SOCIEDAD

Un laboratorio bonaerense para estudiar enfermedades del sueño

Funciona en el Hospital Cetrángolo, en Vicente López. Diagnosticará a personas sin obra social, con dificultades para dormir.

En sólo quince días, el primer laboratorio del sueño instalado en un hospital público de la provincia de Buenos Aires agotó los turnos disponibles hasta fines de marzo próximo. El nuevo centro para estudiar enfermedades del sueño funciona desde principios de diciembre en el Hospital del Tórax Antonio Cetrángolo, de Vicente López, y permitirá que personas sin cobertura médica con problemas para dormir por motivos respiratorios puedan ser diagnosticadas. El cuadro más frecuente es el síndrome de apnea del sueño, que afecta a entre el 2 y el 4 por ciento de la población. Se manifiesta con pequeñas interrupciones de la respiración, muchas veces acompañadas por ronquidos. Como el paciente suele estar cansado y tener somnolencia durante el día, esta enfermedad triplica los riesgos de accidente de tránsito si no es tratada adecuadamente.

Para estudiar si el paciente sufre síndrome de apnea del sueño se lo somete a un examen llamado polisomnografía, que permite, además, determinar la gravedad del cuadro. La persona debe pernoctar en la cama instalada en el laboratorio y se la conecta a una computadora a través de electrodos de superficie (similares a los que se usan para realizar un electroencefalograma) para medir sus movimientos torácicos, abdominales y oculares, el flujo aéreo nasal y la actividad muscular del mentón y las piernas. Además, una cámara de video registra los movimientos que realiza y graba los ronquidos.

Por el momento el Laboratorio de Estudio de Enfermedades del Sueño del Cetrángolo tiene una sola cama, pero está en construcción una ampliación del servicio para poder instalar dos más y así triplicar la capacidad de atención, según informó Luis Lucero, director del hospital. Lucero destacó que los exámenes serán gratuitos. Los turnos para el laboratorio ya están tomados hasta marzo, señaló.

En la provincia de Buenos Aires el único centro para el estudio del sueño que había hasta ahora funciona en el Hospital Posadas, dependiente de la Nación, ubicado en el partido de Morón. En el ámbito porteño, el Hospital Tornú ofrece la posibilidad de realizar los mismos exámenes. El Hospital de Niños Sor María Ludovica de La Plata está acondicionado para estudiar la vigilia de los pequeños.

Las interrupciones frecuentes de la respiración durante la noche hacen que la persona no pueda dormir profundamente y se levante al día siguiente cansada, muchas veces con dolor de cabeza y sueño excesivo. Hay personas que llegan a tener hasta 20 o 30 interrupciones de la respiración por hora. Como no descansan bien, su rendimiento laboral se ve afectado. Puede sufrir irritabilidad y falta de concentración. “Tienen más riesgo de enfermar o morir por accidentes de tránsitos, arritmias e infartos”, detalló a Página/12 Orlando López Jové, profesor adjunto de la UBA, y coordinador del Laboratorio Pulmonar del Cetrángolo y de la Sección de Fisiopatología Respiratoria de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria. “La causa del síndrome de apnea del sueño es desconocida. Hay algunos cuadros que la predisponen, como el hipotiroidismo, una mandíbula pequeña o la acromegalia. Y está asociado con hipertensión y la obesidad. En algunos casos leves se corrige con una prótesis de adelantamiento mandibular o simplemente si la persona duerme de costado”, señaló el especialista.

Las pausas en la respiración se producen cuando los músculos encargados de mantener la laringe abierta se relajan, haciendo que se obstruya parcialmente el paso del aire desde la boca o la nariz hacia los pulmones. El sobrepeso, al haber exceso de grasa a nivel del cuello, también hace que el canal del aire se estreche al paso del aire. “Cuando ocurre esta oclusión, la persona trata de continuar respirando pero el aire no puede entrar, produciéndose la apnea”, agregó López Jové. El ronquido se produce cuando golpea el paladar blando con la faringe. “En una persona que ronca hay que sospechar una apnea del sueño: el 90 por ciento de los que tienen apnea del sueño, roncan. Pero hay gente que ronca sin tener este síndrome”, aclaró López Jové. El síndrome de apnea es la enfermedad del sueño más común.

Los casos que no se corrigen con un cambio de postura al dormir o con una prótesis de adelantamiento mandibular se deben tratar con un aparato de Presión Nasal Continua Positiva de Vías Respiratorias (CPAP, por sus siglas en inglés): tiene una máscara, como las de un nebulizador, que el paciente se coloca sobre la nariz. “El ingreso de aire a presión dentro de la vía respiratoria superior impide su colapso mientras el paciente duerme”, indicó López Jové.

Compartir: 

Twitter
 

El centro se abrió en diciembre y en 15 días agotó sus turnos.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.