libero

Lunes, 16 de febrero de 2009

CONTRATAPA › LA CRISIS MUNDIAL LE PEGA AL AUTOMOVILISMO ARGENTINO

Arrancaron en llanta

En febrero comenzó la temporada 2009 de la actividad con una merma de entre el 15 y el 20 por ciento de participantes. La crisis no es tan grave como en 2002, pero los dirigentes se atajan por las dudas.

 Por Pablo Vignone

La crisis económica golpeó de lleno al automovilismo mundial y, de refilón, le pega a la actividad local. Algunas de las fábricas más importantes del mundo van dejando, una a una, las carreras (Honda abandonó la Fórmula 1, Mitsubishi renunció al Dakar, Subaru y Suzuki dejaron el Mundial de Rally, Audi puso fin a su participación en la Le Mans Series) y en la Argentina, el año automovilístico arrancó con una merma de participación cercana al 20 por ciento. El Turismo Nacional, que este fin de semana abrió su campeonato en La Plata, tuvo 81 autos en pista, una buena cifra dadas las circunstancias, pero sensiblemente menor a los 100 autos que solían correr cada fecha en la temporada 2008.

La tendencia menguante la había abierto la categoría más popular del automovilismo argentino, el Turismo Carretera, en la apertura de su campeonato en Mar de Ajó, la semana pasada. A esa competencia, que ganara el marplatense Lionel Ugalde, concurrieron 50 participantes. El campeonato 2008 había terminado 10 semanas antes, el 30 de noviembre pasado, con 59 autos en la pista. Las tres últimas carreras de 2008 tuvieron un promedio de participación de 57 autos (55 en Paraná, 57 en La Plata, 59 en Buenos Aires), y la carrera de arranque del torneo 2008, un año atrás, también en Mar de Ajó, convocó a 58 pilotos. Los números son evidentes: el caudal de participantes se achicó en el comienzo de 2009 entre un 12 y un 15 por ciento.

Que la merma está relacionada directamente con el efecto contagio de la crisis mundial lo prueba la reciente decisión de la Asociación Corredores Turismo Carretera (ACTC) de congelar los costos de las licencias durante 90 días a partir de hoy, invitando a los proveedores del TC (preparadores, chasistas, gomeros, repuesteros) a hacer lo mismo y limitando los kilómetros que los mejores clasificados en las pruebas oficiales de una carrera puedan recorrer en la siguiente. “Esta vez la Argentina no es la responsable (de la crisis) y otra vez la vamos a superar como en 2001, cuando muchos decían que el país se prendía fuego”, prometió Oscar Aventín, el titular de la ACTC, en Mar de Ajó, una semana atrás. En aquella oportunidad, el torneo 2002 arrancó con apenas 47 autos. El boom del campo con la devaluación salvó aquel año de TC.

En La Plata, el presidente de la Asociación Pilotos de Automóviles de Turismo (APAT), Hugo Paoletti, consideró auspiciosa la cantidad de pilotos que se presentaron a la prueba apertura del certamen 2009. “Si bien la categoría está acostumbrada a contar con un parque de más de cien autos, que haya 81 en esta primera fecha con la situación que vive el país no es malo, yo diría que es bueno”, afirmó el dirigente. Durante 2008, el TN tuvo una asistencia promedio de 103 autos por carrera, aunque en la última competencia del torneo, en Bahía Blanca, hubo 95 pilotos. Los 81 presentes en La Plata, donde ganaron Marcelo Bugliotti (Chevrolet Astra) en la Clase 3 y Maximiliano Fontana (Renault Clio), representan una caída del 22 por ciento en la participación. Se calcula que el costo promedio de participación por carrera en Turismo Nacional roza los 40 mil pesos, la cuarta o quinta parte de lo que cuesta participar en TC, pero con mucho menor apelativo a la hora de reunir sponsors.

Pese a la crisis, ni el TC ni el TN reducirán la cantidad de competencias que disputarán durante 2009: 16 y 12, respectivamente. Pero sí sucedería con el Turismo Competición 2000, la segunda categoría en importancia en el automovilismo argentino, en la que las fábricas que producen automóviles de serie intervienen de lleno. El torneo 2009 tendrá 12 carreras en lugar de las 14 habituales, y en teoría arrancará el 5 de abril –un mes más tarde de lo que suele hacerlo habitualmente–, aunque no está decidido cuál será el escenario de la apertura.

Para atenuar los efectos, la dirigencia del TC 2000 planteó algunos cambios reglamentarios radicales, como utilizar a partir de esta temporada un motor único y compartir algunos escenarios con el Turismo Nacional para dividir los gastos de organización. “La idea es ir juntos a la carrera de Buenos Aires”, dijo Paoletti.

El titular del TN confirmó que los pilotos de la Clase 2, los más amateurs de la especialidad, le pidieron suspender las seis pruebas que la categoría permite hacer durante el año. “Ellos consideran que así podrían bajar los costos. Es un año complicado. Si hace falta realizar un cambio en el reglamento para abaratar los costos lo haremos, para así tener el TN de siempre.”

Compartir: 

Twitter
 

n El Turismo Nacional llevó 81 autos a La Plata durante el fin de semana, una buena cifra, pero sensiblemente menor a las de 2008.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.