libero

Lunes, 3 de marzo de 2014

FúTBOL › ESTUDIANTES NO PUDO VENCER A NEWELL’S EN LA PLATA

Le faltó el golpe de nocaut

El triunfo habría depositado al conjunto de Verón en la punta de la tabla. Sin embargo, un equipo visitante disminuido se defendió bien y acercó peligro a través de los contragolpes. Así, Estudiantes quedó –junto con Vélez– a dos puntos de Colón.

La derrota del campeón San Lorenzo terminó siendo, además de un rudo golpe para las aspiraciones del equipo de Boedo, una invitación a Estudiantes para volver a encaramarse a una punta a la que el campeón ahora sólo podía mirar desde abajo. La sorpresa de Colón, el equipo apuntado para irse al descenso sin escalas y, sin embargo, puntero absoluto del torneo en el arranque del domingo, pretendía ser minimizada por el empuje estudiantil, una vez que la noche en el estadio de La Plata se puso en marcha pitazo mediante.

Frente a semejante invitación, Estudiantes se organizó en torno de la figura de Juan Sebastián Verón, que no economizó movimientos en el medio, pero sí redujo a lo estrictamente necesario la circulación de la pelota. Con criterio, el conjunto de Pellegrino fue encerrando con férrea voluntad a Newell’s contra el arco de Guzmán.

No era un dominio obtuso sino contante, que arrancó con un cabezazo de Desábato tras un corner ejecutado por Verón, siguió con una palomita de Carrillo y casi llega al éxtasis con una soberbia corrida por derecha de Verón, cuyo centro rasante al medio fue conectado de taco por Carrillo en un pase de ballet que mereció mejor suerte por la concepción de la jugada: la pelota se fue lamiendo el palo derecho del arquero visitante.

Newell’s, que todavía saboreaba la fabulosa goleada sobre Nacional de Montevideo por la Copa Libertadores, no era ese mismo equipo. Sin Banega ni Maxi Rodríguez, ya en Europa para sumarse a la Selección; sin Mateo en el medio, ni Figueroa en el ataque, no mostró desde el arranque la misma voluntad del equipo local para adueñarse del trámite del cotejo. Eso no significó que careciera de situaciones a lo largo de la primera mitad del encuentro, como esa pelota que Casco le puso a Muñoz para dejarlo mano a mano con Rulli y que el delantero no pudo definir con claridad, o el furibundo remate de media distancia de Casco que se fue por poco. Pero, en general, el conjunto rojinegro, ya diezmado, siguió los lineamientos de esa lógica que le impedía ser superior en el desarrollo, si ya lo era desde los nombres.

Pero el ritmo intenso que Estudiantes le impuso a su deseo de punta se cobró un precio, primero con la lesión de Franco Jara, antes del cuarto de hora, luego con la paulatina disminución de esa intensidad, que le permitió respirar a Newell’s, salir del asedio, descubrir que la pelota podía serle amigable y poner a Muñoz solo frente a Rulli, en una jugada que el delantero no pudo definir y que lastimó al arquero local. En suma: el cero a cero del entretiempo premió más a la visita.

En el complemento, Newell’s se despabiló con el ingreso de Figueroa, a quien Berti había preservado en el banco, y apostó a la réplica. Pellegrino mandó a la cancha al Patito Rodríguez para recuperar frescura.

Guzmán le tapó un zurdazo cruzado a Klusener y sobre el final Rulli le sacó el gol del triunfo a Castro. Un final apretado para un partido muy entretenido.


Estadio: Ciudad de La Plata.

Arbitro: Germán Delfino.

Cambios: 13m, Klusener (5) por Jara (E); 53m, Figueroa (6) por Ponce (N); 68m, P. Rodríguez por Auzqui (E); 80m, Olivera por Carrillo (E) e Isnaldo por Bernardi (N); 86m, C. Díaz por Cáceres (N).

Compartir: 

Twitter
 

Villalba se arroja al piso para quitarle la pelota a Verón.
Imagen: Fotobaires
SUBNOTAS
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.