SOCIEDAD › EL JUEZ RíOS CITARá AL IMPUTADO DEL CRIMEN DE ANGELES A DECLARACIóN INDAGATORIA

Cómo sigue el proceso contra Mangeri

Después de la confirmación del procesamiento al encargado del edificio donde vivía Angeles Rawson, pero con el cambio de calificación a homicidio criminis causa, el juez Ríos tomará indagatoria al acusado. Se aguardan algunos resultados de peritajes.

 Por Raúl Kollmann

A partir de hoy, el juez Javier Ríos retomará la iniciativa en el camino de imputar al encargado Jorge Mangeri por el homicidio de Angeles Rawson, pero con la óptica de que el asesinato fue cometido tras un ataque sexual. En teoría, los expedientes no se paran, pero cuando se espera una decisión de Cámara, como en este caso, hay una especie de pausa tácita para ver si los tres jueces superiores avalan o no avalan el curso de la investigación. Lo cierto es que, el viernes, la Sala VI avaló por unanimidad lo hecho por el juez Ríos y la fiscal Paula Asaro. Desde ya que la defensa apelará –con muy pocas chances– a la Casación y continuará el ruido mediático, pero en el tiempo que se viene es posible que aparezcan más evidencias, se espera un último estudio científico y, sobre todo, se redondeará la imputación por homicidio criminis causa, que significa que Mangeri mató a Angeles para tapar el abuso sexual.

Como se sabe, los camaristas Mario Filozof, Julio Lucini y Ricardo Pinto hicieron una pormenorizada enumeración de las pruebas contra el encargado. Ese fue el enfoque más relevante: consideraron que las evidencias no se pueden tomar una a una sino como un conjunto. Y así hicieron un inventario contundente: ADN completo de Mangeri en la uña del índice de la mano derecha; ADN incompleto en otras dos uñas; ADN incompleto en la soga; las lesiones de Mangeri compatibles con la defensa de Angeles; que la chica llegó al edificio y no entró al departamento familiar en horas en que el encargado estaba allí; que el cuerpo apareció en la basura, que era lo que manejaba Mangeri en el edificio; que en los días posteriores el encargado, al que consideraban “un toro”, se mostró sumamente endeble, dejó de usar su celular, dijo que quería huir y otras evidencias. Estos elementos son los que los camaristas legalmente podían tener en cuenta, pero hay otros que tienen que ver con el sentido común y que por las garantías constitucionales no se pudieron incluir: Mangeri confesó el crimen ante la fiscal Asaro, estuvo un mes y medio sin declarar y cuando lo hizo, no aceptó preguntas, no aceptó los estudios psiquiátricos y mintió en su declaración testimonial decenas de veces. Por ejemplo, dijo que fue apretado por un policía desde un auto el miércoles a la mañana cuando baldeaba; luego dijo que no fue un miércoles sino el jueves; después relató que fue de madrugada, no mientras baldeaba; primero dijo que fue un hombre solo que le exhibió un arma y un cuchillo tramontina, luego fueron dos hombres y ya no había cuchillo. Y los mismos cambios de versión hizo con otro supuesto apriete, que ni siquiera mencionó en su declaración oficial.

Ríos seguramente va a esperar un estudio histopatológico que pidió la junta médica que el juez convocó para revisar la autopsia. Los magistrados dijeron que hay evidencias de ataque sexual, pero afirmaron que para estar seguros debían esperar el estudio histopatológico que se encargó. Seguramente estará antes de fin de mes. Ese elemento será decisivo para concretar lo que el viernes le pidieron al juez los camaristas: que llame a nueva indagatoria a Mangeri por homicidio criminis causa.

Desde el punto de vista de la investigación, hay algunas cuestiones pendientes. Se sabe que Mangeri habló con dos amigos el día de la desaparición de Angeles. Esas dos personas todavía no declararon y todo indica que las declaraciones no van a ser favorables al encargado. Su otro amigo, el portero de un edificio de la calle Marcelo T. de Alvear, intentó ayudar a Mangeri, pero dejó en claro que éste estaba totalmente desestabilizado, lo que jugó en su contra.

Es indudable que la defensa del encargado, encabezada por Miguel Angel Pierri y Marcelo Biondi, apelará las resoluciones del viernes ante la Cámara de Casación. Está cantado que no tendrán suerte en lo que se refiere al procesamiento y a las nulidades porque no se equiparan con sentencias definitivas, las que trata la Casación. Sus posibilidades están en la prisión preventiva, pero los jueces dijeron el viernes que Mangeri eludió la Justicia varios días y le manifestó a su primo que quería huir al monte, al Chaco o a Corrientes. El proceso llevará su tiempo. Antes estará la indagatoria por homicidio criminis causa.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Mangeri será indagado por el juez Ríos de cara a la nueva imputación, la de criminis causa.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.