SOCIEDAD › LOS TRABAJADORES DEL RESTAURANTE LALO RESISTEN EN RECLAMO DE SU FUENTE DE TRABAJO

Un desalojo entre paréntesis

Tras el festival solidario que reunió a unas 200 personas en la puerta del local de la calle Montevideo, la Justicia suspendió la medida que tenía prevista para ayer a la madrugada. Hay una mediación en curso en el Ministerio de Trabajo.

El desalojo del restaurante Lalo de Buenos Aires fue suspendido ayer a la madrugada, provisoriamente, y los catorce trabajadores cumplen hoy 13 días defendiendo su fuente de trabajo dentro del local, ubicado en Montevideo 355, luego de que el dueño del comercio lo abandonara. La suspensión se logró tras el apoyo de más de 200 personas –entre artistas, legisladores, dirigentes, familiares y vecinos– que participaron de un festival solidario y vigilia frente a la puerta del local. A su vez, los trabajadores se encuentran gestando una cooperativa para alquilar y gestionar el local, y ayer hicieron una presentación en la Justicia laboral ya que les adeudan los sueldos de cuatro meses y los aportes sociales. De esa manera buscan encuadrar la denuncia que les hizo el empleador por usurpación en el marco de un conflicto laboral. Además, el Ministerio de Trabajo convocó a las partes a una nueva audiencia de conciliación para el próximo viernes.

Tras una madrugada de tensión, ayer los trabajadores de Lalo de Buenos Aires por primera vez en casi tres semanas se encontraban “más distendidos y relajados”. Así comentó a Página/12 Rubén Soriano, mozo y delegado, luego de sortear en la madrugada la orden de desa-lojo dictada por el juez Pablo Torterolo, titular del Juzgado Civil Nacional Nº 63. “Sabemos que nos acompaña mucha gente y planteamos una resistencia pacífica”, afirmó Soriano y aclaró: “No es una toma, porque una toma la hace gente extraña y nosotros somos todos trabajadores del restaurante”.

Fueron los efectivos de la Policía Metropolitana quienes informaron a los que aguardaban en el lugar en la madrugada de ayer, detrás de barricadas improvisadas con mesas y sillas, que la medida se suspendía por no “estar las condiciones dadas” para que se lleve adelante sin confrontaciones, según relató el legislador porteño José Cruz Campagnoli (Nuevo Encuentro-FpV). “Temíamos que se produzca un desalojo violento y por eso estuvimos para apoyarlos”, manifestó. En la zona, a partir de las 23 del lunes, se habían situado dos camiones hidrantes de la policía y dos unidades con efectivos de la Metropolitana dispuestos a intervenir.

Entre los que se hicieron presentes para apoyar la continuidad de los empleados al frente del restaurante estaban los diputados nacionales Juan Cabandié (FpV) y Juan Carlos Junio (Nuevo Encuentro), la legisladora porteña Paula Penacca (FpV); el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes); los trabajadores del Hotel Bauen y de la cooperativa Ale Ale, la cantante Teresa Parodi, el actor Alejandro Awada y la periodista Nora Lafont, entre otros.

Consultado sobre la negociación con los dueños del inmueble, Campagnoli señaló que el problema es que “se trata de un condominio de cuatro dueños y hay uno, Eladio González, que no quiere ponerlo en alquiler”. Sin embargo, el legislador señaló que ayer se “abrió un canal de diálogo con González, quien se vio mejor predispuesto a negociar”. En tal sentido, Soriano dijo: “Estamos dispuestos, como cooperativa, a pagar un alquiler a precio de mercado y que incluya de 6 o 7 meses por adelantado, y una garantía hipotecaria, para poder seguir trabajando”. Otro de los mozos, Luciano García, aseguró: “No queremos quedarnos con el inmueble, no somos usurpadores, como nos acusan, sólo no queremos perder la fuente de trabajo”.

La presentación realizada ayer ante el fuero laboral por el abogado de los trabajadores Héctor Bianchi ya tramita en el Juzgado Nº 49, a cargo de la jueza subrogante Silvia Luisa Sayago, y tiene como objetivo solicitar la suspensión total de la medida dictada por el juez Torterolo, así como dar a los damnificados más tiempo para una negociación con los dueños del local. Asimismo, los empleados reclaman el pago de los sueldos atrasados y cinco años de cargas sociales impagas. Una nueva audiencia de conciliación entre ambas partes fue convocada para el viernes próximo a la tarde en el Ministerio de Trabajo. Hasta el momento, a las dos últimas audiencias no acudió ningún representante del fondo de comercio Sargento Cabral 2426 SA, responsable del restaurante hasta su abandono. “Mientras la situación se resuelve, los trabajadores vamos a continuar adentro del restaurante”, aseguró Soriano. Por su parte, la legisladora del Frente para la Victoria, Paula Penacca, anticipó ayer que en caso de no lograr consenso para que los trabajadores continúen alquilando el local podría presentarse en la Legislatura porteña un proyecto para la expropiación del inmueble, para que se pueda garantizar el derecho al trabajo de catorce personas”, indicó Penacca.

Informe: Laura Guarinoni.

Compartir: 

Twitter
 

Los trabajadores resisten desde hace trece días en el interior del local.
Imagen: Bernardino Avila
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared