SOCIEDAD › HARAN RESERVORIOS PARA EVITAR LAS CONTINUAS INUNDACIONES POR LAS CRECIDAS

El río empezó a dar un respiro en Luján

El agua bajó casi medio metro, aunque sigue habiendo 300 evacuados. Scioli recorrió la zona y anunció la construcción de los reservorios. El ministro de Infraestructura explicó que las obras en marcha evitaron una situación peor. El chico llevado por la crecida no aparece.

Entre el mediodía del jueves y el de ayer, el río Luján bajó casi 50 centímetros de altura que había sumado tras el temporal, por lo que aunque alrededor de 300 personas permanecían evacuadas, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, informó desde un centro de evacuados que los afectados por la inundación estaban “volviendo a sus hogares”. Scioli también anunció la posibilidad de realizar nuevos reservorios en la zona para evitar que próximas tormentas generen nuevas inundaciones, al tiempo que el ministro provincial de Infraestructura, Alejandro Arlía, aseguró que otras obras ya en proceso en el río Luján evitaron que la situación resultara más grave. En tanto, el Ministerio de Salud provincial llevaba adelante un operativo que incluye atención en un hospital móvil y la entrega de pastillas potabilizadoras, entre otros elementos de higiene, para evitar la proliferación de enfermedades infecciosas a causa de las inundaciones. Por la mañana, policías y bomberos retomaron la búsqueda del adolescente de 14 años que fue llevado por la corriente del río en la zona de Pueblo Nuevo, en Jáuregui, el jueves; el operativo seguía hasta última hora de la jornada.

Ayer por la mañana, el río Luján regresaba lentamente a su cauce, y de los 5,32 metros que había alcanzado el jueves al mediodía, cuando el agua, que ya había tomado los campos, ingresó en la Basílica, llegaba a los 4,83. El gobernador Scioli, que recorrió con el intendente Oscar Luciani el centro de evacuados de Luján, informó que la mayoría de los afectados ya estaban “volviendo a sus hogares y la actividad de Luján tiende a normalizarse”. Scioli insistió en cómo la intensidad del temporal desbordó previsiones, y en que parte de las obras para evitar que se reiteren las inundaciones están en marcha. “Estamos hablando de 200 milímetros en pocas horas que cayeron en la zona de Mercedes y de Suipacha, el agua comenzó a fluir hacia aquí, por eso estamos ahora avanzando en las otras etapas y quería tener la certidumbre de que esto está funcionando”, explicó, en referencia también al funcionamiento del centro de evacuados y la reparación del techo dañado del hospital local. El gobernador informó que, durante la reunión con las autoridades de Luján, “quedó planteada la posibilidad de realizar un estudio para hacer reservorios en Suipacha o en Mercedes, como hemos hecho en Ramos Mejía, en La Matanza”, para evitar nuevos desbordes del río.

En diálogo con Página/12, el ministro de Infraestructura, Arlía, explicó que las obras para mitigar el crecimiento del cauce “ya están en marcha en el río Luján”, y que aunque están “en el 50 por ciento de su ejecución” ayudaron a escurrir el agua del temporal. “Tenemos en marcha la primera etapa de las obras, que consisten en desmontar 15 metros a cada lado los laterales del río y limpiar el cauce. Estamos trabajando desde el Paso Las Tropas hasta la Ruta Nacional Nº8, un tramo de unos 27 kilómetros de longitud.” El funcionario detalló que en este temporal la crecida del río no tuvo por epicentro Suipacha, sino la zona de Mercedes, donde “la situación es muy preocupante y la llegada del río Luján se aceleró, aunque también se retira con más rapidez como efecto de esa obra”. El ministro Arlía también aseguró que “siempre en las inundaciones hay varios causales”, no sólo la cantidad de precipitaciones, y no hay “ninguna hipótesis a descartar” para explicar lo que sucedió a causa del temporal, por lo que ayer él y otros funcionarios provinciales sobrevolaron las zonas afectadas para detectar posibles canales clandestinos y otras construcciones no declaradas.

Por su parte, el Ministerio de Salud provincial instaló un hospital móvil con atención médica las 24 horas y con tres ambulancias a disposición, además de comenzar a distribuir agua potable, leche, medicación, pastillas potabilizadoras y elementos de higiene como lavandina, detergente y jabones entre la población. Además, médicos, residentes y 30 enfermeras reforzaban la atención de las cerca de 300 personas que continuaban evacuadas, mientras que efectores del ministerio recordaban qué cuidados son necesarios al regresar a las casas luego de la inundación.

Compartir: 

Twitter
 

La situación en el casco histórico mejoraba, aunque seguía habiendo agua en algunos sectores.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.