SOCIEDAD › OTRO TESTIGO RECONOCIó A UN IMPUTADO COMO EL QUE DISPARó A PíPARO

Un acusado visto dos veces

En la segunda jornada del juicio por la salidera en que fue baleada Carolina Píparo en La Plata, un hombre que vio el robo reconoció a Carlos Burgos. El lunes ya lo había señalado la madre de la víctima. La defensa del acusado aseguró que hoy declarará.

Un testigo directo del ataque que sufrió Carolina Píparo, poco después de retirar dinero de un banco platense en 2010, señaló a Carlos Burgos, de 20 años, como autor del disparo que recibió la mujer y que derivó en el parto prematuro y muerte de su bebé. “Recuerdo al hombre porque me miró, era de tez morena, pelo negro y joven, no llegaba a 30 años”, dijo Tomás Trebec, quien habría intentado detener el asalto pero, según recordó ayer, desistió al notar que el agresor estaba armado. Burgos ya había sido señalado por la madre de la víctima como autor material, el lunes pasado, durante la primera audiencia del juicio. Ayer también declaró en la segunda audiencia del juicio oral una vecina platense, Nora Silvia Pacheco, pero no reconoció a ninguno de los siete imputados por el hecho. La defensa adelantó que Burgos declarará durante el juicio.

El 29 de julio de 2010, mientras Píparo regresaba junto a su madre a su casa, tras retirar 10 mil dólares y 13 mil pesos, Trebec, electricista de profesión, conducía muy cerca su camioneta, en compañía de quien entonces era su esposa, María de los Angeles Muñoz. El testigo dijo haber observado “una pelea” en el auto de Píparo, por lo que decidió estacionar su vehículo “para bajar y sacar al tipo de arriba de la chica”. “El hombre tenía la mitad del cuerpo metida en el auto, del lado del chofer, y golpeaba con sus puños a la mujer, ella forcejeaba”, describió.

En la primera audiencia, Píparo aseguró que en ningún momento se resistió a que le robaran el bolso donde llevaba el dinero. Aseguró ante los jueces Claudio Bernard, Liliana Torrisi y Silvia Hoerr del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de La Plata que su primera y única reacción al momento del robo fue gritar: “¡No!”.

Trebec sostuvo que cuando estaba a punto de salir del auto sobre la calle 21, su entonces esposa lo convenció de que no interviniera porque el hombre tenía un arma. “El hombre me miró. Entonces yo cierro la puerta, doy marcha atrás y al pasar por al lado del vehículo, escucho el disparo”, dijo el testigo. Al llegar a la esquina de las calles 21 y 35 llamó al 911 y regresó para asistir a la chica para tratar de detener la hemorragia hasta que llegara la ambulancia, que tardó alrededor de 20 minutos, afirmó.

Una hora después del hecho concurrió a una sede policial donde reconoció al presunto autor, identificando a Carlos Burgos.

Por pedido del tribunal, el testigo fue invitado a reconocer entre los imputados presentes en la sala a quien atacó a Píparo. Tras dudar unos instantes, el electricista señaló a Burgos. Para la defensa existió una complicidad policial para direccionar la identificación en la rueda de reconocimiento hecha en 2010. La pista de la conexión policial de la banda que habría planeado el robo con las jefaturas de La Matanza y San Isidro fue sugerida por uno de los siete imputados, Miguel “Pimienta” Silva, quien admitió haber marcado a la víctima en el banco Santander Río.

Ayer, el abogado defensor de Burgos, Rubén Carrazone, pidió que el joven declarara hoy, a las 9, y aseguró que estaba en su casa, con su madre, el día del asalto. Su aparición en la causa, para la defensa, está relacionada con una interna policial para resolver rápidamente el hecho sin quedar implicada y una premisa discriminatoria: Burgos habría sido “reconocido” por la madre de Píparo en un álbum fotográfico de la policía –un procedimiento ilegal–, tenía algunos antecedentes por delitos menores y su padre está preso por participar de salideras bancarias.

Sin embargo, para Fernando Burlando, abogado de Carolina Píparo, la situación de Burgos “es muy comprometida”. Consideró que lo que enfrenta “es casi una pena de muerte, va a morir preso, va a morir de viejo (en la cárcel”. Para este letrado, es “importante” que el joven declare “para que aclare la situación”. Por otra parte, Burlando adelantó que el tribunal prevé hacer una reconstrucción del hecho. Hasta el momento, en el marco de la instrucción penal, se realizó una reconstrucción sobre lo sucedido en la sucursal bancaria, en las calles 7 y 42.

La otra testigo que declaró ayer, que vive en la misma cuadra donde ocurrió el ataque, dijo que no podía reconocer ni al atacante ni a la persona que lo acompañó en una moto. “Llegaba de hacer los mandados, estaciono el auto, y al bajar, miro a la esquina y veo cómo un hombre saca a Carolina del auto, la tira al piso y le apunta”, relató. La mujer recordó que el atacante tenía agarrada de los pelos a Píparo con un brazo y le disparó con el otro, es decir, a corta distancia.

Compartir: 

Twitter
 

Carolina Píparo fue asaltada el 29 de julio de 2010, mientras regresaba del banco a su casa.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.