SOCIEDAD › EL CRIMEN DE UNA JOVEN EN MAR DEL PLATA

Justicia por mano propia

Vecinos y familiares de una joven que apareció asesinada en un descampado quemaron la casa y balearon al suegro del que suponen ellos que es el culpable. La Bonaerense logró rescatarlo.

@

Una mujer fue encontrada asesinada en un descampado del barrio Jorge Newbery, en las afueras de Mar del Plata. Tenía las manos atadas a la espalda, una bolsa de plástico en la cabeza y, según los primeros peritajes, presentaba signos de haber sido atacada sexualmente. Según la Bonaerense, los familiares de la víctima, quien tendría problemas madurativos, apuntaron a un hombre de la zona y decidieron tomar las riendas del asunto por su propia cuenta: incendiaron la casa del apuntado y, por las dudas, balearon en una pierna a su suegro. Los de la Bonaerense –tarde para el incendio, pero a tiempo para el apuntado– lograron detenerlo a salvo antes de que el manopropismo vecinal lo hiciera humo.

El viernes pasado a la noche, Patricia Ardiles, una joven de 23 años, había salido de su casa del barrio Jorge Newbery, al oeste de la ciudad balnearia. Al ver que no regresaba, su madre alertó a los bonaerenses de la 12ª. El domingo por la mañana, en un descampado de 24 manzanas delimitado por las calles 200, 212, Alvarado y Alberti, dos jóvenes que caminaban por el lugar encontraron el cuerpo de Ardiles, atado de pies y manos y con una bolsa verde en la cabeza. No llevaba pantalones ni ropa interior: tenía puesto solamente un suéter. Los primeros peritajes in situ parecían señalar que la joven presentaba signos de haber sido golpeada, abusada sexualmente y estrangulada. Pero se aguardaba el resultado final de la autopsia.

Los familiares de Ardiles señalaron a una persona que reside cerca de la casa de la víctima, en Castelli al 9000 y Leguizamón, a metros del descampado. Más que señalarla, se le echaron encima: se lanzaron contra su vivienda y le prendieron fuego. El señalado no apareció, pero su suegro supo del reclamo vecinal cuando recibió un balazo en una pierna. Los bonaerenses de la 12ª llegaron a tiempo para preservar al señalado por los familiares y lo trasladaron para depositarlo en terreno no demasiado seguro: la U44 de Batán, del SPB.

Según los peritos, la muerte se habría producido entre seis y ocho horas antes del hallazgo, de acuerdo con la temperatura corporal y de rigidez en las extremidades, aunque se esperan los resultados de la operación de autopsia para certificar el momento y las causas del deceso. Los investigadores también creen que la joven no fue asesinada en el lugar del hallazgo, debido a la presencia de huellas de neumáticos, huellas de arrastre en el sitio y de signos en el cuerpo de ese tipo de traslado.

Ardiles trabajaba en una cooperativa de la Sociedad de Fomento del barrio Jorge Newbery y presentaba un retraso madurativo. La investigación está a cargo de la fiscal María Isabel Sánchez, quien hoy indagará al detenido.

En diciembre pasado, este diario informó sobre otro caso de linchamiento en el barrio Belisario Roldán, a pocas cuadras del Jorge Newbery. Esa vez, los vecinos se lanzaron contra un hombre que intentaba violar a una nena de 5 años. Los bonaerenses de la 12ª no llegaron a tiempo para rescatarlo de las suelas de los vecinos, que lo mataron a patadas.

Compartir: 

Twitter
 

El cuerpo de la joven fue hallado en un descampado ayer.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.