SOCIEDAD › LA JUSTICIA CONDENO A PERPETUA A RUBEN RECALDE, EL MECANICO DE JUNIN QUE MATABA MUJERES

“El tercer asesino serial de Argentina”

En 2012 y en 2014 asesinó a dos mujeres de perfiles parecidos, en circunstancias y de modos similares. La condena por el segundo caso incluyó el agravante por femicidio. Para la fiscal, fue responsable de un tercer femicidio, pero esa causa prescribió.

En Junín, el mecánico Rubén Recalde fue condenado a prisión perpetua por el homicidio y femicidio de Sandra Colo y Paola Tomé, cometidos en 2012 y 2014 en comercios céntricos de la ciudad. La sentencia fue dictada, tras el debate oral, por los jueces Karina Piegari, Esteban Melilli y Miguel Angel Vilaseca, integrantes del Tribunal Oral Criminal N° 1 (TOC) de Junín. Los magistrados establecieron que Recalde, de 54 años, fue responsable del asesinato de Sandra Colo, de 43, cometido en agosto de 2012, y del de Paola Tomé, de 38, asesinada en enero del año pasado. Ambos crímenes fueron cometidos un jueves, un día 16 del mes y en locales comerciales del rubro infantil.

La audiencia comenzó al mediodía, en el sexto piso del edificio situado en Bartolomé Mitre 2. Allí, durante su alegato, la fiscal de juicio Vanina Lisazo había considerado que el acusado es un “asesino serial”. Por ello, había pedido la condena de prisión perpetua por el “homicidio criminis causa en concurso real con abuso sexual” de Colo –ocurrido meses antes de que se tipificara la figura de femicidio en el Código Penal– y por el “homicidio criminis causa” y “femicidio” de Tomé.

“Es el tercer asesino serial de la historia argentina después de Robledo Puch y el ‘Petiso’ Orejudo. Para mí, es el homicida de María Fernanda Repetto en 1999, pero esa causa prescribió”, afirmó la representante del Ministerio Público luego del fallo.

El TOC 1 leyó por secretaría la parte resolutiva del fallo, mientras el ahora condenado permaneció junto a su abogado, el defensor oficial Silvio Acerbo, y pidió que le quitaran las esposas porque le apretaban las muñecas. En la resolución, los jueces afirmaron que “claramente puede advertirse un modo de comportarse en relación a sus víctimas, del género femenino, mediante las cuales instaura una relación de cosificación, priorizando sus más bajos instintos, colocándolas en el lugar de instrumentos u objetos que le son útiles a sus necesidades”. “Han señalado los peritos psicólogos y psiquiatras intervinientes, intentando desentrañar las particulares y gravísimas conductas del encausado, que el mismo busca instaurar una relación de superioridad con su presa que logre cubrir su sentimiento de inferioridad y de no aceptación social”, indicaron los jueces.

Tras citar un fallo de la Cámara de Casación Penal de Entre Ríos, el tribunal explicó que correspondía aplicar el agravante de “femicidio” en el caso de Tomé porque la figura “no requiere la existencia de una relación de pareja previa” sino que “puede darse aún en relaciones casuales, ocasionales, fugaces, transitorias, efímeras o pasajeras”. Por el crimen de Colo, esa figura no pudo ser aplicada porque cuando la mujer fue asesinada todavía no había sido incorporada al Código Penal.

A la hora de aplicarle la accesoria de reclusión por tiempo indeterminado, lo que le impide acceder a cualquier beneficio, los jueces destacaron “la gravedad de los hechos, constituida por un gran despliegue de violencia de parte del sujeto activo, así como la multiplicidad de víctimas, escogidas al azar, y acechadas previamente desde el anonimato por su agresor, potenciando su vulnerabilidad, y sin haberse podido determinar los venales motivos de dicha elección”. La jueza Piegari explicó que se desestimó la “inconstitucionalidad” de la prisión perpetua que también requirió Acerbo.

La actitud del mecánico coincide con lo dicho por la fiscal, para quien “comprende su criminalidad y es inteligente, (por lo que) nunca va a reconocer pero tampoco va a negar, sólo calla”. Tras dar a conocer la sentencia, familiares de las víctimas gritaron “asesino” a Recalde, quien rápidamente fue retirado de la sala, esposado, y llevado a la Unidad Penal 49 de Junín, donde seguirá alojado.

Visiblemente emocionada, la fiscal Lisazo se abrazó con los abogados Darío De Ciervo y Carlos Torrens, representantes de las familias de las víctimas. También se abrazó con los familiares de las mujeres asesinadas: Juan Domingo Colo, padre de Sandra, y Olga Rochetti, madre de Paola, quienes le agradecieron su trabajo, que consideraron fundamental para la condena que finalmente dictó el tribunal. La fiscal “trabajó mucho, es una mujer muy humana. Hoy se merecía ella principalmente que la Justicia fallara de esa manera, reivindicar su trabajo”, destacó Colo.

Colo fue estrangulada por Recalde el jueves 16 de agosto de 2012, entre las 10 y las 12, en el local de fiestas infantiles “Abracadabra”, ubicado en Alem 388, de Junín. Año y medio después, el jueves 16 de enero de 2014, entre las 17 y las 18, la analista de sistemas Tomé fue asesinada de modo parecido en su comercio, el local de ropa infantil Rowena, de la calle General Paz 45.

Compartir: 

Twitter
 

Las víctimas de Rubén Recalde fueron asesinadas en comercios dedicados al rubro infantil de Junín.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.