, en sus hogares, la mayoría de los chicos afectados por la inundación se quedaron sin útiles escolares. Filmus dijo que Educación desarrollará “un programa de asistencia técnica para la recuperación de las clases y en conjunto con los ministerios de Salud y de Desarrollo Social, un programa de contención y apoyo para los alumnos de la provincia”.
También integró la comitiva la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, quien afirmó que Santa Fe “está cubierta” en lo que respecta a los planes sociales. Dijo que ya tenía un panorama completo sobre el tema porque se había reunido, el fin de semana anterior, con el gobernador Reutemann y con la responsable del área en Santa Fe, Celia Arena. “El diagnóstico que tenemos es que no existen problemas, pero hay otras realidades que exceden los aspectos económicos y tienen que ver con cuestiones humanas, de contención, en las que vamos a trabajar a través del plan ‘Volver a Casa’”, coordinado en conjunto con el Ministerio de Salud de la Nación y con la intervención de equipos interdisciplinarios.
Esto consistirá en la realización de un relevamiento, casa por casa, de todos los barrios afectados por la inundación, algunos de los cuales siguen hoy tapados de basura, sin luz y con condiciones generales de una precariedad extrema. También se confirmó, a nivel provincial, que la empresa Aguas Provinciales –siguiendo lo anunciado antes por la Empresa Provincial de la Energía (EPE)– eximirá del pago del servicio a todos los afectados por las inundaciones. Los clientes de las dos empresas, que fueron afectados por el fenómeno hídrico, no abonarán los bimestres mayojunio y julio-agosto.

Compartir: 

Twitter
 

Los miembros del gabinete social se entrevistaron varias horas con el gobernador Reutemann.
Kirchner ordenó la movida después del éxito logrado en Entre Ríos y los anuncios en Formosa.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.