espectaculos

Viernes, 11 de octubre de 2013

MUSICA › LA BRASILEÑA DONA ONETE

Diva del carimbó

 Por Yumber Vera Rojas

Si de algo goza la música popular latinoamericana, amén de estilos e intérpretes universales, es de títulos nobiliarios. Al tiempo que México tiene en la desaparecida Chavela Vargas a la “Chamana de la ranchera” y Colombia coronó a Totó La Momposina como “La reina de la cumbia”, la brasileña Dona Onete es la “Diva del carimbó chamegado”. No obstante, a diferencia del samba, del axé, del forró o de cualquiera de los otros ritmos que cohabitan en el gigante amazónico, el género que abandera la cantante y compositora de 74 años, quien actuará en la Argentina esta noche, a las 21, una vez que se suba al escenario Panorama del Fifba, es uno de los más ignotos del acervo sonoro del vecino país. “Es muy sabroso para bailar”, asegura la artífice. “Si bien recrea la cultura del Pará (estado situado entre Surinam y el Amazonas, de la que es oriunda), pensé que debía haber una mejor manera para disfrutarlo. Entonces comencé a hacer canciones de amor, pero a través de una propuesta más ligera y sensual. Así surgió el carimbó chamegado (apasionado).”

A pesar de que se trata de un baile de origen indígena, con el tiempo el carimbó recibió la influencia de la cultura afrobrasileña e incluso de la caribeña, al punto de que se pueden encontrar matices de la cumbia y del merengue dominicano en sus canciones. Así que, para ofrecer una idea práctica de su sonido, la versión moderna del género se transformó en uno de los fundamentos de la lambada. Y eso se puede percibir en los tópicos sugerentes de sus canciones. “La boca queda muy loca con el temblor del jambú”, se manda Dona Onete en Jamburana, uno de los temas fijos en sus shows. “El tema trata acerca de una mujer que imagina cómo sería un beso con el hombre que le gusta, mientras ambos comen jambú, que es una hoja anestésica. Para ella ése sería un momento letárgico.” Amén de pasearse por el catálogo musical del norte de su país, en su repertorio también se pueden rastrear boleros y hasta tangos. “Soy muy admiradora de Carlos Gardel”, reconoce la artista, por teléfono, desde Belém, la ciudad que la adoptó. “Contrario a lo que se supone, Brasil y Argentina, culturalmente, son muy próximos.”

Aparte de revelarle los misterios del carimbó a la audiencia argentina, Dona Onete presentará durante su performance las canciones de Feitiço cabolco, su álbum debut, que puso a la venta el año pasado. Apenas apareció en las bateas, este trabajo sentó paralelismos entre la artífice paraense con exponentes del temperamento de la desaparecida luminaria caboverdiana Cesária Evora o de la cantadora colombiana Petrona Martínez, quienes grabaron sus primeros títulos en plena adultez. “Cuando me llamaron para cantar en La Plata, los organizadores me dijeron que les recordaba a Totó La Momposina. No sabía de su existencia hasta ese momento”, ventila Ionete da Silveira Gama, el nombre detrás del alter ego, quien ostenta un repertorio de más de trescientas composiciones.

La cantante y compositora fue integrante de la banda Colectivo Rádio Cipó, con la que sorprendió al público. “Fue una época muy bonita porque tenía amigos de todas las razas, de los que aprendí muchas cosas que fueron esenciales para mí”, advierte quien ya cuenta con su biografía, Menina Onete: travessias & travessuras, editada en agosto último. Ahora que goza de una chance impensada hasta hace poco, la septuagenaria artista con ímpetu adolescente confía en el futuro. Ayer fue Brasil, hoy va a por el mundo.

Compartir: 

Twitter
 

 
CULTURA Y ESPECTáCULOS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.