SOCIEDAD › SE CIERRA UN JUICIO POR TERRIBLES MALTRATOS A DOS NIÑOS PEQUEÑOS

La sentencia para “el monstruo”

Les pegaba a dos de los hijos de su mujer, de uno y tres años, con cables. Los quemaba con cigarrillos y los pateaba. El fiscal pidió treinta años y este martes se dicta la sentencia.

El martes se conocerá la sentencia en el juicio oral contra una pareja que golpeaba –incluso utilizando látigos– y quemaba con cigarrillos a dos hijos de la mujer, de uno y tres años, en presencia de otros dos hermanitos de 8 y 10. Los hechos ocurrieron en 2013 en la casa de la familia en Mariano Acosta, partido de Merlo. En las cinco jornadas de debate quedó demostrado que los chicos mayores –los cuatro eran hijos de la mujer– estaban amenazados para que no le dijeran a nadie lo que pasaba en la casa, pero un amiguito de trece años, se enteró, se lo contó a su madre y de esa manera el caso llegó a la Justicia.

El fallo se dará a conocer el martes, desde las 11, en el edificio de Almirante Brown y Colón, en la sala de audiencias del Tribunal Oral 3 de Morón. Los acusados son un hombre de 44 años y su esposa de 30, cuyos nombres se mantienen en reserva para proteger a los niños. Los dos acusados están detenidos, acusados por los delitos de “lesiones graves reiteradas, agravadas por la condición de guardadores, en concurso real en seis oportunidades”.

En su alegado, el fiscal del juicio Javier Baños le solicitó a los jueces Diego Bonnano, Raquel Lafourcade y Mariela Moralejo Rivera, que condenen al hombre a la pena de treinta años de cárcel como autor material de las lesiones que sufrieron los chicos. Para la madre pidió cuatro años de prisión por “omisión dolosa”, dado que se considera que no hizo nada por salvar a sus hijos, sabiendo lo que estaba sucediendo en el hogar. “La mujer estaba en posición de garantía de la integridad física de sus hijos, toda vez que su conducta de llevarlos a vivir con ese monstruo los había colocado en esa situación de tremendo desamparo. Además, tenía el deber de proteger a sus hijos indefensos, ya que así lo exigen las relaciones materno filiales”, dijo el fiscal en su alegato.

Los peritos explicaron en las audiencias que los niños sufrieron lesiones provocados con látigos y cables, quemaduras de cigarrillos en los brazos y golpes en el cuerpo. “Presentaban hematomas en brazos, espalda, frente, glúteos, rodillas, rostro y pies”, dijo un médico, mientras que otro testigo dijo que el hombre aplicaba “patadas con sus botines puestos” a sus hijastros.

Una de las claves del caso fueron las declaraciones testimoniales que prestaron en “Cámara Gesell” los dos hermanitos mayores de las víctimas, quienes relataron los padecimientos que presenciaron. También declaró el chico de trece años que le contó a su madre lo que pasaba en la casa de sus amiguitos. La mujer le avisó a la policía y al padre biológico de los niños, quien llevó el caso a la Justicia. Uno de los expertos que prestó declaración afirmó que “en veinte años de trabajo nunca había visto algo así, de tanta saña”, algo que “excede la maldad natural del hombre”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice
  • DURO DOCUMENTO DE LA CTERA CONTRA LA POLITICA EDUCATIVA DEL GOBIERNO DE MACRI
    La revolución que no llega
    Por Carlos Rodríguez
  • EL AUMENTO DE LAS PRISIONES DOMICILIARIAS DESDE EL CAMBIO DE GOBIERNO
    Puertas abiertas a los represores
    Por Alejandra Dandan
  • SE CIERRA UN JUICIO POR TERRIBLES MALTRATOS A DOS NIÑOS PEQUEÑOS
    La sentencia para “el monstruo”

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.