SOCIEDAD

El test a las embarazadas

 Por Pedro Lipcovich

“Cuando a una mujer embarazada se le ofrece hacerse el test de VIH para prevenir la infección en el hijo, nunca dice que no. Pero no siempre los servicios de salud lo ofrecen en tiempo y adecuadamente –observó María del Carmen Morasso, oficial de salud de Unicef–. En rigor, hay que ofrecerle el test a la embarazada y a su pareja; prácticamente todos los maridos de mujeres con VIH también lo tienen, y en general son ellos quienes lo transmitieron a su mujer. También debe otorgársele el test a todo adolescente que lo demande; si bien la ley habilita a que concurran solos, en muchos servicios les piden que vayan con los padres.”

Pero no se trata sólo de que se testeen: “El 30 por ciento de las embarazadas nunca retira los resultados del test”, se reveló en la presentación de Unicef.

–El sistema de salud no va a buscarlas... –comentó Página/12.

–Hay países donde el sistema de salud va a buscar a la persona, aun países sin alto grado de desarrollo, como es el caso de Guatemala –señaló Gladys Acosta, representante de Unicef en la Argentina–. La Argentina tiene todos los medios para cortar la transmisión vertical (de madre a hijo) en forma prácticamente total; se trata de la voluntad y la decisión del sistema de salud.

Además, “las mamás que no acceden al test no provienen sólo de grupos marginales –observó Lucía Cargniel, del Programa Nacional de Sida–; a mujeres de sectores medios y altos que atienden su embarazo en clínicas privadas, el médico, por vergüenza o lo que sea, no les propone que se hagan el test, y ellas: ‘¿Cómo me va a pasar a mí?’”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.