SOCIEDAD › LIBERADO EN JUNIN EL ACUSADO POR LESIONES GRAVES

Al patovica le abrieron la jaula

El patovica Leonardo Policrite, de 18 años, quien se encontraba detenido acusado de golpear y dejar en coma a un joven de 24 años durante una pelea en un boliche de Junín, recuperó ayer su libertad por decisión del juez de Garantías José Raúl Luchini. En el fallo, el magistrado consideró que se lo acusa por un delito, el de “lesiones graves”, que es excarcelable. La libertad fue posible porque no prosperó un pedido del abogado de Sebastián Gralatto, el joven golpeado, que había solicitado agravar la imputación a “lesiones graves con ensañamiento y alevosía”, lo que impediría la excarcelación. Gustavo Gralatto, el papá de Sebastián, se declaró “impactado” por la novedad. “El boliche sigue abierto, el autor de los golpes está libre y mi hijo sigue internado en una clínica”, resumió.
Aunque en libertad, Policrite seguirá procesado por lesiones graves, un delito que tiene una pena prevista de uno a seis años de prisión. El juez Luchini le prohibió, además, que vuelva a cumplir tareas de custodio en el boliche Blue Night, donde ocurrieron los hechos, o en cualquier otro lugar nocturno similar. Para tratar de evitar la liberación de Policrite, Esteban González, abogado y tío de Sebastián, les había pedido al fiscal Marcelo Tuñón y al juez Luchini agravar la acusación a “lesiones graves con ensañamiento y alevosía”, que prevé condenas de tres a diez años de prisión, pero ese pedido no prosperó.
El patovica, que estaba preso desde el 12 de este mes en la comisaría 2ª de Junín, recuperó su libertad de inmediato. Fuentes judiciales citadas por la agencia Télam aseguraron que las últimas tomografías practicadas a Sebastián Gralatto determinaron que el chico no tendrá secuelas de la lesión cerebral que sufrió por la golpiza. “Esto favorece al imputado, ya que si llegaba a haber secuelas, la carátula cambiaría a lesiones gravísimas, un delito que no es excarcelable”, dijeron las fuentes. El padre de Sebastián comentó que el chico “ya salió del estado de coma pero sigue en terapia intermedia” porque “aún no recuperó la plena conciencia porque está muy medicado con sedantes”. De todos modos “evoluciona día a día y los médicos comentaron que sus 24 años lo favorecen para la recuperación”. El episodio ocurrió la madrugada del jueves 12 de junio cuando Sebastián Gralatto fue a bailar a Blue Night, una disco frecuentada por prostitutas, ubicada en Hipólito Yrigoyen entre Roque Sáenz Peña y Rivadavia, de Junín. Sebastián vive en Buenos Aires, pero había llegado de visita a Junín.
En aparente estado de ebriedad, Gralatto rompió una botella de cerveza dentro del local, lo que motivó que fuera echado a la calle. Cuando el joven de 24 años quiso volver a ingresar, se topó con los custodios del local y allí ocurrió la pelea que terminó con Gralatto internado en el hospital con un traumatismo craneoencefálico.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.