libero

Lunes, 6 de diciembre de 2010

BOXEO

Un cuarto de libra contra un queso

Hubiera merecido Jonathan Víctor Barros tener algo más grande entre sus manos que la cuarta parte del título de los plumas de la Asociación. El mendocino se convirtió en nuevo campeón mundial interino de la categoría luego de haber derrotado al mediocre panameño Irving Berry por nocaut técnico a los 18 segundos del 7º round. Pero el confuso manejo que la AMB hace de sus campeonatos del mundo, obliga a hacer un ejercicio de prudencia y a moderar el lógico entusiasmo que provoca una consagración de este tipo.

La pelea se anunció por una corona vacante que en verdad dista bastante de estarlo. La Asociación, a falta de uno, reconoce dos titulares en esta categoría. El indonesio Chris John es el supercampeón porque lleva seis años y once defensas al frente. Y el cubano radicado en Alemania, Yuriorkis Gamboa, es el campeón compartido con la Federación. Uno y otro están activos y entonces, no hay razón ni necesidad de sancionar ningún interinato. Pero como la AMB lotea sus campeonatos para poder cobrar mayores aranceles de reconocimiento, se reconoció como válida por el título, una pelea entre los dos mejores colocados de su ranking pluma y no más que eso.

Y es aquí donde también debe hacerse otra puntualización. Sólo en la AMB, un boxeador de recursos tan limitados como Berry puede ser el primer clasificado y aspirante a una pelea por el título. La tradicional influencia que los dirigentes y managers panameños han tenido en esa entidad le acercó una chance para la que no estaba preparado. Porque Berry (57,100) sólo propuso forcejeo y confusión. Un buen ascendente de derecha que aplicó en el 3º round resultó su único aporte positivo a la pelea. Después trató de enredarlo y confundirlo a Barros (56,800) con su boxeo heterodoxo y desmañado. Y no lo consiguió.

El mendocino peleó como local en el Polideportivo Vicente Polimeni de Las Heras, en la provincia cuyana. E hizo lo suyo sin demasiados brillos. Aplicó los golpes más claros, y a partir del 5º round se dedicó a perseguir a Berry, que daba prematuros signos de fatiga. El panameño intentó abandonar las acciones antes del comienzo del 7º round, pero su rincón igual lo mandó a pelear hasta que en el arranque de esa vuelta, el árbitro estadounidense Raúl Caiz se apiadó de él y lo sacó del combate, luego de que una derecha cruzada de Barros le estallara en plena mandíbula. Ni el mendocino ni su gente exageraron el festejo. En el reparto de los títulos del mundo que hace la AMB, a Barros le tocó uno. Ahora tendrá que empezar a justificarlo, pelea a pelea, hasta que llegue el momento en que pueda llamárselo campeón.

Compartir: 

Twitter
 

 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.