SOCIEDAD › INICIAN UNA DEMANDA COLECTIVA CONTRA EL SITIO DE CITAS PIRATEADO

La mejor defensa es el ataque

Un estudio de abogados canadiense presentó una denuncia contra Ashley Madison, la compañía dedicada a contactar mujeres con hombres infieles. Dice que representa a miles de usuarios que fueron damnificados porque la empresa no cuidó su privacidad.

Dos días después de que un grupo de hackers publicara en Internet los datos personales de millones de usuarios del sitio de citas clandestinas Ashley Madison, ayer fue presentada la primera demanda en contra de la compañía. La denuncia alega que Avid Life Media (ALM), propietaria de la plataforma con sede en Toronto, fue incapaz de proteger la privacidad de “miles de canadienses”. Nombres, direcciones de correo electrónico e historiales de chats fueron divulgados por los piratas informáticos, quienes aseguraron que el objetivo fue demostrar que el sitio contaba con miles de perfiles falsos de mujeres para estimular la participación masculina. El CEO de la empresa sostiene que su emprendimiento “no obliga” a cometer adulterio. Los abogados de divorcios, de parabienes.

Impact Team es el grupo de hackers que filtró los datos de adúlteros que frecuentaban el sitio de citas. Aun a riesgo de exponerse como uno más entre los 39 millones de seguidores que ostenta Ash- ley Madison, miles de infieles indignados decidieron iniciar una demanda colectiva en Canadá. “En muchos casos, los usuarios pagaron una tarifa adicional a la página web para que removiera todos sus datos. Pero al final se descubrió que esta información permaneció intacta y fue expuesta”, explicaron los abogados.

Los medios canadienses reportaron en julio que uno de cada cinco residentes de Ottawa –cerca de 200 mil personas– forma parte del sitio. En términos globales, la mayoría de los usuarios son hombres, a excepción de algunas ciudades de Estados Unidos, con un 67 por ciento de mujeres que recurren al sitio. “La vida es corta. Tenga una aventura”, dice el slogan de Ashley Madison, que ayuda a conectar a la gente que busca tener relaciones extramaritales y no se financia mediante una suscripción sino a través de la compra de “créditos”. Las mujeres pueden enviar mensajes gratis, mientras que los hombres deben abonar para leer y enviar textos.

Desde que fue creado en 2001, el sitio se extendió velozmente en todo el mundo. El año pasado fue prohibido en Singapur por considerar que la página “promueve el adulterio y atenta contra los valores familiares”.

Al respecto, el CEO de ALM, Noel Biderman, se defendió argumentando que “sólo se trata de una plataforma y no obliga a nadie a cometer adulterio”.

El principal demandante en este caso, que fue presentado ante la Justicia por el bufete Charney Lawyers & Sutts, es un viudo discapacitado de Ottawa. Sus abogados aseguraron que el hombre se inscribió en la página web “por un corto período para buscar compañía” luego de perder a su esposa, víctima de un cáncer.

Compartir: 

Twitter
 

El CEO de la empresa sostiene que su emprendimiento “no obliga” a cometer adulterio.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.