SOCIEDAD

Administradora de testigo

La administradora del edificio de Ravignani 2360 declaró ayer ante el juez que investiga el caso de Angeles Rawson que notó “extraño” al portero Jorge Mangeri, único detenido por el crimen, el día que fue hallado el cadáver. Según afirmó Lidia Berrojalbis de Agüero, a pesar de que no solía faltar, el encargado le dijo que se tomaba unos días porque se sentía mal por la situación y aportó una constancia médica sin diagnóstico. A diferencia de los vecinos del edificio que ya declararon en la causa, quienes afirmaron que Mangeri les dijo que se sentía engripado, esta testigo aseguró ayer al juez Javier Ríos que el portero le comunicó que necesitaba tomarse unos días “porque se sentía muy mal con todo lo que estaba pasando con la chica Angeles”, comentaron fuentes judiciales. Por este mismo motivo, según Berrojalbis de Agüero, Mangeri también le informó que había tomado la decisión con su mujer de mudarse “a lo de un amigo”. La testigo remarcó que le extrañó que Mangeri se comunicara con ella desde un teléfono celular que le era desconocido, ya que le dijo que era de un sobrino y que lo agendara para ubicarlo, porque él no tenía más el suyo.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.