las12

Viernes, 22 de agosto de 2014

MONDO FISHION

La era de acuario

 Por Victoria Lescano

De una recreación e impostación de la selva ideada por la decoradora Gloria César para engalanar de tropicalia el Paseo Alcorta y cobijar la presentación de la firma Naima, a la puesta y presentación de Cora Groppo en la locación que supo ser un frigorífico y que ofició de bastidor para Desalineada, su colección con trazos pictóricos derivados de las estampas de cebras que Groppo decidió trasladar a sus elegantes básicos y a su sastrería orgánica, marcaron el inicio de otra temporada de Baf Week, transcurrida entre el 7 y el 15 de agosto.

Entre los nuevos referentes y los consagrados del diseño de autor, los homenajes al mundo acuático emergieron como disparador de colecciones.

Haciéndose eco de la historias de sirenas en el Río de la Plata que surgieron tanto de tramas de Manuel Mujica Lainez como de María Elena Walsh y que Cecilia Gadea suele narrar a sus hijas, Catalina y Olivia, cada noche antes de dormir, el viernes 15 la diseñadora regresó a la pasarela del Baf con la colección Sirenas en el contexto del ciclo de sponsoreo de la firma Natura. Además de tomar su denominación de una canción de Nick Cave, recreó siluetas y cortes que se guiaron por documentaciones e investigaciones de fotografías del estilo playa circa 1920, así como también de ballets acuáticos. No fue arbitrario que proyectase imágenes de la nadadora Anette Kellerman (célebre por haber sido arrestada por su revolucionario uso del bañador). El énfasis en sus visos con intrincados y exquisitos ornamentales reflejó los matices del mar pero también tonos de verdes de la vegetación que compone orillas de ríos, y el negro.

Entre unos y otros asomaron prendas rendas con superposiciones, tableados y pliegues que remiten a las formas de aletas y colas de pez. Gadea compuso así bordados y guipiures subvirtiendo el destino utilitario y sereno de las telas para pilotos. Sus patterns de recreaciones y de bordados en láser que hablan de su mirada de diseñadora gráfica adoptaron formas de olas, de caracoles y de mareas. Y el vaivén de las olas se instaló en los pronunciados escotes. La colección tomó forma y se comercializa en el atelier puertas adentro que Gadea tiene en el barrio de Palermo y adonde acuden sus clientas a medida y quienes buscan prendas que desafían los dictámenes de las tendencias. La diseñadora se desplaza allí cual beatnik romántica, porque se viste de negro absoluto desde los catorce años, cuando empezó a hacerse sus propias ropas guiada por una abuela modista. La devoción por el negro continuó, pero ella fue sumando variantes y nuevas capas cromáticas a su método.

Otra colección con referencias acuáticas fue “Cabinet de Cefalópodos”, que ilustró el debut de Talitha Ind en la pasarela La Ciudad de Moda: su diseñadora, Cecilia Hernández, nació en Ecuador y se graduó en Indumentaria en la Universidad de Palermo. En su colección recurrió a caftanes, vestidos camiseros que culminan en tablas, variaciones sobre el viso. Su principal recurso de diseño fueron estampas de pulpos y de cangrejos, desarrolladas técnicas de sublimación mediante, y cuyos trazos se exaltan con piedras y perlas bordadas a mano. La diseñadora de Talitha revela que sus estampas de invertebrados surgieron tanto de la visión de documentales sobre criaturas del océano y la recopilación de tratados del siglo diecinueve referidos a la naturaleza, como de la infancia transcurrida en Guayaquil, con habituales visitas a los mercados de mariscos y posteriores banquetes de cangrejadas –un plato tradicional en esa región–. Acerca de su método de diseño, destaca la búsqueda de nuevas morfologías como resultado de una tesis de graduación centrada en nuevos modos de abrazar el cuerpo desde la tela, según su interpretación de Fragmentos de un discurso amoroso, de Roland Barthes. Como complemento y síntesis de la colección, va a lanzar una línea de foulards representativos y celebratorios de las estampas. Su marca rinde tributo a su abuela costurera, autora de un tratado de costura y quien le transmitió secretos del oficio. Las texturas y las tramas de las redes de pescadores, así como también la morfología de los peces, ofician de disparadores de Net Fish, la colección para el verano 2015 de la experta en tejidos Paula Ledesma. Una bitácora de los puntos y las tonalidades implícitas en sus diseños destaca el punto con apariencia de red, los calados tejidos a mano con técnica dos agujas, el crochet que simula escamas, los tejidos en zigzag ideados para emular tanto al lenguado de arena, el merluccius hubbsi, el róbalo o el salmón desde un entramado textil. De sus avezadas labores manuales para recrear siluetas tridimensionales, en su búsqueda para el verano 2015, desde su boutique de Villa Crespo, inmersa en el circuito de las lanas, surgió una “línea resort” que admite ropa para playa y cuyo kit básico se compone de shorts, musculosas, bañadores y bolsos, así como también tramó tejidos de alta costura, urdidos en algodón 100 por ciento y en hilados de seda.

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.