SOCIEDAD › MURIO LA HERMANA MENOR DE LA PRINCESA LETIZIA

Conmoción y dudas en España

 Por Jorge Rodríguez *
Desde Madrid

Erika Ortiz Rocasolano, hermana menor de la princesa de Asturias, fue hallada muerta en extrañas circunstancias en su domicilio del barrio de Valdebernardo, Madrid, el mismo departamento en donde residió Letizia hasta que se conoció su compromiso con Felipe de Borbón. La joven –una figura mediática en España– fue vista por última vez poco antes de las nueve de la mañana por una vecina, quien recogió a la hija de seis años de la fallecida para llevarla al colegio. Erika se quedó sola en casa. El cuerpo fue hallado en la cama del dormitorio entre las 11 y las 11.30 por su pareja sentimental.

El fallecimiento de Erika Ortiz, de 31 años, cuyas causas ningún portavoz o fuente oficial quiso precisar públicamente, fue conocido sobre el mediodía de ayer en España, pero lo que era sólo un rumor no pudo confirmarse hasta la una y media de la tarde de manera oficial. Media hora después, la Casa del Rey confirmaba la fatal noticia. A partir de ese momento, el que fuera piso de soltera de Letizia, en el número 40 de la calle de la Ladera de los Almendros, junto a un colegio y un centro para la tercera edad, comenzó a ser sitiado por decenas de periodistas.

La joven supuestamente había entregado a su hija –nacida de su relación con el escultor Antonio Vigo– a una vecina, antes de las nueve de la mañana, para que ésta llevara al colegio a la pequeña. Ortiz se quedó sola en casa. Algunos conocidos hicieron llamadas a su teléfono móvil, sin encontrar respuesta. Sobre las 11.00 y 11.30 de la mañana, llegó a la casa la actual pareja de la hermana de la princesa, quien recientemente había roto su anterior relación sentimental. Este joven fue quien descubrió el cadáver.

Casi desde el primer momento, funcionarios de la Casa Real se hicieron cargo de la situación, al tiempo que unidades de la Policía Científica, la Brigada de Homicidios de Madrid y de la Policía Judicial iniciaban las pesquisas en el piso 7º B, donde residía Erika con su hija, Carla, de seis años. Los indicios recogidos en la casa descartan con casi total seguridad la participación de terceras personas en el fallecimiento o que se deba a causas naturales. La joven se encontraba en tratamiento psiquiátrico por estrés y ansiedad, para lo cual tenía prescritos ansiolíticos y otros medicamentos.

La hermana menor de Letizia había estado de licencia en su trabajo, en la empresa Globomedia, durante el último mes y medio. Esta empresa aseguró ayer que tras haberse incorporado el pasado viernes había pedido el lunes y el martes libres.

Después del hallazgo del cadáver, sólo una vecina con quien se cruzaba habitualmente dio algunos detalles. “Ultimamente estaba muy delgada y se la veía triste. Siempre que subíamos con su hija en el ascensor bromeaba sobre mis perros, pero últimamente no, estaba más triste y silenciosa”, aseguró la mujer.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.