libero

Lunes, 21 de mayo de 2012

FúTBOL

No quieren ponerse los largos

El Nacional B tiene un final infartante. El campeonato no es técnicamente bueno, pero genera un interés superlativo porque hay cuatro equipos para el ascenso directo y encima uno de esos cuatro es nada menos que River. Un torneo largo de 38 fechas puede resultar apasionante.

El campeonato de Primera, que también está en sus tramos finales, es atractivo, no por el fútbol que practica (lo sería si hubiera muchos goles como el que marcó Lucas Viatri) sino porque tiene al menos una docena de equipos en condiciones de conseguir el primer puesto, cuando faltan disputarse 4 de las 19 fechas previstas.

La ventaja del torneo largo es que provoca menos estrés, menos dramatismo y deja un mayor margen para que los equipos que tienen un mal arranque recuperen posiciones y no se sientan al borde del precipicio cuando sufren tres o cuatro derrotas consecutivas.

La desventaja es que se corre el riesgo de que un conjunto se corte solo y el torneo se defina mucho antes del cierre. Eso es lo que suelen argumentar los dirigentes menos predispuestos a cualquier modificación reglamentaria. El ejemplo más a mano lo encontramos uniendo el actual Clausura con el Apertura que consagró a Boca. El equipo de Falcioni consiguió en aquel certamen 43 puntos (invicto, logró el 75 por ciento los puntos) y les sacó 12 puntos a los que compartieron la segunda colocación: Racing, Vélez, Belgrano y Colón. Vale decir que a esta altura, cumplidas 19 fechas del torneo anterior y 15 del actual, éstas serían las posiciones:

Boca 72
Vélez 55
Belgrano 52
Arsenal (*) 49
All Boys 48
Colón 46
Racing 46
Tigre 45
Newell’s 44
Lanús (*) 43

(*) Un partido menos

Esto significa que, matemáticamente, Boca no podría ser alcanzado por Vélez y por lo tanto ya se habría consagrado campeón del año y el interés del torneo estaría centrado en lo que ocurra en las últimas posiciones. Si se eliminaran los promedios, los más comprometidos con el descenso serían Banfield (21 puntos) y Olimpo (24 puntos).

El debate entre torneos largos o torneos cortos abre múltiples posibilidades de discusión, pero lo que no se entiende bien es la decisión de Julio Grondona (y de rebote del Comité Ejecutivo de la AFA) de programar para la próxima temporada dos campeonatos que en realidad confluyen en uno solo; o, visto de otro modo, un torneo único dividido en dos.

Como se sabe, el próximo torneo se llamará Inicial, será como los actuales de 19 fechas, pero el que termine primero no podrá gritar campeón, ni dar la vuelta olímpica, ni nada de eso: deberá esperar al ganador de la otra competencia, que se denominará Final, para resolver cuál de los dos es el campeón del año. Como ahora, pero con un solo campeón. Un cambio menor que en el fondo nada cambia y que contribuye a la confusión general.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.