SOCIEDAD › UN CURA LIBERADO EN UNA CAUSA DE ABUSO INFANTIL FUE DETENIDO POR UN NUEVO HECHO

Otra acusación, otra vez preso

Nelson Monzón, ex párroco de una iglesia en Reconquista, Santa Fe, está acusado de violar a dos primitos, una niña y un chico, ambos de 3 años. Fue apresado y luego dejado en libertad. Ahora volvió a ser detenido por otro supuesto abuso de un nene de 4.

Un sacerdote de la ciudad santafesina de Reconquista, detenido en abril por abuso sexual de menores y liberado después –con restricciones–, fue enviado otra vez a prisión luego de que la Justicia recibiera una segunda denuncia por el mismo delito. El acusado es el cura Néstor Fabián Monzón, de 47 años, a quien el juez Gonzalo Basualdo le dictó prisión preventiva por 60 días, plazo en el cual se analizará toda la prueba presentada para tomar una resolución definitiva sobre su situación procesal. En abril, Monzón había sido imputado por abuso sexual de una niña de 3 años y de un primo de la chica, de la misma edad. La nueva acusación es por un caso de abuso sexual de un tercer niño que tiene 4 años.

Monzón fue enviado a una comisaría de la ciudad de Avellaneda, cerca de Reconquista, donde cumple la prisión preventiva ordenada por el juez Basualdo, luego de una audiencia en la que el magistrado escuchó, durante dos horas, los argumentos de la acusación y la defensa. Ricardo Degumois, defensor del sacerdote, dijo después de la audiencia que no apelará la medida dictada contra su representado, quien hasta principios de año era párroco en la iglesia María Madre de Dios de la ciudad de Reconquista.

Tras la primera detención, el 19 de abril de este año, el cura fue beneficiado con una medida de libertad con restricciones, similar a la que se le aplicó en su momento al cura Julio César Grassi, por delitos similares. El fiscal Rubén Martínez, quien investiga a Monzón por “delitos contra la integridad sexual” de niños de corta edad, abrió la causa a partir de la denuncia presentada por la madre de la niña en el Centro de Orientación de Víctimas de Violencia Familiar y Sexual de la Unidad Regional de la policía provincial.

La primera imputación contra Monzón fue por un caso de abuso sexual de una nena de 3 años y de su primo de la misma edad. Sobre esa primera acusación, el fiscal dijo que “se le dio intervención al psicólogo y médico policial, y se realizaron diversos estudios a la menor, a partir de los cuales, se confirmó que la niña tiene desgarro parcial de su himen y que fue contagiada con el Virus del Papiloma Humano (VPH)”, una enfermedad de transmisión sexual.

En relación con la segunda denuncia, en la “audiencia imputativa” de ayer, Monzón fue acusado por el delito de “abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por su condición de sacerdote”. Durante ese trámite procesal, el cura imputado aseguró que es “víctima de una mentira, de una confabulación”. Por su parte, el fiscal Martínez solicitó el cese de la libertad con restricciones, con el argumento de que, además de la presencia de una segunda denuncia, existirían “circunstancias que favorecen el entorpecimiento probatorio” de la causa.

Además, Martínez pidió la realización de una cámara Gesell para que hable el niño mencionado en la segunda denuncia, mientras tanto se aguardan los resultados de pruebas similares que se tomaron en su momento respecto de la primera denuncia. El cura Monzón será sometido, además, a un examen para determinar si es portador del Virus del Papiloma Humano (VPH), ya que la niña fue contagiada durante los abusos a los que fue sometida.

En relación con esa primera imputación, la decisión de dictarle a Monzón la libertad con restricciones, con prohibición de acercarse a las víctimas y a sus familias, fue tomada por el juez Ireneo Berzano. La resolución fue cuestionada duramente por los padres de la niña de 3 años, que se comprometieron a seguir reclamando “hasta que se sepa toda la verdad”. La libertad restringida fue apelada ante la Cámara Penal por el Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Reconquista.

En ese momento, uno de los argumentos de la parte querellante fue que existía “riesgo real de entorpecimiento probatorio” porque “hay una intención solapada de entorpecer el trabajo de la fiscalía porque en realidad no se quiere que se sepa lo que realmente pasó”. El titular del MPA, Eladio García, acompañado por los fiscales Rubén Martínez y Alejandro Rodríguez, dieron a conocer escuchas telefónicas sobre un supuesto apoyo del Obispado de Santa Fe al cura acusado.

En los audios dados a conocer en esa ocasión, en conferencia de prensa, se daba por reconocida la voz de Gabriela Contepomi, abogada del Obispado, durante una conversación con Monzón, a quien le aconsejaba: “Borre todo”. El fiscal Martínez sostuvo que “la abogada del Obispado le dio instrucciones: ‘borre todo lo que tiene, borre los mensajes, borre los Whatsapp, borre todo lo que pueda vincularlo con familiares, con laicos, incluso hasta con su confesor. Yo ya lo hice y haga lo mismo con las comunicaciones que tiene conmigo y las comunicaciones que tiene con el obispo’”.

Compartir: 

Twitter
 

El sacerdote Néstor Fabián Monzón, de 47 años, con prisión preventiva de 60 días.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.