las12

Viernes, 16 de noviembre de 2012

ESCENAS

Re obvias

El maravilloso mundo de los estereotipos sobre las mujeres con la lente distorsionada del humor de El Grupo del Patio.

 Por Sonia Jaroslavsky

Una obvia surge a partir de la pregunta y posterior búsqueda de la directora Marisa Villar sobre la idea de “qué es para mí ser una mujer y qué es ser un hombre. Qué es lo que nos diferencia. Qué es lo que se espera de cada rol. Qué es lo que la sociedad exige. Cuáles son nuestras necesidades reales y nuestros deseos. Con tantas preguntas, jugué con lo obvio, con los preconceptos sociales y culturales”. La obra es interpretada por Ayelén Clavin, Carla Rímola, Fernando Alonso, Laura Figueiras, Maitina de Marco, Mariana Cabrol y Natacha Visconti en el contexto de El Grupo del Patio, surgido en el año 2009, que funciona de manera autónoma y convoca a diversos artistas.

Es un grupo de danza independiente que se autogestiona e intenta sostener su actividad a largo plazo. “El grupo lleva ese nombre por dos motivos –explica Marisa Villar–. Por un lado, porque el espacio en el que funcionamos (ensayos, encuentros de gestión y actividades del grupo en general) es el Espacio Cultural El Patio, en Villa Crespo. Esa es, digamos, nuestra sede; y gracias a eso podemos funcionar, tener un espacio físico que nos permita tomarnos el tiempo de encontrarnos, investigar y jugar. Y, por el otro, pensamos en el patio como ese lugar de juego, de juntarse, de estar, de compartir una búsqueda común.”

En su última producción, el trabajo estuvo vinculado con responder desde la danza a los más diversos estereotipos y exagerarlos hasta volverlos cómicos. Estereotipos acerca de la mirada de las mujeres hacia los hombres, y de los hombres y la sociedad hacia las mujeres. En Una obvia, el hombre ocupará el lugar de la falta y la ausencia. “Juegan entre ellos como niñas a que son hombres y mujeres, que lo pueden todo”, cual súper heroínas.

La directora explica que el espectáculo fue ideado a partir de algunos elementos del cine: “Tratamientos, procedimientos y recursos de cómo contar fueron tanto disparadores como también modos de organizar lo que luego se fue transformando en la obra. Me interesó trabajar sobre la potencia de la imagen y el cuerpo, apelando al entrecruce de lenguajes –texto, canto y danza–. Considero que mi experiencia o acercamiento al psicoanálisis desde mi lugar de ‘mujer analizada’ también tuvo influencia a la hora de la construcción de la obra”.

Pero en el espectáculo no sólo vemos a mujeres danzar sino que desde el inicio del proyecto decidieron la incorporación de actrices que por su edad y aspecto físico claramente marcan la diferencia del cuerpo modelado por el entrenamiento técnico de las bailarinas. De esta manera incorporan la vivencia corporal de diversas corporalidades en escena.

El humor surge para alivianar la trama. Villar explica que es “a veces compleja, de vivencias que muchas veces no tienen respuesta en un discurso que se presenta como aparentemente desorganizado y caótico. Supongo que es una manera de ironizar y dar color a ciertas cuestiones algo patéticas del lugar de la mujer, del hombre, del amor, de la falta...”.

La idea de masculinidad es ridiculizada en el montaje frente al power de estas mujeres. Lo obvio aparece en todas sus facetas: una canción obviamente sufrida y romántica, el “momento” donde cada intérprete ¿se luce?, el llanto ridículo ante el desamor, la parturienta sufrida. Los clichés están siempre listos para provocar la risa en el espectador. El final, como no podía ser de otra forma, provoca el lazo entre mujeres. Así también la obviedad atraviesa y deja paso al deseo entre ellas, tal vez como oposición y salida a ese mundo con, o mejor dicho, sin hombres. Ahora, sólo mujeres.

Una obvia. Sábados a las 21. Teatro del Perro, Bonpland 800 (esq. Vera). Reservas: [email protected], $ 50 y $ 35 a estudiantes y jubilados.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared