libero

Lunes, 22 de octubre de 2012

FúTBOL › INOPORTUNA DERROTA DE RIVER, UNA SEMANA ANTES DEL SUPERCLáSICO

Sobre llovido, derrotado

Un error tremendo de Bottinelli derivó en el gol de Cauteruccio que significó el triunfo de Quilmes, pero lo preocupante fue el opaco desempeño futbolístico siete días antes del encuentro con Boca. Una sola situación de gol en 90 minutos.

 Por Adrián De Benedictis

El ideal que había encontrado River en las últimas dos goleadas desapareció justo en el momento menos deseado. Cuando faltan sólo seis días para enfrentar a su máximo rival, el equipo ofreció un desempeño deslucido que dejó múltiples interrogantes. Y de esa forma no se pudo llevar nada de Quilmes, como para ponerle más incertidumbre a lo que pueda ocurrir ante Boca. La victoria de los del Sur, luego de ocho partidos que no lo lograban, les permitió salir de los puestos de descenso y ubicar nuevamente a Independiente en ese sitio.

Pero los inconvenientes se trasladaron para el lado de Núñez, nuevamente antes de la jornada más esperada. ¿La defensa que no había recibido goles en las últimas dos fechas entrega todas las garantías que se le reclaman? ¿Los delanteros son tan temibles como se presumía antes de este duelo? ¿La elaboración del juego alcanza con la inclusión del chico Lanzini y el aporte de Sánchez? ¿La decisión de presentar dos volantes centrales es el equilibrio que el equipo necesita?

Con muy poco, Quilmes complicó mucho más a Barovero y provocó chances concretas para ponerse en ventaja. Si bien terminó ganando por la ventaja mínima, el local fue más audaz cuando se decidió a avanzar hacia el campo rival. En la jugada del gol, Bottinelli rechazó muy mal una pelota entregándosela a Cauteruccio, quien encaró hacia el arco y definió cruzado, ubicándola al lado del palo.

Las grietas de River se iniciaron por la falta de respuestas para sorprender a su adversario. En ese punto sintió la ausencia de laterales naturales para pasar la mitad de la cancha. Ni González Pirez ni Ramiro Funes Mori cumplieron esa función con acierto, y el equipo tuvo que centralizar demasiado el juego. Más allá de que Sánchez y Lanzini, los mediocampistas externos, intentaban aparecer por sus costados, no tuvieron la continuidad ni el acompañamiento necesario.

Durante todo el desarrollo, River tuvo una sola opción clara para convertir, y fue a los siete minutos, cuando Lema le erró a la pelota, la dominó Luna y cuando enfrentó a Trípodi remató al cuerpo. Del otro lado, el local pudo haber aumentado la ventaja cuando Telechea se fue solo hacia el área, Barovero lo derribó y el árbitro dejó seguir, cuando pareció penal y expulsión para el arquero.

El receso no le jugó a favor a River. Dejó atrás la contundencia y quedó en un escenario que no se imaginaba antes del Superclásico.


Estadio: Quilmes.

Arbitro: Silvio Trucco.

Gol: 59m Cauteruccio (Q).

Cambios: 64m G. Funes Mori por Cirigliano (R), 69m Caneo por Diz (Q), 72m Rojas por G. Pirez (R), 73m Telechea por Cauteruccio (Q), 82m Mattos por Caneo (Q).

Compartir: 

Twitter
 

Pezzella y Diz se esfuerzan por el control de la pelota; observa Ponzio.
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.