SOCIEDAD › BEATRIZ BUSANICHE, DE VIA LIBRE

“Es un acto privado”

 Por Soledad Vallejos

Lo que subyace al gravamen sobre la copia privada “es una regulación sobre un acto privado. Lo dice el mismo proyecto de ley: la copia privada es un acto privado”, afirma Beatriz Busaniche, docente de la UBA, especialista en nuevas tecnologías. Busaniche es también integrante de la asociación civil sin fines de lucro Vía Libre (www.vialibre.org), que desde las redes sociales comenzó a gestar, a fuerza de hacer circular argumentos e información, la oposición al proyecto que el comunicado del senador Pichetto reconoció al definir como “demandas de la esfera internauta”. Amén de ser una intromisión, sostiene la comunicóloga, la noción de canon digital por copia privada es “inconstitucional”: “Olvidan el artículo 19 de la Constitución Nacional, que dice que los actos privados que no dañen a un tercero no son materia regulable por parte del Estado.”

Desde la perspectiva de Vía Libre, apoyada por defensores del software libre (muchos de ellos son desarrolladores, gente que trabaja en relación permanente con las nuevas tecnologías y estos modos de consumo), la copia privada no se traduce necesariamente en un daño económico. “Primero deberían probar que existe. Además, el proyecto habla de piratería, pero no es lo que está gravando. Es decir, supuestamente se refiere a la copia privada pero habla de combatir la privada. No se puede regular con una ley así una práctica social que además es privada.” La piratería “está penada en la Ley 11.723, de Propiedad Intelectual. No es que no hay regulación y pierden plata por eso”, añade.

–¿Podría entenderse este debate como una disputa, un momento de ruptura entre un modelo viejo y otro nuevo en la circulación y el consumo de bienes culturales?

–Podría. Por empezar, va en contra de una práctica social. La primera cosa para resolver es saber si hay un problema y cuál es. Para nosotros no hay un problema. Recordemos el caso Napster, hace 10 años. Hace una década hablaban de que compartir archivos iba a matar la industria discográfica, a los músicos. Han fabricado cantidad de monstruos de ficción que no han aparecido. Si nos fijamos, en 2010 todos los números de las discográficas fueron para arriba: lo dicen el Observatorio de Industrias Culturales de la Ciudad de Buenos Aires y el Servicio de Información de la Secretaría de Cultura. Las visiones apocalípticas, que hace diez años justificaron el ataque a Napster y los casos de usuarios de Internet que llevaron a juicio en Estados Unidos, han demostrado ser inútiles. No sólo intenta frenar una práctica social extendida, sino que por esta práctica no ha pasado lo que dijeron. Veamos la historia: ¿cuántas industrias han tenido que cambiar o han desaparecido por el avance tecnológico? Los que llevaban a la gente en carretas se quedaron sin trabajo con la aparición del auto; los que vendían barras de hielo en las ciudades, con la heladera eléctrica. Esto es el capitalismo. El problema es la capacidad de lobby. También por eso es raro que el proyecto de canon no pase, además, por las Comisiones de Cultura o Libertad de Expresión.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared