SOCIEDAD › BALEAN UN ESTUDIO JURíDICO; NIEGAN LA DETENCIóN DE LOS HERMANOS ALE

Un día de disparos y rumores

Después de los allanamientos al clan Ale, Tucumán fue un hervidero. Un estudio apareció baleado y su dueño vinculó el hecho con esa familia. Las versiones daban por detenidos a los hermanos, pero sus abogados negaron que pesaran sobre ellos pedidos de captura.

 Por Soledad Vallejos

Desde San Miguel de Tucumán

El día después de los allanamientos a las propiedades de los hermanos Ale y personas vinculadas con ellos transcurrió entre el secreto de sumario más estricto, la expectativa y los rumores de una detención que, al menos hasta el cierre de esta edición, no fueron más que versiones. Además, la ciudad amaneció con la noticia de que durante la madrugada fue baleado el estudio jurídico de quien, en los ’90, juzgó a Rubén “La Chancha” y Angel “El Mono” Ale por el asesinato del policía Juan Salinas.

Durante la mañana, insistentemente arreciaron las versiones sobre una inminente o recién acaecida detención de La Chancha, ex presidente del Club San Martín de Tucumán y todavía de fluidas relaciones con la barra brava del equipo, al igual que su hermano. Sin embargo, nada de eso sucedió y los propios abogados de los Ale desmintieron rotundamente que alguno de los dos se encontrara prófugo o escondido en algún lugar. “No se de dónde salieron los rumores que empezaron a la mañana, pero es mentira. Mi cliente está en la casa. Ha estado ahí en la casa ayer (por el lunes), los ha atendido a los que fueron a allanar, se quedó, pero por ahora no hay ninguna novedad”, aseveró en la tarde de ayer a este diario Silvia Furque, abogada de Rubén Ale. Su colega Víctor Taleb, por su parte, insistió en que “siguen siendo sólo rumores”, al tiempo que se mostró confiado en que la defensa técnica que presentó ayer por la mañana a la Unidad de Investigación Financiera (UIF), a cargo de José Sbatella, alcanzará para “explicar la legalidad de todos los negocios de juegos de azar, mostrar las inscripciones y los pagos ante la AFIP” que realiza su cliente, Angel Ale.

Hasta última hora de ayer, sobre los allanados no pesaba ninguna imputación, porque las actuaciones se llevaron adelante como parte de una investigación. De todos modos, el abogado Taleb explicó a este diario que él y su cliente procuran “tener acceso al expediente” en el que trabaja Carlos Gonella, fiscal de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

Fuentes de la investigación aseguraron a Página/12 que en una de las dos casas se habían secuestrado cerca de dos millones de pesos y 200 mil euros en efectivo y con todos los billetes dispuestos en paquetes que permitieran, por caso, servirse de ellos en caso de una salida rápida.

La investigación permanece bajo el secreto de sumario dispuesto por el juez federal Nº 2 de Tucumán, Fernando Poviña, quien ayer por la tarde dejó la provincia para subrogar un juzgado en Jujuy, distante 300 kilómetros de San Miguel de Tucumán. Quien sí permaneció en la ciudad, al corriente de las actuaciones por venir, es Carlos Brito, titular de la Fiscalía de Primera Instancia Nº 1. Por su parte, Sbatella regresó por la mañana a Buenos Aires.

El lunes había amanecido con la noticia de que, en operativos simultáneos, 300 gendarmes allanaban propiedades de los Ale. Luego se supo que además de las casas de cada uno de los hermanos, la de la actual mujer de La Chancha y también su ex, María Jesús Rivero (imputada y absuelta en el juicio por Marita Verón, durante el cual fue representada por Cergio Morfil, el esposo de la actual abogada de La Chancha), los negocios de juegos de azar (cinco locales, cuatro de ellos en la zona sur de la provincia) y el Club San Martín de Tucumán, también fue allanada la casa de Daniela Milhein, ex mujer de La Chancha que también estuvo imputada y fue absuelta en el juicio por Marita Verón. Fuentes de la investigación sindicaron como exitosos los allanamientos, en especial porque toda la planificación se mantuvo en el más estricto secreto y sólo trascendió la investigación al momento de intervención de la Gendarmería en los lugares. “Por algo (la abogada) Furque estaba tan sorprendida que dijo: ‘Nosotros no sabíamos que iban a hacer esto’. Eso demuestra que esta vez la información no se filtró, como sí pasó otras veces”, señalaron.

Además del dinero en efectivo, en los allanamientos se habrían secuestrado joyas (en la casa de María Jesús Rivero, quien también tenía dinero en efectivo, pero explicó que era para pagar unos impuestos, algo que presuntamente demostró durante las actuaciones), al menos un arma cargada y con el número de serie borrado y otras armas con los papeles reglamentarios (en la remisería 5 estrellas, propiedad de la familia Ale). Además, un empleado de la remisería habría resultado detenido.

Por otra parte, la ciudad amaneció con la noticia de que, durante la madrugada, había sido baleado el estudio del abogado Jorge Lobo Aragón, quien asoció el episodio con la familia Ale y adelantó que radicaría una denuncia ante la Policía Federal. Contra el lugar fueron disparados cinco balazos de un arma calibre 11.25. Al menos dos de los disparos ingresaron en la oficina por una de las ventanas, cuyo vidrio hoy podía apreciarse fracturado. Lo sucedido fue descubierto por Lobo Aragón temprano en la mañana, al llegar al estudio de la céntrica calle San Lorenzo al 800.

Lobo Aragón vinculó lo sucedido con los Ale, porque fue precisamente él quien, en la década del ’90, juzgó a La Chancha y El Mono Ale por el homicidio del policía Juan Salinas. El oficial era amigo de Angel Ale y se había reunido con él en una plaza cuando un grupo comando los atacó con armas cortas, ametralladoras y fusiles FAL; Salinas murió con 40 disparos en el cuerpo; Ale apenas tuvo dos raspones en la cabeza.

Compartir: 

Twitter
 

El lunes, la Gendarmería llevó adelante un allanamiento simultáneo a todas las propiedades de los Ale.
Imagen: Jorge Segovia
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.