SOCIEDAD › MUERTE DE UN NIÑO POR SINDROME UREMICO HEMOLITICO

El mal de las hamburguesas

La clínica donde falleció el niño no notificó el caso, como obliga la ley, denunció el gobierno porteño. La enfermedad se produce por inadecuada manipulación y cocción de alimentos.

 Por Pedro Lipcovich

Según el Ministerio de Salud porteño, una clínica privada porteña omitió notificar un caso de síndrome urémico hemolítico (SU-H), lo cual es obligatorio por ley nacional. El incumplimiento se refiere al caso de un chico que, en esa clínica, falleció a consecuencia de esa enfermedad. La notificación hace posible que las autoridades sanitarias investiguen el origen del caso detectado a fin de prevenir nuevos contagios. En la mayoría de los casos, el SUH se contrae en el hogar, por inadecuada manipulación de alimentos. Las precauciones requieren: cocer bien la carne, especialmente las hamburguesas o carne picada; no utilizar para carne cocida cubiertos o tablas que se usaron para carne cruda; lavar cuidadosamente las verduras; concurrir sólo a piletas de natación habilitadas para ese fin. Se producen en el país unos 400 casos por año de SUH, que es la principal causa de insuficiencia renal crónica en niños, y que es mortal en el tres por ciento de los casos.

“El Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires informa que no ha recibido notificación alguna por parte de la clínica privada que atendió a Agustín, el niño que falleció a causa de SUH, en oposición a lo que indica la Ley Nacional 15.465, de Notificación Obligatoria de Enfermedades Transmisibles. El niño había sido atendido en la Clínica Suizo Argentina. Cuando un establecimiento público o privado recibe un caso de SUH, debe denunciarlo telefónicamente a la oficina de Epidemiología del Ministerio de Salud para que se inicie la investigación correspondiente”, dice el comunicado.

Mónica Valenzuela, epidemióloga del Ministerio de Salud porteño, explicó que “a partir de la notificación, se estudia al grupo familiar para determinar si hay algún otro enfermo e indagar la causa, por ejemplo un alimento ingerido; si se sospecha de un alimento consumido en algún lugar determinado, la Dirección General de Higiene y Seguridad Alimentaria se hace presente para tomar muestras y analizarlas; si se sospecha de un natatorio, se examina la cloración del agua y otras características; si el chico iba a un jardín o colonia, se está alerta a la aparición de síntomas en compañeritos, ya que la transmisión es fecal-oral”.

Consultada por este diario la Clínica Suizo Argentina derivó la respuesta a un representante, quien manifestó: “La clínica entiende que no es procedente hablar de algo que no aporta al caso ni a los habitantes de la ciudad, ya que la notificación es un tema meramente administrativo”.

El caso se había hecho público ayer, cuando los padres del niño de tres años fallecido consideraron oportuno hacer declaraciones a la prensa: “Si hubo un error no fue del lado nuestro. No sé por qué no se investiga, por qué no se trae la vacuna contra el síndrome urémico hemolítico” –manifestó la madre, Alejandra Castelar. El chico había sido internado en la Clínica Suizo Argentina el 31 de diciembre y la enfermedad se diagnosticó el miércoles 3 de enero, según su padre, Gerardo Armenteros, quien a su vez es médico. El niño recibió transfusiones de sangre y falleció el domingo pasado, cuando estaba en diálisis renal.

“No existe en el mundo vacuna contra el SUH”, aclaró Javier Zalbá, prosecretario del Comité de Nefrología de la Sociedad Argentina de Pediatría, y explicó que esta enfermedad es causada “por una toxina producida por algunas cepas de la bacteria Escherichia coli; durante los primeros días, los síntomas pueden ser similares a los de una diarrea común; después, puede presentarse anemia, síntomas neurológicos, digestivos e insuficiencia renal. No hay una medicación que revierta la enfermedad, sino que se tratan los síntomas, mediante recursos como las transfusiones y la diálisis. La enfermedad afecta especialmente a chicos de entre uno y tres años, y se previene mediante las mismas simples medidas que previenen las diarreas bacterianas en general”.

Carlos Soratti, viceministro de Salud de la Nación, señaló que se producen unos 400 casos anuales de SUH en la Argentina, y que “es la principal causa de insuficiencia renal crónica en niños”. En la ciudad de Buenos Aires, puntualizó Valenzuela, “en los últimos años los casos de SUH se mantienen entre 26 y 30; el año pasado hubo 26; la mortalidad es del dos al tres por ciento”.

Las medidas de precaución recomendadas –precisó Valenzuela– son: “Cocer bien la carne, sin que queden partes rojas, especialmente en hamburguesas y carne picada; no utilizar para la carne cocida el mismo cuchillo o tabla que se usó para la carne cruda; evitar el contacto de carnes crudas con verduras u otros alimentos; lavar cuidadosamente frutas y verduras; no consumir jugos de fruta envasados que no estén pasteurizados; consumir agua potable; concurrir sólo a piletas de natación habilitadas para tal fin, ya que algún chiquito que no controle esfínteres podría eliminar materia fecal con bacterias, y respetar la prohibición de bañarse en aguas contaminadas”.

Compartir: 

Twitter
 

Para evitar el síndrome hay que cocer bien la carne, especialmente las hamburguesas o carne picada.
Imagen: Jorge Larrosa
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.