SOCIEDAD › AMPARO COLECTIVO POR LOS VIDRIOS SEGUROS EN LAS ESCUELAS

Cinco años de ley sin cumplir

Una ONG impulsa una acción para que las escuelas porteñas cumplan la ley que obliga a instalar vidrios de seguridad en los establecimientos. La norma, de 2007, concedía un plazo de cinco años –vencido en 2012– para implementar el cambio.

La Asociación Civil Ciudadanos Libres por la Calidad Institucional impulsó un amparo colectivo para que las escuelas públicas de la Ciudad de Buenos Aires instalen vidrios de seguridad en sus edificios, según lo exige la ley 2448. Una cláusula transitoria de la norma –sancionada en 2007– sostiene que las instituciones educativas tanto públicas como privadas deben cumplir con esta exigencia durante los 5 años posteriores a la entrada en vigencia de la ley, plazo vencido en 2012. En tanto, la Justicia dispuso dar difusión a la acción iniciada por la ONG para notificar a todas aquellas personas que pudieran estar interesadas en el resultado del amparo impulsado y evitar la superposición de acciones legales con el mismo objetivo.

El amparo fue iniciado el 29 de octubre y busca que se ordene al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires el reemplazo de los cristales de las escuelas de su distrito, por “vidrios seguros” (que no se rompen o que se rompen de forma segura para las personas). La acción, iniciada por una ONG, reclama el cumplimiento de la ley sancionada el 20 de septiembre del año 2007, que especifica que todas las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires deben tener cristales a prueba de accidentes. La norma también establece las características de los vidrios de seguridad que se deben utilizar en las construcciones y que se incorporan al capítulo que corresponde a la calidad de los materiales, del Código de la Edificación de la CABA. Además, dispone que este reemplazo debe realizarse en un plazo inferior a los 5 años desde la puesta en vigencia de la normativa “bajo apercibimiento de las penalidades”. La ley 2448 también define que “la reglamentación establecerá la gradualidad con que los edificios deberán adaptarse a lo largo de dicho plazo”. De acuerdo a la denuncia de la ONG Ciudadanos Libres por la Calidad Institucional, el gobierno porteño no cumplió con esta ley dentro del plazo previsto, que caducó hace ya 3 años. “Según esta normativa, entre 2007 y 2012 todas las escuelas de CABA deberían haber cambiado todos sus vidrios para ser seguras. Eso no sucedió en varias escuelas, entre ellas la nuestra, a pesar que desde la Dirección se enviaron las solicitudes correspondientes desde 2011”, explicó la Cooperadora de la escuela porteña Marcos Sastre en un comunicado publicado en su página web. En el escrito, la institución con sede en el barrio de Belgrano señaló que “pocas semanas atrás una niña de 2º grado resultó herida por un ‘vidrio común’, es decir, por vidrios que existen en nuestra escuela por lo antes dicho: nuestra infraestructura escolar no cumple con la legislación vigente por falta de acción por parte de las autoridades correspondientes, léase el Poder Ejecutivo de la Ciudad”.

En tanto, el titular del Juzgado Nº 23 en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad, Francisco Ferrer, dispuso dar publicidad y difusión de la existencia de esta acción de amparo colectivo impulsada por la Asociación Civil. Según lo resuelto por el magistrado, la medida debe darse a conocer para la “adecuada notificación de todas aquellas personas que pudieran tener un interés en el resultado del litigio”. Así, corresponde dar difusión “del objeto de la presente acción de amparo y su estado procesal, a fin de que en un plazo de quince (15) días, a partir de que tomen efectivo conocimiento de la información, se presenten en estos actuados a los efectos que pudieran corresponder”.

La ley 2448 se sancionó luego de un debate impulsado tras el fallecimiento de Amparo, la nieta adolescente del ex presidente Raúl Alfonsín, como consecuencia de un accidente con una puerta de vidrio en la escuela a la que asistía. La adolescente, que cursaba el tercer año del nivel secundario en el Colegio Jesús María, chocó contra una puerta de vidrio, y al caer sobre los vidrios rotos, se provocó una perforación en la arteria femoral y falleció de un paro cardiorrespiratorio en la guardia del Hospital Fernández en septiembre de 2004.

Compartir: 

Twitter
 

La ley 2448 fue sancionada tras la muerte de la nieta de Raúl Alfonsín, en un accidente escolar.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.