SOCIEDAD › EL EJECUTIVO ENVIARA UN PROYECTO AL CONGRESO

El Riachuelo en emergencia

Tras asumir como secretaria de Medio Ambiente de la Nación, Romina Picolotti anunció que le pedirá al Congreso que declare la emergencia ambiental. “No hay que estudiar más, hay que actuar”, dijo.

“La situación es muy dramática y se está comiendo la salud de cinco millones de argentinos”, dijo sobre el estado de la cuenca Matanza-Riachuelo la nueva secretaria de Medio Ambiente de la Nación, Romina Picolotti. Con esas palabras lanzadas poco después de su asunción, la funcionaria estrenó el cargo pisando fuerte. Según adelantó, pedirá al Congreso que declare la emergencia ambiental sobre el río que separa a la Ciudad de Buenos Aires del conurbano. También señaló que para solucionar el problema es primordial centralizar el trabajo, ya que hasta ahora las jurisdicciones sobre la cuenca están divididas entre el gobierno nacional, el provincial, el porteño y diversos municipios. “Ya no hay que estudiar más el Riachuelo, hay que actuar”, aseguró.

La abogada especializada en medio ambiente, que desde hace años trabaja en el Centro Derechos Humanos y Ambiente y que asesoró a la Asamblea Ambientalista de Gualeguaychú en su lucha contra las pasteras de Fray Bentos, llegó finalmente a una oficina gubernamental. Tal como había dicho antes de transformarse en funcionaria, ahora podrá comprobar que uno de los temas ambientales fundamentales de la Argentina es la contaminación del Riachuelo.

El desafío de dar una solución a ese problema no sólo surge de su propia voluntad. Un fallo de la Corte Suprema de Justicia intimó al Estado nacional, pero también al de la ciudad de Buenos Aires y al bonaerense, a preparar un plan de acción para atacar la polución de la cuenca. En una audiencia que se realizará en septiembre, los representantes de los tres estados y de 44 empresas denunciadas por contribuir a la contaminación del Riachuelo deberán verse las caras con los magistrados de la Corte.

Fue después de su juramento y saludar con un abrazo con el presidente Néstor Kirchner que Picolo-

tti comenzó con los anuncios. “La situación del Riachuelo es dramática –aseveró–. El plan de la secretaría es comenzar a actuar inmediatamente, creemos que la situación es lo suficientemente urgente como para que se declare una emergencia y es preciso centralizar la gestión porque hay más de 22 jurisdicciones involucradas y solamente así podremos ser efectivos en afrontar lo que se viene”.

Así, según indicó, los legisladores nacionales recibirán en poco tiempo un proyecto para que se establezca la “emergencia ambiental” sobre el área. Al mismo tiempo, se intentará centralizar el trabajo para finalizar con las bizantinas discusiones acerca de a quién le corresponde controlar la contaminación: si es tarea de la Nación, la Provincia, la Ciudad o los varios municipios bonaerenses que limitan con lo que alguna vez fue un río. “Lo primero que debemos arreglar es la centralización del tema”, sostuvo.

Picolotti también afirmó que se desarrollará un plan de asistencia para los vecinos de los barrios linderos al Riachuelo. Y con respecto a las industrias que liberan sus efluentes indicó que será el Estado el que “impondrá las condiciones de radicación” y explicó que “la solución no se reduce al traslado” de las fábricas: “Algunas deberán relocalizarse, otras deberán reconvertir su tecnología y todas las que se queden serán controladas”, dijo.

Varios de los ejes sobre los que se trabajará fueron adelantados por la Defensoría del Pueblo de la Nación, que luego de presentar un informe que elaboró junto a un grupo de ONG sobre la situación del Riachuelo solicitó en diciembre de 2003 la “urgente declaración de la emergencia ambiental” en su área de influencia. Fue en ese momento que el defensor Eduardo Mondino pidió la creación de “una única autoridad de cuenca”. Para evitar falsas ilusiones, Picolotti expresó que “no hay soluciones mágicas ni plazos”, pero para mostrar que los tiempos no son interminables, dijo que “hay mucha capacidad técnica y muchos estudios realizados” por lo que “ya no hay que estudiar más el Riachuelo, hay que actuar”. “Nosotros necesitamos tener la capacidad de realizar acciones inmediatas, la situación es muy dramática y se está comiendo la salud de 5 millones de argentinos”, alertó.

Consultada sobre qué le había dicho Kirchner antes de asumir, la secretaria confió que la frase del Presidente fue: “Romina, la Argentina no da más en cuestiones ambientales, hacé lo que tengas que hacer y nosotros te vamos a apoyar”. Algo de eso habrá comenzado a hablar anoche, en una reunión de más de tres horas con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández. No se pudo conocer el resultado del encuentro porque la conferencia de prensa que había sido anunciada fue suspendida.

Compartir: 

Twitter
 

“La situación es muy dramática y se está comiendo la salud de 5 millones de argentinos”, dijo Picolotti.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.