SOCIEDAD › UNA DE CADA DOS INFARTADAS NO SE ENTERO DEL ATAQUE

Más riesgo entre las mujeres

 Por P. L.

Entre las mujeres, más de la mitad de los ataques cardíacos pasan desapercibidos: esto señala un riesgo aumentado respecto de los hombres, entre los cuales un tercio de los infartos queda inadvertido. Según una investigadora, esta diferencia se vincula con tres factores: primero, las mujeres mismas suelen pensar que los ataques cardíacos son “algo que les pasa a los hombres”, entonces no dan la alarma ante el dolor en el pecho; segundo, muchos médicos, por prejuicios similares, no efectúan para ellas los mismos controles de rutina que se aplican a pacientes varones; tercero, la enfermedad coronaria en mujeres se considera “atípica” y más difícil de diagnosticar, pero esto puede obedecer a prejuicios de género.

El punto de partida es el dato, obtenido por investigadores holandeses, de que el 54 por ciento los infartos cardíacos en mujeres pasan desapercibidos; entre los varones, sucede lo mismo con el 33 por ciento de los infartos (ver nota aparte). Débora Tajer –profesora de estudios de género en la Facultad de Psicología de la UBA– efectuó dos investigaciones que examinan el riesgo cardíaco diferencial entre hombres y mujeres: “Las mujeres no se consideran a sí mismas como grupo de riesgo cardiológico, porque el imaginario colectivo considera que eso es algo que les pasa solamente a los varones. Entonces, cuando una mujer se siente mal no piensa que pueda tratarse de un infarto, sino que le pasa otra cosa. Para pensar las consecuencias de esto, hay que recordar que en una de cada tres personas infartadas la consecuencia es la muerte”.

“Además –agregó Tajer–, los médicos generalistas y los ginecólogos, que de hecho son los generalistas de las mujeres, suelen no controlar este tipo de problemas como lo hacen con los pacientes varones; es menos probable que pidan electrocardiogramas de rutina para ellas. O sea que ese imaginario de la población general concierne también a los profesionales.”

Y la investigadora agregó una tercera razón: “La forma característica de la enfermedad coronaria en mujeres ha sido descripta como ‘atípica’ y por lo tanto más difícil de diagnosticar: pero en esto también hay un sesgo de género: la forma considerada típica, a la que están acostumbrados, es la que afecta a los varones, considerados como metro patrón. La consecuencia es un subdiagnóstico de enfermedades cardíacas entre las mujeres”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Más riesgo entre las mujeres
    Por P. L.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.