libero

Lunes, 21 de mayo de 2012

EL CAMPEóN MATíAS ROSSI SE QUEDó CON LA VICTORIA EN SAN JUAN

Más rápidos, pero siempre los mismos

Con los motores V8, el Súper TC 2000 anduvo en promedio unos 5 km/h más rápido que en 2011, en un circuito desafiante. Pero los Toyota continúan invictos desde que se utilizan estos impulsores más potentes. Segundo triunfo del campeón.

Demasiadas expectativas había creado la visita del Súper TC 2000, con sus potentes motores V8 versión 2012, al exigente autódromo de San Juan, El Zonda-Eduardo Copello. No sólo por el desafío que plantearía a sus principales pilotos la domesticación de mayor potencia en un escenario sinuoso y renuente a perdonar errores sino también por la posibilidad de que, finalmente, alguno de los equipos de la categoría pudiera quitarle el invicto al Toyota Team Argentina, imbatido desde el arranque de esta nueva configuración de la categoría. No todas fueron saciadas.

El tiempo que José María López señaló el sábado para quedarse con la pole–position, 1m10s886, a 164,545 km/h, había sido más de dos segundos más veloz que el que el mismo cordobés consiguió un año atrás, a 159,789 km/h, un 2,9 por ciento más veloz: hubo casi 5 km/h de diferencia a favor de los nuevos motores.

Pero López terminó derrotado en la serie decisiva del Súper 8, que ordena las primeras posiciones de largada, nada menos que por el campeón Matías Rossi, que venía de dejar fuera de combate a su compañero Mariano Werner y al marplatense Christian Ledesma, sucesivamente. Rossi es el mismo que ganó el año pasado en El Zonda, y abría la posibilidad cierta de que, una vez más, Toyota se fuera de una carrera de Súper TC 2000 con la copa del triunfo.

Mientras López estuvo en la pista, persiguiéndolo a Rossi, el promedio fue bastante alto. Enderezando las eses, lustrando los paredones, cortando las cuerdas, a fondo siempre que fuera posible, nunca hubo más de un segundo entre el campeón y el cordobés: 0s553 en la tercera vuelta, 0s653 en la 4ª, 0s571 en la 5ª, 0s657 en la 6ª, 0s583 en la 7ª, 0s533 en la 8ª, 0s521 en la 9ª, 0s695 en la décima vuelta; mientras Ledesma, el mejor de los mortales, ya había quedado casi 5 segundos atrás.

Pero cuando López no pasó en el giro 13, aquejado por un problema de alimentación de combustible en el V8 de su Focus, la carrera no sólo estaba decidida sino que la velocidad pasaba a segundo plano. Y así ocurrió: el promedio del triunfo de Rossi en este 2012 y con los casi 400 HP del V8 fue de 159,791 km/h. (Atención con el detalle: corrió durante 34 vueltas a un promedio superior al logrado el año pasado en la vuelta de la pole-position...)

El año anterior, con el cuatro cilindros Berta de 320 HP, corrido de atrás durante toda la carrera por otro Focus –en esa ocasión conducido por Norberto Fontana– había ganado a 155,058 km/h. En definitiva, la mejora fue de 4,733 km/h. Muy parecida a la registrada en clasificación, pese a que el ritmo del ganador bajó en las dos terceras partes finales de la prueba. Queda entonces la incógnita: ¿cuánto más habría crecido con la puja Rossi-López sostenida durante las 34 vueltas de la carrera?

Una idea aproximada puede darla la comparación de los records de vuelta registrados en ambas ediciones. El año pasado, disparando de Fontana, Rossi marcó la vuelta más rápida en el cuarto giro, a 157,590 km/h; ayer, corriéndolo al campeón, López lo estableció en el segundo giro, a 163,313 km/h. Hubo 5,723 km/h a favor de los V8 (1 km/h más que en carrera), lo que permite suponer que, sin tanta cautela sobre el final, Rossi podría haber establecido un promedio al menos 5 km/h por encima de lo logrado en 2011.

No sucedió: cuando Ledesma quedó segundo, tras la defección de López, la diferencia con el puntero era de 6s362 en la vuelta 15. Rossi apenas si la llevó a 7s220 en el giro 30, a cuatro del final. Para entonces, el marplatense estaba más pendiente del ataque de Werner, el ganador del callejero de Buenos Aires y Rosario. Risatti y Canapino quedaban afuera por problemas en la dirección hidráulica de sus máquinas y así podían avanzar Girolami y Trebbiani.

Se anduvo más rápido, sí. Pero el resultado es el mismo: Toyota adelante. No puede destronarlo el equipo Peugeot, que amaga más de lo que cumple; ni tampoco el Chevrolet, en el que Ledesma sorprende batiendo consistente y regularmente a su compañero Canapino; está más cerca el ex equipo oficial Ford, ahora PSG16 Team, aunque siempre le falta un cachito; Renault y Honda por ahora quedaron lejos.

La Carrera

Súper TC 2000.

4ª carrera, San Juan.

34 vueltas, 110,160 km.

Pos. Piloto Auto Tiempos
1º Rossi Corolla 41m21s823
2º Ledesma Cruze a 6s123
3º Werner Corolla a 6s682
4º Girolami 408 a 7s022
5º Trebbiani Focus a 10s410
6º Pernía Fluence a 16s315


Promedio del ganador: 159,792 km/h.

Record de vuelta: López (Focus) en la 2, 1m11s290, a 163,613 km/h.

Campeonato: Rossi, 83 puntos; Werner, 80; Girolami, 72; Ledesma, Trebbiani, 56; Bueno, 50.

Próxima competencia: 10 de junio en General Roca.

La comparación 2011/2012

Promedio 2011 Promedio 2012
Pole-position 159,789 km/h 164,545 km/h
Carrera 155,058 km/h 159,792 km/h
Record de vuelta 157,590 km/h 163,313 km/h

Compartir: 

Twitter
 

Matías Rossi cruza la meta. Corrió a un promedio superior al de la pole–position de 2011.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.