libero

Lunes, 29 de noviembre de 2004

FúTBOL › CANTOS CRUZADOS DE LOS BOQUENSES

Hinchada, hinchada hay más de una

Por Juan Jose Panno

Había de todo entre los hinchas de Boca.
Estaban los que querían que el equipo fuera alevosamente para atrás.
Estaban los que deseaban una derrota, pero que la cosa tuviera cierto decoro.
Estaban los que no transan de ninguna manera y querían que el equipo fuera al frente.
Estaban los que en la semana se la pasaron hablando de ética y a la hora de la verdad fueron superados por el profundo sentimiento antigallináceo.
Estaban los que se la pasaron hablando de perder cueste lo que cueste, pero ya en la cancha fueron superados por el sentimiento bostero más genuino.
Había de todo entre los quince mil hinchas de Boca que fueron a la Bombonera y entre los millones que lo vieron por tevé.
Y tanto sentimiento mezclado, tantos deseos enfrentados terminaron explotando en los gritos y los cantos.
Desde la barra brava hicieron punta con cantos referidos a la Sudamericana, que relegaron a un segundo plano al partido que estaba por comenzar. “Vamos a traer la copa a la Argentina / la copa que perdieron las gallinas”, y todo eso. Cuando empezó el partido, Boca estuvo cerca de marcar y se escuchó el “uhhhhh” de rigor. Pero un ratito más tarde, cuando se produjo el primer gol de Newell’s, en tono de allegro sincerato lo dedicaron desde la segunda bandeja de Casa Amarilla: “Es para vos / es para vos / gallina etc la etc que te parió”.
En el segundo tiempo, cuando Maidana convirtió el tercer gol, los de la Doce perdieron toda compostura al grito de: “Me parece que River / no sale campeón / porque Boca / porque Boca lo cagó”. Geográfica y políticamente enfrentados, los hinchas ubicados en la tribuna de socios del Riachuelo, molestos por lo que estaban escuchando, respondieron primero alentando a su equipo y, después, dirigiéndose a los otros hinchas: “Gritá por Boca la etc que te parió”. Durante un ratito continuó la pirotecnia verbal hasta que ambos sectores se unieron para gritar el gol de Boselli, el 3 a 1, lo que también hicieron en los palcos semivacíos y las raleadas plateas. El grito también sonó como un reconocimiento al esfuerzo que hicieron los pibes. Nadie podrá decir que no fueron al frente; si jugaron mal es porque no les daba para más y porque el rival fue más sólido, más creativo, más práctico y más inteligente. Los pibes de Boca fueron al frente no como aquellos que en el ‘44 le entregaron increíblemente un partido oficial a Racing para evitar la consagración de River. Fue así: jugaban la última fecha del campeonato oficial de Tercera División Boca y Racing, en el Monumental (Boca tenía su estadio suspendido). En la cancha había 90 mil personas, porque el partido de Primera era importante. De hecho, Boca ganó 3 a 0 y se consagró campeón. Pero lo insólito ocurrió con la Tercera. Si ganaba Boca, River (tenía en su plantel a Carrizo, Di Stéfano y Néstor Rossi) salía campeón. Si ganaba Racing, debían ir a un desempate. Boca llegó a ponerse 4 a 1, aunque ya desde el arranque del segundo tiempo se advirtió que empezaban a bajar la guardia. Para hacerla corta: ganó Racing 5 a 4, cuatro goles consecutivos celebrados en conjunto y efusivos abrazos al final. El desempate nunca se jugó porque las honestas autoridades de Racing consideraron que aquel partido había sido “bochornoso”. Lo de ayer, por suerte para el fútbol, fue distinto.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.