las12

Viernes, 21 de marzo de 2014

MONDO FISHION

En tu cara, muñeca

 Por Victoria Lescano

Las 122 fotografías que componen In Your Face, un portfolio de editoriales, campañas de moda, escenas de la vida mundana y un sinfín de cuerpos fabulosos realizadas por el fotógrafo peruano Mario Testino, radicado en Londres desde 1976, emergen en las salas del segundo piso del Malba contenidos entre paredes de colores –del azul al verde– cual si fueran fondos en papel gloss o páginas de Vogue, Vanity Fair, V (algunas de las revistas donde colaboró desde 1980 hasta la actualidad).

Las imágenes proponen un diálogo entre las gigantografías en technicolor y las más pequeñas en blanco (formato 57 x 39) que en muchos casos funcionan como los tesoros de esa galería fotográfica. Porque entre la profusión de fotos glamorosas destacan las que tienen menos maquillaje y artificios y demuestran el buen ojo y la habilidad del fotógrafo para inmiscuirse en los salones del siglo XX y XXI: allí la diseñadora inglesa Zandra Rhodes, representante del punk y una estética que trascendió mucho menos que la de Vivienne Westwood, la toma de la editora Anna Wintour posando con plumas, cual un ave exótica y sin sus gafas, en alguna gala new yorker y rodeada de sus cancerberos. La astucia de Testino para retratar el momento exacto de los chismes y las confesiones entre actrices y diseñadores –así como pudo cautivar el auditorio del Malba, cantando fragmentos de La novicia rebelde– representa un indicador de estilo. Remitirse a las tomas de la actriz Gwyneth Paltrow y los diseñadores Tom Ford y Stella McCartney, reunidos en Milán circa 2002, el actor Adrien Brody escoltado por las actrices Kate Hudson y Nicole Kidman, o la escena en que Alexander McQueen posa junto a Jake y Dinos Chapman, los artistas conocidos como Chapman Brothers y que predicaban acciones políticamente incorrectas.

El desfile de Testino enfatiza además la modalidad de los rostros prolijamente mal maquillados, siguiendo a rajatabla prédicas del clásico Irving Penn (1917-2009), pero rockeándolo porque, como señala Testino en el catálogo editado por Taschen sobre su método: “Cuando consigo la imagen perfecta empiezo a destruirla”. Y en esa categoría estética se podría agrupar la toma de Kate Moss con las cejas pintadas de sombra al óleo en azulino, verde y blanco y el rouge mal delineado. O la menos atractiva imagen de maquillaje cruza con grunge y con golpiza de Courtney Love. Así como la toma de Lady Gaga con el rostro naranja de tanto bronceado artificial que contrasta de maravillas con la peluca platinada y un trench coat fucsia tal como lo emergió en la publicación Visionare. Aunque a la modelo Carmen Kass prefirió mostrarla con el tono de rouge perfecto y la base ídem. En un apartado de desnudos estilizados que parecen continuar los preceptos del experto Helmut Newton (otra influencia en la obra de Testino), desfilan desde Gisele Bundchen hasta Lara Stone y Natalia Vodianova, mientras que Claudia Schiffer posa en clave bondage, en topless y con un tímido antifaz. Un genial homenaje de MT al grupo de las primeras supermodelos –seis– remite la toma de Stephanie Seymour, Christy Turlington, Linda Evangelista, Cindy Crawford, Naomi Campbell y Claudia Schiffer para Vanity Fair circa 2008: casi todas van con vestidos largos de noche y con strapless. Naomi posa sin ropas y Schiffer con el vestido despojado a la altura de su cadera. Entre unas y otras asoman variaciones en el manual de estilo de Kate Moss (a quien hace algunas temporadas Testino dedicó un libro sobre sus “mejores looks” contenidos en una cajita de cristal rojo). En la exhibición actual, que fue concebida en 2012 para el Museo de Fine Arts de Boston, Moss emerge con shorts en blanco y negro mientras en un gesto voyeur observa el culo de un surfer desde el espejo de un auto, pero también está rodeada de los espejos de un baño mientras se aplica el rouge, ataviada de un little black dress que culmina con plumas. Kate asoma como niña rebelde mostrando su bombacha, aunque con chaqueta McQueen, borcegos y un tutú grunge, para luego coronar su desfile, sobre tacos altos, rodeada de la Guardia Real Británica. En el cruce de looks que se desprende de la muestra, donde las fotografías parecen estar sostenidas por tablones blancos que simulan pedestales, hay notorios guiños a la cultura pop: Madonna aparece cual diva de los forties, emulando a Eva Perón y también en la imagen de portada del disco Ray of Light, que marcó otro pronunciado cambio en su galería de estilos, Madonna con pelo largo y rizado digno de alguna peluquería mainstream y una chaqueta celeste, simple, en apariencia. El desnudo masculino es otro tópico: Testino resumió todas sus pulsiones en el modelo y actor alemán Mickey Hardt. El fotógrafo suele afirmar que en lugar de instalar una base y estudio fotográfico en una locación específica y practicar una fotografía intimista, él se desplaza por distintas capitales de la moda, como una estrella de rock on tour: luego alquila estudios y contrata equipos de expertos. Pareciera que sus imágenes mutan al ritmo de la globalización, los cambios en la moda y los dictámenes del mercado. Durante la charla que el jueves 13 en la mañana mantuvo en el auditorio del Malba con el modelo y conductor Iván de Pineda, Testino ahondó en sus primeros lazos con la moda desde Lima, cuando acostumbraba acompañar a su padre en viajes de trabajo a Nueva York y para oficiar de intérprete adolescente; tales honorarios familiares se gastaban en un tour de compras de ropa, tanto para él como para sus hermanas. Destacó que la mayoría de las maletas contenían ropajes para él y que muchos de sus looks llamaron la atención entre sus amigos peruanos, que lo invitaron a modelar (Testino tiene la altura de un modelo y predica un estilo elegante sport, aunque en su arribo a Londres coqueteó con el punk y supo cortarse y pintarse el pelo en peluquerías que experimentaban con los clientes y les pagaban para ello). Fechó además el comienzo de su prosperidad laboral, en los años de Harper’s Bazaar, cuando fuera dirigida por Liz Tiberis, y destacó que ya desde la niñez en esas compras para sus hermanas hacía lo que más le gusta hacer con la moda: “jugar a las muñecas”.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.