SOCIEDAD › DESMIENTEN QUE LAS GRIETAS DEL MONUMENTO SEAN PRODUCTO DE LA RESTAURACION

Las fisuras de Cristóbal Colón

El escultor que está a cargo de la restauración desmintió la información publicada ayer por el diario La Nación. Aseguró que las rajaduras y el deterioro que presenta la escultura son producto, justamente, de la falta de mantenimiento.

Oscar Parrilli y el restaurador Domingo Tellechea, ayer, junto a una de las piezas de la escultura.

“Las rajaduras que presenta el monumento a Colón no fueron producidas por los trabajos de restauración.” La desmentida fue hecha por el escultor a cargo de las tareas de conservación de la estatua, luego de la publicación de una nota periodística en el diario La Nación, en la que se advertía sobre supuestos daños y roturas en las piezas del conjunto escultórico. El monumento, aclaró el restaurador, se encuentra en su estado original, con los deterioros producidos por el tiempo. Antes de saber si la denuncia se correspondía con la realidad, el gobierno porteño anunció que acudirá a la Justicia para que “se garantice la preservación” del monumento, cuya restauración se realiza en el mismo lugar donde estaba emplazado, detrás de la Casa Rosada.

El monumento a Cristóbal Colón se encuentra desmantelado debido a los trabajos de reparación que encabeza el restaurador Domingo Tellechea. Las piezas removidas pueden observarse desde el enrejado que bordea la Plaza Colón.

“Ninguna pieza tiene rotura por los trabajos realizados”, señaló Tellechea. “Las rajaduras que presenta el monumento fueron producidas por efecto del agua, lanzada violentamente por hidrolavadoras habiendo sido este proceso responsable de la lixiviación del deterioro de la superficie de la roca; por las vibraciones del intenso y pesado tránsito circundante; por las explosiones del bombardeo a la Casa Rosada de junio del año 1955; por el atentado intencional con una bomba de gran magnitud que explotó en su interior en el año 1987 y por la falta de conservación y mantenimiento durante toda su existencia”, explicó Tellechea.

El especialista salió a aclarar las causas de los daños, luego de que el diario La Nación publicara ayer un nota en la que se denunciaban presuntas roturas en la obra del escultor Arnaldo Zocchi. La nota, titulada “Aparecen quebradas partes del Monumento a Colón”, adjudicaba los daños a las tareas de desmantelamiento de la estatua. Paradójicamente, en la misma nota, el representante del Círculo Italiano, Horacio Savoia, advierte que “al no estar permitido el ingreso en el predio en el que tienen lugar las obras de desmantelamiento no se puede precisar si el trabajo se está realizando de manera correcta o incorrecta”.

En un informe presentado ante la Secretaría General de la Presidencia, Tellechea indicó que los daños fueron provocados antes de la remoción del monumento. “Antes de proceder a bajar una pieza de la escultura se realiza un estudio de las muchas rajaduras, habiendo sido las profundas consolidadas antes de su separación y remoción, a efectos de darle resistencia para su integridad y seguridad en el trabajo.” Además detalló que el desarmado fue hecho “de acuerdo con los ensambles realizados por el autor, Arnaldo Zocchi”.

En una nota firmada por el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, se informa que continúan los trabajos de conservación y puesta en valor de la obra, y que para ello se “ha realizado el inventario y catalogación detallada de cada pieza del monumento”. Detallaron que 186 piezas están inventariadas y que se alcanzó a desmontar aproximadamente el 50 por ciento del monumento. A su vez, señalaron que en las tareas de restauración intervinieron la Dirección Nacional de Arquitectura y las facultades de Ingeniería y de Bellas Artes de la Universidad de La Plata. Por su parte, el gobierno de Macri adelantó que acudirá a la Justicia para que “se garantice la preservación” de la estatua. El jefe de Gabinete porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se acercó al enrejado que rodea la Plaza Colón y desde allí dijo que estaba “preocupado” por las rajaduras.

El monumento es objeto de una disputa judicial. El 31 de mayo, la jueza María Alejandra Biotti dispuso que por tres meses el gobierno nacional no podría trasladar el monumento, como era su intención, pero autorizó a bajarlo del pedestal para su reparación. La escultura fue donada por la comunidad italiana en Argentina en 1921. El lugar donde está emplazada es una plaza porteña cuyo uso fue cedido a la Nación, para la seguridad presidencial, por el gobierno porteño, durante la gestión de Jorge Telerman. Por esa razón está enrejada y el acceso a ese espacio no está permitido para el público.

En el encuentro que mantuvieron el diciembre el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y el jefe de Gabinete de la Nación, Jorge Capitanich, ambas partes acordaron que el monumento no sería trasladado a Mar del Plata, como pensaba hacerlo el gobierno nacional, sino a otra plaza porteña. El Gobierno de la Ciudad quedó en responder cuál sería el nuevo destino.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.