libero

Lunes, 30 de noviembre de 2015

CONTRATAPA › CON UNA ACTUACIóN DETERMINANTE DE ANDY MURRAY

Décima Davis para Gran Bretaña

El número dos del mundo le dio el tercer punto a su equipo al vencer a David Goffin, primer singlista belga. “Creo que he jugado mi mejor tenis. Quería hacerlo por mi país”, declaró el escocés.

Andy Murray le dio ayer a Gran Bretaña otro título de Copa Davis luego de 79 años al derrotar al belga David Goffin por 6-3, 7-5 y 6-3 y poner el decisivo 3-1 en el marcador de la final disputada en Gante. El número dos del mundo fue demasiado para el equipo local, que no pudo superar el “efecto Murray” pese a montar una cancha de arcilla y contar con el apoyo de la mayoría de los 13.000 espectadores que llenaron el Flanders Expo.

Esta coronación de Gran Bretaña no se daba desde 1936, cuando venció por 3-2 a Australia, en tanto que Bélgica, que en semifinales había eliminado a la Argentina al imponerse por 3-2, en Bruselas, se quedó nuevamente a las puertas de la gloria.

Los británicos ya habían derrotado a los belgas en la final que disputaron en 1904, en la cuarta edición, cuando el equipo liderado por Lawrence Doherty se impuso por 5-0 jugando como local en el All England Lawn Tennis and Croquet club de Wimbledon.

Con la conquista de ayer, Gran Bretaña se colocó como el tercer máximo ganador de la Ensaladera de Plata, después de Estados Unidos (32) y Australia (28) y por delante de Francia (9), Suecia (7) y España (5).

Por su parte, Murray cerró con esta conquista una temporada de ensueño, en la que ganó los 11 partidos que disputó en la Copa Davis (eliminando sucesivamente a Estados Unidos, Francia, Australia y ayer a Bélgica), incluyendo los dos singles y el dobles de la final. Murray se unió así a John McEnroe y Mats Wilander como los únicos tres jugadores que sumaron ocho victorias y ninguna derrota en individuales en una temporada desde que el Grupo Mundial fue instaurado en 1981. Para el escocés es el mayor triunfo de su carrera desde su victoria en Wimbledon hace dos años, cuando también terminó con una larga sequía de títulos británicos en el All England Club. El británico agranda, además, su serie de triunfos personales, entre los cuales figuran un título olímpico, un US Open y un campeonato en Wimbledon. Junto a él, sólo pueden presumir de tener estos trofeos dos leyendas como el español Rafael Nadal y el estadounidense André Agassi. “No puedo creer que lo hayamos conseguido. Sinceramente creo que he jugado mi mejor tenis. Quería hacerlo por mi país”, declaró el actual número dos del mundo.

“Lo recordaré toda mi vida. El ambiente fue increíble. Los aficionados británicos y belgas han demostrado que el deporte puede superar todos los miedos”, señaló Murray en la televisión belga, refiriéndose a la alerta de atentado existente durante toda la semana en el país, que marcó esta final de la Copa Davis.

El escocés señaló que quiere “aprovechar” este éxito como rampa de lanzamiento para la próxima temporada. “El Abierto de Australia llega muy pronto, en enero. Allí he jugado cuatro finales y siempre he perdido, pero este fin de semana he aprendido cosas sobre mí mismo que me van a servir para el resto de mi carrera”, dijo.

“Voy a disfrutar del triunfo porque puede que no vuelva a ocurrir”, concluyó el astro británico.

Por el lado del equipo belga hubo reconocimiento ante los méritos de los visitantes. “Este fin de semana hemos caído ante un gran Murray que ganó el trofeo él sólo. ¡Es un auténtico campeón!”, reconoció el capitán de los locales, Johan Van Herck.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: AFP
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.