SOCIEDAD › LA ANSES LE OTORGO EL BENEFICIO A UNA PERSONA DE 62 AÑOS, QUE NO DEBERA ESPERAR A LOS 65

La primera transexual con jubilación

Se había sometido a un tratamiento quirúrgico en 2007 y luego obtuvo el DNI como Carla Castro. Todo antes de la Ley de Identidad de Género. Por el cambio la dejaron sin trabajo y entonces decidió tramitar el retiro. Comenzará a cobrar en junio.

El rubor en las mejillas, las uñas de las manos y de los pies pintadas de rojo, el pelo corto y dorado. Sentada en el sofá de su living, Carla Castro reluce y deja en claro, a sus 62 años, lo que desde un primer momento fue: una mujer. Más allá de haber nacido varón, ella siempre estuvo convencida internamente de que su verdadera condición era otra. Tras haberse operado hace menos de tres años en el Hospital Durand, Carla se convirtió ahora en la primera trans en obtener una jubilación. Después de cumplir con los trámites correspondientes, recibió la noticia de que la Anses empezará a pagarle los haberes a partir de junio.

En 2007, luego de la primera aprobación psicológica y médica para el tratamiento quirúrgico, Carla fue sorpresivamente echada del trabajo que tenía como cartógrafa en una petrolera. “Cuando me dieron el visto bueno para la operación me llamaron al trabajo y me puse a llorar como una estúpida. Todos mis compañeros de trabajo me preguntaban qué me pasaba y yo no les podía decir. Para ellos yo era gay. Después empecé a avisarles, les dije que mi vida iba a tener un cambio importante, y tenía la ilusión de que me aceptaran, que no iba a pasar nada. A los quince días llego al trabajo, me acuerdo bien, era el viernes 31 de mayo del 2007 y mi jefe me dice que iban a prescindir de mis servicios porque no me había podido adaptar a los cambios de la empresa. Me arruinaron la vida”, cuenta Carla en una charla con Página/12 en su departamento del barrio de Belgrano.

Durante 17 años había trabajado en cartografía para la empresa Techint pero ante la inminente operación y el cambio de sexo el panorama ya era otro. Le pagaron una indemnización con la que pudo subsistir durante un tiempo. La operación, unos años más tarde, en 2010, sería un éxito, pero el precio de esa decisión fue la pérdida de su trabajo y el drama de no saber cómo subsistir. La colaboración de su hermana y los amigos le permitieron pagar los impuestos y los gastos de la casa. Al mismo tiempo, y a partir de un largo camino burocrático, obtuvo su nuevo DNI: en vez de Carlos ahora decía Carla. Cuando su cuerpo y los papeles certificaron que era una mujer, recién entonces pudo iniciar los trámites jubilatorios.

“La idea de mi jubilación surgió a partir de la operación. Al haber sido antes hombre no me podía jubilar hasta los 65 años. Pero al operarme, al tener una nueva identidad como mujer podía jubilarme a los 60. Entonces un día hablé con mi abogada y como yo ya estaba operada y figuraba como mujer, podía iniciar los trámites jubilatorios. Han trabajado a capa y espada la gente de la Anses y mi abogada. Ahora que la empiezo a cobrar en junio, me va a cambiar la vida”, dice Carla.

Tanto el cambio de sexo como el nuevo DNI, dos conquistas en su vida, las obtuvo luego de una larga insistencia personal. La Ley de Identidad de Género no había sido promulgada todavía y los derechos que esta norma reconoce –que toda persona pueda ser identificada en el DNI con el género que desee y la garantía del acceso a los tratamientos de salud para modificar su cuerpo de acuerdo con el género autopercibido– no podían ser alegados por Carla.

“Todo lo hice a fuerza de pulmón. Ahora con la ley por suerte es todo mucho más fácil: te operás en el hospital y con el médico que querés. En mi época eso no era así, había que pasar por infinidad de cosas. Y durante todo ese proceso he pasado momentos terribles. Seis años sin trabajo y haciendo malabares a veces para comer.” La hermana de Carla, una de las pocas familiares que aceptaron su identidad y que actualmente vive en España, estuvo ayudándola económicamente durante los últimos años para pagar los impuestos y las expensas de su casa.

Desde un primer momento, Carla supo que su verdadera identidad no era la que su sexo biológico indicaba. Sin embargo, para evitar conflictos y posibles discriminaciones en su propia familia tuvo que ocultarles por largo tiempo lo que le pasaba. “Desde que tengo uso de razón que quise ser mujer. Siempre supe que quería serlo. Creo que antes de decir ‘mamá’ dije ‘quiero ser mujer’. Cuando a mi hermana, con la que somos mellizas, le regalaban algún vestidito, yo me encerraba en el baño a llorar indignada. Y cuando mis padres se descuidaban iba al cuarto y me probaba ese vestido u otro.” Igualmente, aclara que la idea de cambiar de sexo le surgió a los veinte años y que empezó luego a interiorizarse en el tema, consultó médicos y especialistas, aunque en ese entonces para poder operarse necesitaba ir al exterior. “Me tuve que resignar y esperar todos estos años”, dice Carla. “Debería discutirse este tema públicamente, en televisión por ejemplo. La gente ignora mucho todo esto y piensa que uno se quiere vestir de mujer y nada más. Y no es así.”

Informe: Nicolás Andrada.

Compartir: 

Twitter
 

“La idea de la jubilación surgió después de la operación”, dice Carla.
Imagen: Sandra Cartasso
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.