SOCIEDAD › LA CANCILLERíA ARGENTINA ASEGURA QUE “ES INMINENTE” EL REGRESO DE CAROLINA PAVóN

La argentina que no puede salir de Egipto

La mujer se casó con un ciudadano egipcio a quien denunció por violencia de género. Como no está divorciada, no puede salir del país, según la ley vigente. El cónsul argentino en El Cairo tomó intervención en el caso. Las dos hijas quedarán allí.

La Cancillería argentina le confirmó a la familia de Carolina Pavón que “es inminente” el regreso al país de la mujer, oriunda de Misiones, que está retenida en El Cairo por decisión de las autoridades egipcias. “Me confirmaron de Cancillería argentina que la están acompañando desde la embajada en El Cario, que hay que esperar un tiempo prudencial, pero es inminente (la posibilidad de) que ella pueda salir de ese país”, afirmó María Ida Pavón, la madre de Carolina. Por su parte, Facundo Meli, cónsul argentino en El Cairo, dijo que tomó intervención en el caso de esta mujer que pidió ayuda para poder salir de Egipto, luego de que su marido le impusiera una orden de restricción que la inhabilita legalmente para dejar ese país. La mujer hizo una denuncia por violencia familiar en contra de su esposo egipcio.

Meli explicó que “lo que genera la tensión jurídica” en el caso y le impide la salida hacia Argentina es que Carolina Pavón “aún no está divorciada”, de manera que está sujeta a las restricciones que establece la ley egipcia para alguien en esa situación. Para tratar de superar el problema, el Consulado argentino realizará “una presentación para que se considere la situación de Carolina como argentina” y que se tenga en cuenta “su voluntad de volver” a su país.

Mientras tanto, desde Puerto Iguazú, Misiones, donde reside, la madre de Carolina adelantó que habló con su hija, de quien dijo que “está feliz (con el apoyo recibido de parte de las autoridades argentinas), porque (antes) estaba muy desanimada”. María Ida Pavón, la mamá de Carolina, dijo que le aconsejó a su hija “que tenga paciencia, que se están ocupando las autoridades”. Agregó que Carolina “es consciente que no es fácil” lograr lo que se propone.

La madre confirmó que “como ya sabíamos, mis dos nietas no pueden venir con Carolina”, pero de todos modos sostuvo que “es fundamental que ella regrese y después veremos cómo seguimos”. La mujer lamentó haber perdido el contacto con sus nietas a través de Internet: “El padre nos bloqueo en el Facebook y cambió los teléfonos; no me sorprende, siempre fue autoritario”.

María Ida Pavón comentó que ya hay personas en la ciudad misionera de Montecarlo, a 180 kilómetros de Posadas, donde Carolina tiene su casa, que “la esperan para ofrecerle trabajo”. Aseguró que “la vamos a acompañar” de manera que “no está sola”.

El martes, la presidenta de la fundación Niños Unidos por el Mundo, Gabriela Arias Uriburu manifestó su apoyo a la mujer misionera, pero aseguró que la resolución del caso requerirá de “negociaciones de muy alto nivel”. Arias Uriburu tuvo que luchar durante 13 años para volver a ver a sus tres hijos, retenidos en Jordania por el padre.

Arias Uriburu señaló que “para que Carolina pueda ser ayudada y defendida necesita de una gestión de Estado” y exhortó a “todo el pueblo argentino” que le pida al propio presidente Mauricio Macri que intervenga en las negociaciones, tomando este caso “como una cuestión de Estado”. Puntualizó que para alcanzar el éxito, debe haber “negociaciones de muy alto nivel, donde participen organismos de derechos humanos, y que la situación sea tratada con un alto rango de integración. Todo lo que se diga hoy, es el camino del vínculo que se tiene que hacer de un Estado a otro. Es la única forma que Carolina y sus hijas puedan encontrar un camino de salida”.

“Para Egipto no existe la nacionalidad argentina, porque el traspaso de la cultura, de la religión y de las leyes musulmanas, es por sangre. En momento que las niñas están en territorio musulmán, le corresponde el Islam”, explicó Arias Uriburu. “Ya estamos en comunicación para ver, cómo empezamos a desarrollar el camino” porque “lo que si corre el peligro es que se genere una xenofobia, y que empiece haber un ataque hacia el Islam, desde todos nosotros y de Carolina”. Arias Uriburu recalcó que “hay que tomar algunas cuestiones del Islam, para poder negociar con Egipto”.

El cónsul Meli contó que en octubre del año pasado, Carolina “se presentó diciendo que estaba viviendo en situación de agresión y de violencia familiar por parte del que aún hoy es su esposo” y desde entonces hasta hoy “se fue construyendo la posibilidad de que Carolina tenga autonomía en un montón de sentidos con respecto a la situación familiar”. Agregó que a partir de ese momento pudo conseguir trabajo y elaboró, a través de una especialista en derecho de familia de la embajada, “una estrategia y la negociación con su actual marido”.

Meli aclaró que “cuando tomó estado público su situación, para nosotros no se trataba de una novedad, porque (la advertencia del sistema migratorio egipcio de su impedimento de salir del país) era un evento más en la continuidad de un caso que ya tiene, con esta pátina, 11 meses” de existencia.

Compartir: 

Twitter
 

Carolina Pavón se casó con un hombre de nacionalidad egipcia y ahora debe regirse por las leyes de ese país.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.