SOCIEDAD › ORDENAN TOMAR UNA MUESTRA AL ACUSADO DEL CRIMEN DE NICOLE SESSAREGO

Una extracción compulsiva

El joven imputado por el crimen de la estudiante chilena se negó a declarar y a que le extrajeran sangre. El juez ordenó que se le realizara una extracción compulsiva. Analizan si participó en un intento de abuso sexual días después del crimen.

El joven Lucas Azcona, detenido por el crimen de la estudiante chilena Nicole Sessarego Borquez luego de que su padre lo entregara a la policía, se negó a declarar ante el juez y a dejarse tomar una muestra de sangre para obtener su ADN. Sin embargo, el juez de instrucción Luis Zelaya ordenó la extracción compulsiva, de modo que, una vez obtenido, su patrón genético pueda ser comparado con el de la sangre hallada en la escena del crimen y que no pertenecía a la víctima. Los abogados de la querella señalaron que, aunque “la investigación da un giro”, el caso “de ninguna manera está cerrado, está empezando”, y que el sospechoso todavía debe defenderse y es preciso reunir más pruebas. De todos modos, adelantaron que podrían pedir la máxima pena en Argentina, prisión perpetua.

Azcona, que utiliza un aparato ortopédico en la pierna derecha, presenta también la cicatriz de un corte en la mano derecha, que podría ser compatible con lo que registró uno de los videos posteriores del ataque a Sessarego, en el que el agresor se retira limpiándose esa mano, presuntamente lesionada mientras apuñalaba a la estudiante. Los investigadores analizan, además, si la lesión en su pierna se debió a que fue baleado durante un asalto, como Azcona contó a su familia y al juez Zelaya, o si tuvo origen en un intento de abuso sexual del que la víctima se libró y que terminó, en cambio, con el atacante golpeado y baleado por vecinos de la chica, por lo que el episodio no fue formalmente denunciado.

El sospechoso llegó al despacho del juez Zelaya en muletas y acompañado del defensor oficial Gastón Barreiro. El magistrado le describió el hecho por el que se lo acusa, aunque no precisó qué figura penal se le imputa. El sospechoso se negó a declarar, y cuando se negó a dar voluntariamente una muestra de sangre, el juez ordenó que fuera trasladado al Cuerpo Médico Forense para que le fuera realizada la extracción de manera compulsiva. El defensor Barreiro no pidió la excarcelación.

El joven tiene 23 años, trabaja para una empresa de limpieza con sede en la calle Constitución al 4200, en Boedo, a menos de 20 cuadras del lugar en el que fue asesinada la estudiante chilena. Los investigadores buscan determinar si Azcona fue a trabajar el 15 de julio, cuando Sessarego Borquez fue apuñalada en la calle Don Bosco al 4000, en Almagro. Por otro lado, el laboratorio forense investiga si en las ropas de Azcona, que fueron secuestradas durante un allanamiento en su casa, hay rastros de sangre de la víctima; fuentes judiciales señalaron que las prendas son similares a las que el agresor viste en las filmaciones dadas a conocer por la Policía Federal, tras órdenes del juez Zelaya.

El abogado Julio Cisterna, quien integra la querella junto con Patricia Anzoategui, señaló que con el ingreso de Azcona en la causa “el caso está empezando, hay una persona detenida que tiene que ejercer su derecho de defensa”. “Comenzará el cotejo de ADN y veremos si los resultados lo incriminan o no. Nosotros ahora nos vamos a presentar con nuestros peritos psicólogos, hematólogos, genéticos y vamos a seguir adelante con los elementos de cargo, que van a ayudar a esclarecer el hecho.” Cisterna también adelantó que, de existir evidencia en contra del sospechoso y “atendiendo a los agravantes”, la querella pedirá prisión perpetua para Azcona. Su colega Anzoategui evaluó que la aparición del sospechoso dio “un giro” a la causa. “La investigación da un giro porque no-sotros buscábamos en el entorno íntimo de Nicole y este chico aparentemente parece no haber tenido ningún contacto previo. Este es uno de los interrogantes que tenemos todos y tendrá que determinarse si hubo una relación, si se conocían de un boliche o si tenían una relación por whatsapp o por Internet. Nosotros hemos planteado varias medidas, porque en los allanamientos hubo mucho material informático que hay que relevar”, dijo la abogada.

La investigación incluye la lesión de la pierna de Azcona. Según explicó el sospechoso al juez, usa muletas porque lleva un “tutor” en los huesos inferiores, desde que lo operaron porque fue “atacado”, presuntamente durante un robo. Sin embargo, fuentes de la Policía Bonaerense señalaron que, de acuerdo con otra versión, a mediados de agosto a Azcona lo habrían linchado y baleado parientes de una chica a la que había capturado por la fuerza y pretendía llevar a un descampado. Ningún testigo declaró por ese ataque ni por el intento de rapto.

Compartir: 

Twitter
 

Nicole Sessarego Borquez murió por los puntazos recibidos en la puerta del departamento donde vivía.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.