libero

Lunes, 11 de junio de 2012

FúTBOL › LE GANó CLARAMENTE A SAN LORENZO CON DOS GOLES DE ROMáN MARTíNEZ

Tigre se ve cerca de salvarse

Fue un vendaval ante el Ciclón, zafa por ahora de la Promoción y el descenso, y los hinchas se ilusionan con pelear el título. La victoria los dejó a un punto de Boca cuando quedan dos fechas para terminar el Clausura.

 Por Juan José Panno

Tigre sí que cree en Zaffaroni. Con un supremo corte de manga, se sacó de encima al San Lorenzo de Carusso Lombardi y zafó de todo: ni descenso directo (reservado por ahora para Olimpo y Rafaela), ni Promoción (San Lorenzo y San Martín de San Juan), ni nada. Y encima los tres puntos cosechados le permitieron colgarse de los talones de Boca (a un punto de distancia) cuando faltan dos fechas para el cierre del Clausura.

Cuando empezó esta temporada, el equipo de Victoria estaba a 37 puntos de Banfield y ahora está a sólo uno; y estaba a 17 puntos por debajo de San Lorenzo y ahora va 2 puntos por delante. Una escalada extraordinaria, potenciada por las caídas de sus rivales directos. Su objetivo central es escaparle al guadañazo del descenso, pero si en las dos próximas fechas supera a Vélez y a Independiente, ¿por qué no soñar con un resbalón de Boca y aspirar al título o al menos a un desempate?. Tiene todo el derecho del mundo y tiene, además, fundamentos futbolísticos para creer que sus posibilidades son concretas y no pura fantasía.

Le ganó muy bien Tigre a San Lorenzo. Clara, merecidamente lo superó, aunque los cuervos más enceguecidos apunten con el dedo a Pablo Lunati como el responsable directo de esta derrota que los deja en la zona caliente de la Promoción. El equipo del Vasco Arruabarrena fue más ambicioso, manejó mejor la pelota en casi todo el desarrollo del partido y creó situaciones de gol en una relación de 3 a 1, en consonancia con el resultado final.

Para salir de la atmósfera que rodeaba en la previa al partido y anticipaba una guerra, los jugadores de Tigre se propusieron una gran movilidad desde el arranque para garantizar la circulación de la pelota en sus pies. Con el toque como bandera, con Morales y Martínez como estandartes, llegaron tres veces a posición de gol en los primeros 10 minutos: tiro en el palo de Maggiolo, gran cabezazo del propio Maggiolo atajado con esfuerzo por Migliore y espectacular chilena de Luna, que no se dio por cuestión de centímetros. Después empezó a espaciar la frecuencia y a bajar la intensidad de sus ataques, pero dejando siempre la sensación de que Migliore no debería estar tranquilo. El primer gol del partido llegó finalmente cuando Cachete Morales arrancó por el medio, metió la pelota en profundidad y Bottinelli, con una pifiada no hizo más que corregir la trayectoria de la pelota y dejarlo perfectamente habilitado a Maggiolo, cara a cara con el arquero. El delantero midió el tiro y puso la pelota en la red y el marcador en el lugar justo. San Lorenzo, por la vía del voluntarioso Gigliotti, había tenido algunas llegadas, pero no tan claras.

En el segundo tiempo, a los 54m, Tigre llegó medio de carambola al segundo gol. Otra vez Bottinelli se convirtió en involuntario asistente en un avance rival y la pelota le cayó a Martínez, que quiso darle cruzado, pero pifió y la pelota entró despacito, pidiendo permiso, por el costado imprevisto. Gol de chiripa que valió lo mismo que el tercero que convirtió el mismo Martínez después de una excelente ataque coloreado por una gran pared con Ftacla. Con ese gol, que se produjo a los 84m, ya no había más nada que discutir.

Entre el segundo gol y el tercero de Tigre pasaron muchas cosas que pusieron en foco al árbitro del partido, el verborrágico y aparatoso Lunati.

Pasó que Casteglione cortó lícitamente un avance de San Lorenzo en la medialuna y el árbitro cobró un tiro libre.

Pasó que Romagnoli le dio al palo del arquero y que Javier García puso las manos, pero no alcanzó a desviar y fue 2 a 1.

Pasó que San Lorenzo empezó a ilusionarse con repetir de lo de Newell’s (perdía 2-0 y lo dio vuelta), pero el árbitro le recortó las alas a pura tarjeta. Doble amarilla para Kalinski (castigo demasiado Severino en la segunda) y doble amarilla para otro K, Kannemann (correcta, en este caso).

Pasó que a pesar de todo Meza tuvo una chance para igualar pero remató alto y pasó que Tigre, perturbado en algún momento se dio cuenta que el negocio para liquidar el partido era tocar y tocar aprovechando la diferencia numérica.

San Lorenzo perdió además del partido a algunos jugadores: Kalinski, Kannemann expulsados y Alvarado, con cinco amarillas, no podrán jugar contra Independiente. Para colmo, Romagnoli (que ayer volvió a ser el mejor de su equipo) no está para 90 minutos. Está complicado el panorama para San Lorenzo, pero si le gana a Independiente y a San Martín de San Juan también va a creer cantar loas a Zaffaroni.


Estadio: Tigre

Arbitro: Pablo Lunati

Goles: 36m, Maggiolo (T); 54m, y 84m, R.Martínez (T); 62m, Romagnoli.

Cambios: 46m, Bueno (4) por Bazán (SL); 54m, Romagnoli (7) por Chávez (SL); 59m, Meza (4) por Alvarado (SL); 78m, Lema por Luna (T); 82m, Ftacla pr Maggiolo (T); 90m, Pio por Morales (T).

Incidencias: 67m, expulsado Kalinski (SL); 72m, expulsado Kannemann (SL).

Compartir: 

Twitter
 

Román Martínez terminó viendo los espacios libres cuando San Lorenzo quedó con nueve y selló el triunfo.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.