SOCIEDAD › ENCUENTRAN UN BARCO HUNDIDO QUE COMBATIO EN LA VUELTA DE OBLIGADO

El bergantín que salvó el honor

Un equipo del Museo Paleontológico de San Pedro dio con una embarcación que participó en 1845 de la batalla contra la flota anglofrancesa. Su comandante lo hundió intencionalmente para evitar que cayera en manos enemigas. Cómo fue el descubrimiento.

Un barco que combatió en la batalla de la Vuelta de Obligado fue encontrado en el fondo del río Paraná, a la altura de la localidad bonaerense de San Pedro. El hallazgo del Republicano se dio casi en el mismo lugar donde aseguran que fue hundido por decisión de su comandante, para no ser capturado por el enemigo. Del tipo “bergantín goleta”, la embarcación había sido ubicada hacia 1845 en uno de los extremos de la línea de cadenas a lo largo del Paraná para impedir que la flota anglo-francesa avanzara aguas arriba. Las autoridades del Museo Paleontológico sampedrino afirmaron que “el hecho es de gran trascendencia histórica y cultural”.

El combate de la Vuelta de Obligado, silenciado durante muchos años, fue vuelto a poner en valor histórico desde el año 2012, cuando se instituyó el 20 de noviembre como Día de la Soberanía Nacional en virtud del arrojo de las tropas argentinas para enfrentarse a un enemigo varias veces superior y que hace 170 años invadió territorio nacional.

Hace poco más de dos meses, como tema de estudio del Museo Paleontológico de San Pedro, Marcelo Duca, Javier Huber Saucedo, José Luis Aguilar y su hijo Felipe realizaban en lancha tareas de reconocimiento con un equipo sonar de barrido lateral, para observar y grabar el relieve del fondo, profundidades y características de las formaciones sedimentarias que conforman el lecho del Paraná. De ese modo dieron con el bergantín, que fue presentado ayer en la Municipalidad de San Pedro por miembros del museo sampedrino, la comuna local y autoridades del Ministerio de Defensa de la Nación y la Armada Argentina.

En diálogo con Página/12, José Luis Aguilar, director del museo, relató la experiencia: “Por un trabajo de relevamiento en la falla geológica del Paraná, el viernes 23 de octubre navegábamos hacia el norte de San Pedro, justo enfrente del Parque Histórico Natural Vuelta de Obligado. Ibamos equipados con un sonar de barrido electrónico. Después del mediodía tuvimos un primer contacto: un elemento delgado que resultó ser un mástil semiinclinado con su punta (la copa del palo mayor) a unos 8,50 metros de la superficie y su base a unos 18,5 metros de profundidad. Enseguida dedujimos que se trataba de algún elemento de la batalla”.

Pero eso no fue todo: gracias al sonar –que no sólo capta sonidos sino que además permite generar vistas superiores y de perfil– descubrieron más elementos sumergidos. Continúa Aguilar: “Además detectamos la popa de un casco de aproximadamente 11 metros, cuya proa estaría enterrada en el limo. Como corresponde, dimos aviso a la Armada para que enviara personal de buzos, porque el hallazgo se dio en la zona navegable del canal y los barcos de gran calado, por ejemplo los cerealeros, podrían llevarse ‘puesto’ el mástil y estropearlo, no así las embarcaciones pequeñas”.

Luego se comprobó que la nave hundida era el Republicano, que formó parte de las defensas en la batalla de la Vuelta de Obligado, donde las tropas argentinas enfrentaron a la poderosa escuadra anglo-francesa. La tripulación del Republicano, al mando de Tomas Craig, constaba de dos oficiales, 21 artilleros y 13 marineros. Después de agotar las municiones de sus seis cañones y tras registrarse un incendio en el sector de proa a causa del fuego enemigo, el comandante Craig indujo el estallido del bergantín goleta –que tenía una eslora de 20 metros y un porte de 120 toneladas– como estrategia de combate y antes de que fuera tomado por la flota franco-inglesa.

Para probar que las características del hallazgo coinciden con el barco hundido, Aguilar destacó que “ninguna de las embarcaciones que dispuso el general Lucio Mansilla para custodiar la hilada de cadenas tenía mástil, salvo el Republicano; tampoco se produjo durante la batalla el hundimiento de alguna embarcación enemiga y ninguna de ellas perdió un mástil; asimismo, no se registraron naufragios en la zona con posterioridad a la batalla”.

Por su parte, el comandante del área naval fluvial de la Armada, Germán Cibeira, remarcó que “las evidencias son más que elocuentes: el Republicano fue un buque que perteneció a la Comandancia de Marina de aquella época y estuvo en la defensa en ese combate histórico, por lo que lo primordial para nosotros es rescatar ese patrimonio. Probablemente no podamos reflotar la totalidad del barco, pero sí recuperar sus partes, como el mástil o un cañón, para exponerlas en un museo”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.