las12

Viernes, 21 de mayo de 2004

INUTILíSIMO

El arte de la elegancia al fumar

En épocas de marginación y estigmatización como las que les está tocando vivir a las fumadoras, suena reconfortante acudir al capítulo Toda mujer moderna tiene un hobby de la (ya consultada por esta sección) enciclopedia Para ser amada, para ser hermosa. La autora, Gloria Darling, cita a autoridades –en materia de lo que debe hacer una chica chic– como Cary Grant (“Los dedos femeninos que aprisionan el fino cilindro de dorado tabaco, me impresionan cuando se lo acercan cadenciosamente a los labios”) o Ronald Colman (“¿Acaso la mujer no toma copetines? ¡Pues que fume también!”). También las divas de la pantalla opinan a favor de esta desprestigiada práctica: Loretta Young dice: “Fumo por elegancia, nada más que por elegancia”; y Mirna Loy: “Fumo porque el humo sienta bien a mis ojos de almendra”.
El manual de Darling afirma que “la mujer moderna no puede prescindir del cigarrillo, un accesorio de indiscutible coquetería: le permite lucir sus manos lánguidas, sus uñas primorosamente laqueadas con el esmalte de más reciente creación. El cigarrillo le da ocasión de mil gestos encantadores”. Por otra parte, el rubio tabaco le procura a muchas damas, lo mismo que a los caballeros, “un estímulo para trabajar, un sedante para los nervios, una distracción en horas de melancolía”. Por si todo esto no alcanzara para enaltecerlo, el cigarrillo estrecha la camaradería entre ambos sexos, los acerca en gustos. Y no hay mayor gesto de galantería que el de un señor que se apresura a encender el cigarrillo (y acaso alguna otra cosa u órgano vital) de una señora “que lleva a sus labios delineados con rouge ese cilindro prometedor de placeres compartidos”.
Desde luego, en vez de dejarse patotear por los no fumadores, las amantes del humo en volutas deben aprovechar “la oportunidad de lucir preciosas joyitas en forma de encendedores o cinceladas boquillas incrustadas de piedras preciosas, con los que desplegarán mimosas actitudes que las volverán aún más enigmáticas e interesantes”. ¿Es que se puede aspirar a algo mejor –sin tragar el humor, si prefieren– para encarnar plenamente el eterno femenino?

Compartir: 

Twitter
 

 
LAS12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.