ECONOMíA › SUBIó A 7,5 POR CIENTO EL DESEMPLEO. PéRDIDA DE PUESTOS DE TRABAJO Y MAYOR SUBOCUPACIóN

Sólo el empleo registrado se mantiene

Las estadísticas oficiales del tercer trimestre señalan la suba del desempleo respecto del año anterior, con menor proporción de la población buscando trabajo. También crece la proporción de subocupados.

 Por Federico Kucher

El desempleo se ubicó en 7,5 por ciento en el tercer trimestre, para computar un incremento respecto del 6,8 por ciento del mismo período del año pasado y mantenerse en un nivel idéntico en relación con el segundo trimestre de este año. Así lo informó ayer el Indec. Sin embargo, los distintos reportes oficiales insisten en que la desaceleración de la economía en los últimos meses no potenció los niveles de despidos en el mercado interno. “Pese a los augurios negativos, el empleo registrado del sector privado se mantiene estable”, aseguró un documento reciente del Ministerio de Trabajo. Otro dato relevante, según lo indicó el informe, fue que la mayoría de los sindicatos lograron cerrar acuerdos salariales a través de paritarias que superaron la suba de los precios acumulada a lo largo de este año.

La tasa de actividad, que computa la proporción de individuos que tiene (o busca) trabajo respecto del total de habitantes, se ubicó en 44,7 por ciento, la cifra más baja desde 2003. En el tercer trimestre del 2013, la tasa de actividad era del 46,1, mientras que a mediados de 2012 alcanzó un pico de 46,9 por ciento. Algunos programas del Gobierno como el Progresar pudieron potenciar esta tendencia, puesto que los jóvenes tienen mayores incentivos a retornar a la educación y postergar la búsqueda laboral. Los individuos que ya accedieron a este plan ascendieron a más de medio millón de personas. Otros indicadores relevantes del mercado de trabajo fueron la tasa de empleo, que pasó en el último año de 42,9 a 41,3 por ciento y la de subocupación, que subió de 8,7 a 9,2 por ciento.

El informe del Indec dio precisiones sobre la desocupación a nivel de cada región. El Gran Buenos Aires marcó una tasa de de-sempleo de 7,9 por ciento, al tiempo que en Cuyo se ubicó en 5,9 por ciento; en el Nordeste fue del 3,1 por ciento; en Noroeste, 5,5; en Pampeana, 9,0, y en Patagónica, 5,6. A su vez, en el detalle de los principales aglomerados urbanos, la cifra ascendió al 7,9 por ciento en Gran San Juan; al 5,8 por ciento en Corrientes; 0,2 en Gran Resistencia; 8,7 en Gran Catamarca; 4,2 en La Rioja, 5,6 en Salta; 11,6 en Gran Córdoba; 9,3 en Gran Rosario; 8,9 en Mar del Plata; 6,7 en Neuquén, y 3,2 por ciento en Río Gallegos.

La desaceleración de la actividad económica, la cual pasó de crecer 3 por ciento en 2013 a una tasa cercana a cero este año, no sería sin embargo la causa de la pérdida de puestos de trabajo ni de un incremento de los despidos en el mercado interno, desde la perspectiva oficial. “En contraposición a muchos de los datos comunicados a la opinión pública en las últimas semanas, el nivel de despidos fue el esperable para esta altura del año (sin registrarse sobresaltos)”, afirmó la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio de Trabajo. Destacó que el personal desafectado en firmas privadas sobre el total de empleados fue en septiembre del 0,7 por ciento, una cifra casi idéntica respecto de la de los últimos nueve años. A su vez, mencionó que hubo un mayor dinamismo de la demanda de trabajo de las empresas. “En el último año, pese a la desaceleración del comercio a nivel mundial y de las economías de una gran cantidad de países (que afectó la actividad local a través de un menor nivel de exportaciones), en Argentina se pudo sostener el nivel de empleo registrado en las empresas privadas, para observarse un leve repunte durante septiembre.”

El Gobierno avanzó en distintas direcciones para potenciar la estabilidad del mercado laboral, con el objetivo de evitar que el estancamiento de la economía promueva el recorte de la plantilla de personal de las empresas. Por caso, el programa de Recuperación Productiva del Ministerio de Trabajo entregó cerca de 40 mil subsidios salariales (repro) para las compañías. En 2009, con las consecuencias del estallido de la crisis financiera internacional, la cantidad de subsidios para las firmas con dificultades económicas había sido de 150 mil repro.

El lanzamiento de medidas macroeconómicas para moderar la desaceleración de la demanda agregada a través del gasto público fue otra apuesta central para defender los puestos de trabajo en el mercado interno. Una de estas iniciativas fue el anuncio de un incremento del 40 por ciento de la Asignación Universal por Hijo (AUH), lo cual promueve el consumo, la producción y, por tanto, la ocupación en la economía local. La AUH es un instrumento importante para mejorar la calidad del empleo interno. La Anses publicó la semana pasada un informe donde se afirmó que estas asignaciones brindaron a sectores postergados de la población un mayor poder de selección en la búsqueda de una ocupación. El documentó también mencionó que la medida no consolidó situaciones de informalidad ni disminuyó incentivos de los beneficiarios para insertarse al mercado laboral, mientras que destacó que tuvo efecto importante para disminuir los niveles de trabajo infantil.

Compartir: 

Twitter
 

Aunque la cantidad de personas que busca empleo es menor, subió la tasa de los que no lo encuentran.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.