SOCIEDAD › A UN AñO DE SU INTENTO DE RAPTO, BUSCAN A UNA NIñA DE LA 1.11.14

La segunda desaparición de Layla

Layla Nayeli Sainz Fernández desapareció el martes camino a su colegio, en Caballito. Sospechan de redes de trata en el barrio.

Layla Nayeli Sainz Fernández está desaparecida desde el martes a la mañana. Salió de su casa, en la Villa 1.11.14, rumbo al Normal Nº4, de Rivadavia 4950, donde cursa 2º año, pero nunca llegó. El 22 de octubre del año pasado, Layla había desaparecido al salir de la escuela; sus padres, Sergio y Neyva, dieron la alerta con apoyo de amigos de la joven y toda la comunidad educativa, difundieron su foto y llamaron la atención sobre una red de trata que captaba chicas del Bajo Flores sirviéndose de perfiles falsos de Facebook; el 2 de noviembre, confundida, hambrienta y vistiendo ropa que no era suya, Layla apareció en una plaza de Flores. En estos días, Layla –que no tenía custodia– tenía que declarar en la causa que investiga aquel secuestro. “No tenemos información concreta, La estamos buscando, es mi hija”, dijo a este diario Sergio Sainz cuando caía el sol y de la niña, que tiene 14 años, no había noticias. Hoy a las 13, los familiares y amigos de Layla, y la comunidad educativa del Normal Nº4 realizarán una manifestación en Rivadavia y Acoyte para reclamar su aparición. En tanto, los padres siguen pidiendo que cualquier información acerca de la chica sea comunicada al 011 (15) 2161 0014.

Ayer, los padres de Layla presentaron un pedido de averiguación de paradero y se reunieron con el fiscal Marcelo Columbo, titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), el organismo que está investigando la posible actuación de una red de trata en el Bajo Flores, donde los casos de chicas captadas por redes sociales y secuestradas se reiteran desde hace al menos un año. La fiscalía pidió que se conserven los registros de video realizados por las cámaras de monitoreo ubicadas en calles por donde podría haber pasado Layla camino al colegio: la parada del 132 frente al Cementerio de Flores, la esquina de Acoyte y Rivadavia, el Parque Rivadavia (adyacente al Normal Nº 4).

“Estamos en un momento de alerta. Vamos a hacer un debate con todos los estudiantes y profesores aula por aula para explicar que esto viene pasando hace mucho”, dijo Sergio. “Este mes pasaron tres casos” de desaparición de niñas del Bajo Flores, detalló. En todos esos casos, las chicas “se fueron y aparecieron cuando las familias sacaron volantes” con sus fotos y datos reclamando por ellas. “Las familias tienen todo documentado”.

“Justo Layla está por declarar por la desaparición anterior y vuelve a desaparecer. Me hace acordar al caso de Jorge Julio López. Es muy raro todo. Si el Estado tenía que estar protegiendo a una persona, era a ella”, dijo a este diario uno de los docentes del Normal Nº 4, Guillermo de la Mata. “La preocupación en la escuela es grande, porque evidentemente hay una red de trata que está operando”, señaló. “Cuando secuestraron a Layla el año pasado, en las clases de todos los años sacamos el tema, intentamos hablar con los chicos de grooming. En el 90 por ciento de los casos las chicas son captadas por Facebook, les piden fotos. Y hablando de eso otras alumnas contaron que las habían sondeado. Es un peligro constante”.

El año pasado, Layla estuvo desaparecida doce días. El lunes 2 de noviembre, luego de que llamara por teléfono a su madre, fue encontrada en la Plaza El Angel, de Avellaneda y Donato Álvarez. Estaba “desmejorada, como en una situación de abandono y con hambre”, describió Hernán Cortiñas, docente del colegio. Vestía ropas que no eran las que llevaba puestas el día que desapareció. Durante el fin de semana, por el caso se habían realizado dos allanamientos en la Ciudad de Buenos Aires y otro en la provincia, y que, para fuentes cercanas a la familia, “podrían haber movido el avispero”. Antes de que ella desapareciera, otras dos chicas del Bajo Flores sufrieron intentos de secuestro y habían sido sondeadas via Facebook. Una de ellas, inclusive, había sido bajada de un colectivo en el que viajaba: tres jóvenes la amenazaron y forzaron a descender, la llevaron a un descampado, amenazaron con violarla; ella logró escapar.

Compartir: 

Twitter
 

Layla tiene 14 años.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.