SOCIEDAD › OPINION

Nueva ley bonaerense de adopción

 Por Cristina Alvarez Rodríguez *

Con la aprobación de la ley de adopción, la provincia de Buenos Aires se pone nuevamente a la vanguardia en materia de derechos sociales.

La deuda que significaba años de espera a padres, madres e hijos que no lograban avanzar en la conformación de la familia, se da por terminada hoy mientras afirmamos y reafirmamos el más básico de los derechos: el interés superior del niño.

En este sentido, cubriendo los anteriores vacíos legales, avanzamos en el respeto por el derecho a la identidad del niño; al agotamiento de las posibilidades de permanencia en su familia de origen; a la preservación de sus vínculos fraternos o jurídicos; al derecho a conocer sus orígenes; su derecho a ser oído y a que su opinión sea tenida en cuenta, siendo obligatorio su consentimiento a partir de los diez años.

Este avance ha sido posible sintetizando un ejercicio inclusivo entre sociedad y gobierno, ya que contó con jornadas de trabajo y actividades desarrolladas con la participación de especialistas, instituciones y legisladores de diferentes bancadas en toda la provincia. Es al trabajo de todos ellos a quienes debemos también este logro.

El proyecto nacional, que encarnamos en la provincia junto al gobernador Daniel Scioli, viene luchando tenazmente para que todos tengamos las mismas oportunidades. Este modelo del que hablamos, y algunos parecen no entender, es el del avance de derechos, el del cuidado del desprotegido, el de la búsqueda de la igualdad en defensa de los más débiles y contra los poderosos.

Hace muy poco tiempo, los bonaerenses podían enorgullecerse de tener la primera ley del país sobre fertilización asistida gratuita en hospitales públicos. Un derecho que vimos primero en la provincia, para luego pasar a ser un derecho nacional y que permitió a miles de familias acceder a este sueño.

Sabemos que el camino de nuestro país será el de acompañar esta nueva legislación en materia de adopción para convertirla en un derecho nacional en el corto plazo. De hecho, la discusión del nuevo Código Civil va en ese camino y más temprano que tarde el conjunto de los argentinos gozará de estos avances que defienden al niño y a las nuevas familias.

Un Estado se construye teniendo como base el desarrollo social. Allí reside el principio ordenador de este proyecto nacional y popular, en la decisión de trabajar por el beneficio de los argentinos. Con una visión de largo plazo, seguir abriendo el camino de los derechos es necesario para lograr un desarrollo para todos.

* Ministra de Gobierno de la provincia de Buenos Aires y presidenta del Consejo Provincial de las Mujeres.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared