SOCIEDAD › LEVANTARON LA TOMA EN EL NACIONAL DE BUENOS AIRES Y EL MARIANO ACOSTA

Dos escuelas de vuelta a clase

En la escuela Carlos Pellegrini la toma sigue, al menos hasta el lunes, pero hoy permitirán el curso de ingreso. Quedan doce colegios y tres profesorados en protesta por la reforma del secundario. Los alumnos del Nacional de Buenos Aires pidieron que no hubiera sanciones.

Hasta anoche, doce colegios y tres profesorados porteños continuaban tomados por alumnos en protesta por la reforma curricular del secundario que anunció el Gobierno de la Ciudad. Al caer la tarde, en el Colegio Nacional de Buenos Aires (CNBA) la protesta estaba suspendida y en la Escuela de Comercio Carlos Pellegrini (ECCP) continuaba al menos hasta el lunes, pero los estudiantes anunciaron que permitirían el dictado de las clases del curso de ingreso hoy. Ya entrada la noche, los alumnos del Normal 2 Mariano Acosta también levantaron la medida. En tanto, alumnos de unas 50 escuelas nucleados en la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB) anunciaron que están avanzando en la propuesta de un proyecto de ley para presentar en la Legislatura y que busca suspender la reforma del secundario en la Ciudad y abrir el debate. Por su parte, integrantes de la Federación de Estudiantes Secundarios (FES) responsabilizaron al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, de la “destrucción de la educación pública”, pero se mostraron disconformes con la continuidad de las tomas. Autoridades del gobierno porteño, empezando por el titular del Ejecutivo, Mauricio Macri, ayer volvieron a criticar duramente las tomas. “No vemos razón” para las medidas, aseguró el ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich.

Por otro lado, la legisladora porteña Laura García Tuñón (Buenos Aires para Todos) dio a conocer que las autoridades de los establecimientos tomados recibieron notificaciones oficiales para que los docentes de esos colegios concurran a otras escuelas y cumplan allí sus horarios de trabajo. Las notificaciones, dijo, “son una locura, porque dejar a las escuelas sin adultos es dejar a los chicos sin contención”. “El Ejecutivo está fomentando el caos en las escuelas”, aseveró.

En el CNBA, anoche los alumnos limpiaban el establecimiento antes de retirarse, mientras uno de los integrantes del centro de estudiantes, Nicolás Cernadas, explicó a este diario que levantaban la toma porque “cumplió un ciclo”. Cernadas también dijo que el centro de estudiantes había informado del levantamiento de la medida a las autoridades y había solicitado una reunión con el rector, Gustavo Zorzoli, para pedirle que no hubiera sanciones. El rector, por su parte, anticipó a Página/12 que difícilmente conceda la demanda. “Están en todo su derecho de pedirlo, pero después de nueve días sin clases y de quemar una iglesia, lo veo un poquito complicado”, dijo Zorzoli.

En el Mariano Acosta, la toma fue levantada tras una asamblea. Luego, explicaron fuentes del colegio, concurrió “una supervisora del Gobierno de la Ciudad y lo certificaron a través de un acta, por lo que habrá clases en el nivel medio y en el profesorado de nivel superior, ya que el primario sí tuvo clases durante la toma”. En el lugar, pionero de las tomas, la medida nunca abarcó la totalidad del establecimiento. Estudiantes que participaron de la medida y la deliberación que la dio por terminada explicaron que continuaban sosteniendo el rechazo al cambio curricular, pero que en adelante demostrarían su oposición con otros métodos para poder tener clases. Por su parte, Hernán Shujman, de la ECCP, dijo que “hasta el lunes la toma se mantiene, pero mañana (por hoy) vamos a permitir que los chicos que hacen el curso de ingreso de los días sábados lo puedan efectuar”.

En representación del centro de estudiantes del CNBA, Cernadas explicó a Página/12 que la decisión de levantar la toma se tomó de forma unánime en una asamblea con más de 600 participantes, “estudiantes, padres y docentes”. La medida, dijo, “cumplió un ciclo”. “Creemos que la toma fue una herramienta válida en su momento. Hemos logrado organizar un movimiento de lucha dentro y fuera del colegio, ha servido para concientizar a la gente sobre lo que es la reforma, poner en la agenda de los medios y del gobierno algo que no se discutía. Por eso creemos que la toma ha cumplido un rol muy positivo. Además, en la votación anterior, se había decidido seguirla, pero los votos estaban muy parejos y eran muchos los que querían suspenderla. No queremos dividirnos, tenemos que estar unidos para evitar la reforma”, explicó.

El ministro Bullrich reiteró ayer que no dialogará mientras haya “una escuela tomada” y reclamó “razonabilidad” para que se levante la protesta porque carece de “justificación”. “Dicen que queremos sacar materias, no queremos sacar materias; dicen que queremos reducir la diversidad de la Ciudad, no queremos reducir la diversidad de la Ciudad; dicen que queremos echar docentes, no queremos echar docentes. No hay ninguna razón”, aseguró el funcionario, que además calificó las medidas tomadas por los estudiantes como “un ataque a la educación pública”, Por su parte, la vicefeja de Gobierno, María Eugenia Vidal, minimizó las tomas: la protesta, dijo, es cosa de “un grupo minoritario” de colegios, cuando “en la Ciudad hay más de mil”.

Compartir: 

Twitter
 

En el CNBA, anoche los alumnos limpiaban el establecimiento antes de retirarse.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.