SOCIEDAD

Malenchini quiso exponer sus obras y fue escrachado por ex alumnos

El artista plástico acusado por abuso sexual exponía dos obras en una sala de Recoleta. Un grupo de ex alumnos lo escrachó. Pero las pinturas ya habían sido levantadas, dicen, por sugerencia de la Biblioteca Nacional, que le alquila el local a la galería.

Ni siquiera se cortó el murmullo de la conversación cuando a la galería de arte entraron unas quince personas con el rostro de Peter Malenchini en sus pancartas. Algunos de ellos eran ex alumnos del artista plástico acusado de abuso sexual. Se enteraron de que dos trabajos suyos formaban parte de una muestra colectiva y fueron a escracharlo. Pero al llegar a la galería se enteraron de que las obras habían sido retiradas. El curador de la muestra, Fermín Fèvre, denunció censura.
En julio pasado, el programa Código Penal emitió una cámara oculta en la que el propio Malenchini admitía ante sus ex alumnos del Colegio San Juan el Precursor las acusaciones de pedofilia y les pedía perdón. El reconocimiento de lo sucedido, incluso en boca del profesor, no alcanzó para allanar el camino a la Justicia porque ya habían pasado más de doce años de los abusos denunciados. Por lo tanto, el delito había prescripto. Curiosamente, antes de que el caso tomara estado público, los denunciantes ya habían escrachado a su ex profesor en la Galería de la Recoleta, en mayo. “Es como si no hubiera pasado el tiempo”, se asombró ayer ante este diario Otto Kexler, quien fue alumno de Malenchini, aunque no llegó a ser su víctima.
Los organizadores del escrache se habían enterado apenas un día antes de que en la muestra Sólo desnudas iba a participar el viejo conocido. Una de las invitaciones a la inauguración remitidas por los responsables de la galería a los medios de prensa se coló entre los ex alumnos. Pero cuando llegaron al lugar se encontraron con que los folletos tenían la foto de Malenchini cubierta con la leyenda “censurado”.
Tres carillas firmadas por el curador, colgadas en una de las paredes, oficiaban a modo de explicación. Allí, Fermín Fèvre decía que pocos días antes de inaugurar la muestra lo había llamado Marta Lascano de Bagnardi, la directora de la galería, para contarle que “a raíz de una comunicación telefónica de una abogada de la Biblioteca Nacional, había que eliminar dichas obras de la muestra, ya que este artista –de una larga y reconocida trayectoria– estaba imputado como pedófilo, y en consecuencia no se podían exhibir sus obras”. Como la galería está en un terreno de la Biblioteca Nacional “y tiene contrato de locación con ella, la abogada habría afirmado que, de no acatarse esa orden, el contrato sería rescindido”.
Pero el curador acusó: “En 40 años de trayectoria nunca tuve censuras de ningún tipo y es la primera vez que me ocurre un hecho semejante”. Y siguió con este argumento: “La historia del arte está plagada de acusaciones de pedofilia, crímenes y desviaciones sexuales”. Acto seguido, se preguntó: “¿Se puede condenar la obra admirable de Oscar Wilde por la cárcel que padeció, por su declarada homosexualidad y por acusaciones de corrupción de menores?”. También señaló: “Hay que diferenciar entre la obra y su autor”. Ante la carta, Kexel dijo sorprendido: “No puede equiparar la homosexualidad con el abuso de menores”.
El grupo de alumnos de Malenchini no se inquietó por la indiferencia del público frente al enorme cartel que decía “Peter Malenchini violador”. Un asistente resopló: “Es una payasada”. “Linda exposición”, comentaban las señoras. Algunos tomaban champán y otros, partido. “Tienen razón, el arte no tiene nada que ver con la persona”, asumía un hombre.
En diálogo con este diario, Kexel subrayó que “no se trata de sacarle el trabajo a nadie ni de reprimir el arte, pero entendámoslo de una vez: es un pedófilo confeso que no está preso. Esto nos indigna”.

Informe: Daniela Bordón.

Compartir: 

Twitter
 

Los manifestantes ingresaron durante la inauguración de la muestra, ante la indiferencia del público.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.