libero

Lunes, 11 de junio de 2012

FúTBOL › RIVER CELEBRó CON TODO LA VICTORIA AGóNICA SOBRE BOCA UNIDOS

El juego bonito quedó para otra ocasión

El triunfo conseguido con el gol de Rogelio Funes Mori pone al equipo de Núñez al tope de la tabla, cuando faltan dos fechas, y el ascenso parece al alcance de la mano. Ocampos había abierto el marcador. Ante Patronato se puede decidir todo.

 Por Adrián De Benedictis

River no puede desligarse, ni siquiera cuando está en otra categoría, del nombre de Boca. En este caso, el rival que tuvo enfrente fue el Unidos de Corrientes, y a partir de este obstáculo puede llegar a vislumbrarse el camino de regreso a Primera. La explosión llegó a tres minutos del final, cuando el ingresado Rogelio Funes Mori convirtió el gol de la victoria, después de un partido lleno de dramatismo, bronca y nerviosismo. Si bien el éxito le permite ahora estar en la cima de la tabla en soledad, la actuación del equipo volvió a ser decepcionante para sus hinchas, y lo que ocurrió ante Brown de Madryn estuvo cerca de repetirse. La próxima estación será en Santa Fe, el sábado próximo, y River podría sellar allí su regreso a la máxima categoría ante Patronato de Paraná.

La diferencia marcada de este líder tiene que ver con el poder ofensivo con el que cuenta, y al mismo tiempo con las inseguridades que transmite en el momento de defender. Domínguez, Villalva, Cavena-ghi y Trezeguet son la envidia de cualquier equipo, incluso de Primera. Pero al no contar entre ellos con un enlace natural, los ataques son desprolijos y confusos. Otro de los inconvenientes que exhibió ayer fue la falta de sorpresa para provocar desbordes por los costados.

De esa manera, el vértigo domina la escena y todo se hace a mucha velocidad, pero no siempre con acierto. Del otro lado de la cancha, en la zona defensiva, aparecen aún los mayores inconvenientes. La decisión de jugar con tres hombres en la última línea no le da la protección necesaria al área de Vega. Boca eligió desequilibrar por los costados y lo lograba cada vez que se lo proponía. Babak y Sánchez Paredes eran los que se desprendían tanto por izquierda como por derecha, y buscaban a Núñez y Visconti que ingresaban por el centro.

Los dos delanteros fueron los protagonistas de jugadas clave en el primer tiempo: Visconti tiró primero la pelota por arriba, sin marca, en un gran contraataque. Núñez perdió después una gran chance al rematar desviado. River padecía en el fondo mientras adelante ni Villalva, mano a mano con Sessa, ni Trezeguet, de media vuelta, podía desnivelar.

El fastidio de la gente iba en aumento hasta que el chico Ocampos, en la primera pelota que tocó, marcó el gol definiendo de derecha. Pero cuando el festejo crecía para el local, Friedrich marcó el empate de zurda, aprovechando una mala lejana de Vega, quien minutos antes lo había evitado con el pie ante el mismo jugador.

Por todo esto, aquel gol del delantero Funes Mori puede llegar a marcar un capítulo determinante en el final de la odisea. Ese desenlace está cada vez más cerca, y dentro de cinco días todo el sufrimiento que envolvió ayer a River puede convertirse en felicidad plena, a pesar de sus desaciertos.


Estadio: River.

Arbitro: Carlos Maglio.

Goles: 76m Ocampos (R); 81m Friedrich (BU); 87m R. G. Funes Mori (R).

Cambios: 45m Aguirre (5) por C. Sánchez (R); 54m Retamar (5) por Babak (BU); 58m Friedrich (6) por Visconti (BU); 65m Ferreira por S. Paredes (BU); 73m R. G. Funes Mori por Cavenaghi (R); 76m Ocampos por Villalva (R).

Compartir: 

Twitter
 

El festejo de Lucas Ocampos tras abrir el marcador, cuando a River se le complicaba llegar.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.