SOCIEDAD › HIJOS DE MUJERES ASESINADAS

Orfandad anunciada

 Por Mariana Carbajal

Al menos 174 niños y niñas quedaron huérfanos en los primeros diez meses del año, luego de que su madre fuera asesinada por el hecho de ser mujer. El dato surge de un informe realizado por primera vez por el Observatorio de Femicidios en Argentina dirigido por La Casa del Encuentro, a partir de los casos publicados en agencias y diarios de todo el país. Y pone en evidencia otro costado del impacto de la violencia machista. “Crónica de una orfandad anunciada” es el título del trabajo que refleja el drama, y que fue elaborado por el equipo integrado por Silvia Lommi, Norma Stola y Ada Beatriz Rico.

Las historias se repiten, cambiando los nombres, las edades, los lugares, dice el informe. “Los hijos e hijas de estas mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas son las víctimas más vulnerables, las más olvidadas y las menos visibles de la violencia de género. Niños, niñas y adolescentes, que no pueden hacer otra cosa que soportar la violencia, finalmente se encuentran con la cruel realidad de no tener a su mamá porque fue asesinada por ese hombre que puede ser el padre o el compañero de su madre”, indicó Rico. Las expertas advierten sobre el impacto altamente traumático para la vida de estos niños y niñas con síntomas asimilables al “estrés postraumático o depresión”. “Algunos de sus múltiples efectos se evidenciarán en el área emocional, tales como la dificultad en el control de expresiones de agresión, sentimiento de indefensión e impotencia y miedo; en lo social se dificultará la comunicación y el establecimiento de vínculos estrechos; en lo cognitivo, dificultades en la atención y concentración”, señaló Lommi.

“Sus vidas se modifican, se afecta su escolaridad, sus relaciones de amistad y familia. En muchos casos deben abandonar su hogar, perdiendo amistades y renunciando a sus pertenencias y espacios cotidianos”, continuó Stola.

Finalmente, advierten, hay que considerar la situación legal en la que quedan estos niños y niñas. “En un asesinato de una mujer por violencia sexista, el padre de las y los menores y autor del asesinato, no pierde la patria potestad, sólo se interrumpe hasta su libertad y la guarda puede ser definida por él”, advierte el informe. Por esto proponen que se introduzca una modificación al Código Civil para que el femicida pierda automáticamente la patria potestad.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Orfandad anunciada
    Por Mariana Carbajal
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared