SOCIEDAD › LA IGLESIA ANGLICANA APROBó LA ORDENACIóN DE MUJERES A PARTIR DEL AñO PRóXIMO

Llegó la hora de las obispas

En una decisión histórica, la Iglesia Anglicana aprobó formalmente la ordenación de mujeres sacerdotes para el cargo de obispos. La cuestión llevaba años de debates pero aún no fue implementada. Los primeros ordenamientos están previstos para 2015.

Tras años de debate y divisiones internas, la Iglesia de Inglaterra dio ayer un paso histórico al aprobar formalmente la ordenación de mujeres al puesto de obispo, con los primeros nombramientos previstos para 2015. En un acto cargado de simbolismo en la Casa de la Iglesia en Londres –sede de la fe anglicana–, el sínodo general, máximo órgano de gobierno, aprobó por mayoría simple adoptar la nueva legislación que cambiará para siempre este credo.

La votación fue breve, se realizó a mano alzada y dio cuenta de que había sólo un puñado de opositores. Luego de sucedida, el primado de la Iglesia anglicana, Justin Welby, arzobispo de Canterbury, destacó el punto de inflexión institucional que significa este momento. “Hoy podemos empezar a aceptar una nueva manera de ser esta Iglesia y de avanzar hacia adelante juntos. También continuaremos buscando el florecimiento de la Iglesia en aquellos que no están de acuerdo”, declaró.

Los miembros del sínodo aprobaron la enmienda del canon 33 de la ley eclesiástica, de modo que estipule que “un hombre o una mujer pueden ser consagrados al oficio de obispo”. La votación, que duró unos minutos, culminó el proceso iniciado en julio, cuando el sínodo, entonces reunido en York, dio luz verde al principio de la ordenación de mujeres al obispado. Tras esa aprobación, el comité eclesiástico del Parlamento y sus dos cámaras, la de los Comunes y la de los Lores, tramitaron la legislación correspondiente, que ayer se traspuso a la ley canónica con la sanción final.

Veinte años después de que se ordenara a las primeras mujeres sacerdotes en Inglaterra, en 1994, este nuevo cambio legislativo abre la puerta para que haya mujeres consagradas como obispos, algo que se espera que ocurra a partir de enero de 2015, cuando se prevé que surjan vacantes en algunas diócesis. Ya se están considerando solicitudes de mujeres para una plaza en la diócesis de Southwell y Nottingham, aunque no está previsto que la decisión trascienda antes del año próximo.

En 2015, se calcula que habrá vacantes en Gloucester, Oxford y Newcastle, mientras que suenan como principales candidatas a subir en la jerarquía las sacerdotisas inglesas más veteranas, entre ellas la decana de la catedral de York, Vivienne Faull, y la decana de la catedral de Salisbury, June Osborne.

La votación de ayer, la última en el proceso legislativo, puso fin a décadas de intensos debates y divisiones dentro de la Iglesia de Inglaterra, donde ayer los opositores al cambio fueron minoría. Un intento previo por lograr la consagración de mujeres al obispado fue frenado en noviembre de 2012, cuando el sínodo general rechazó por seis votos aprobar la legislación correspondiente después de meses de discrepancias entre el sector conservador y el reformista. El sector progresista, que finalmente se impuso, sostiene que la Iglesia debe reflejar la sociedad y promover la igualdad, mientras que el sector tradicionalista se opone a ceder el poder masculino y argumenta que Jesús sólo tuvo apóstoles hombres.

Sin embargo, más allá del consenso alcanzado, la legislación aprobada incluye una cláusula que posibilitará la mediación en caso de disputas en parroquias que se opongan a los prelados mujeres. Al mismo tiempo, la Iglesia de Inglaterra indicó en octubre que podría plantearse un mecanismo de cupos, para obtener una buena representación femenina en su territorio.

Aunque en Inglaterra se ha logrado el acuerdo, el asunto de la ordenación de obispos femeninos todavía causa fricciones con otras ramas de la Iglesia Anglicana en varias partes del mundo, por lo que Welby, como primado anglicano, afronta el reto de preservar la unidad. El credo está presente en 165 países –entre todos los que suma unos 85 millones de fieles–, pero sólo Irlanda, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y Estados Unidos aceptan la ordenación de mujeres obispas y cuentan ya con 29 mujeres en ese puesto. En Inglaterra –el resto de las regiones del Reino Unido tienen su propia rama anglicana–, de 7798 sacerdotes a tiempo completo, 1781 son mujeres, algunas de las cuales ascenderían pronto al obispado.

Compartir: 

Twitter
 

De los 165 países anglicanos sólo Irlanda, Australia, Nueva Zelanda, Canadá y EE.UU. aceptan obispos mujeres.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.