libero

Lunes, 6 de diciembre de 2010

AUTOMOVILISMO Y MOTORES › EL ARRECIFEñO CONSIGUIó EL TíTULO DEL TC 2000 EN SAN LUIS

Fontana, qué cacho de campeón

El ex piloto de Fórmula Uno llegó cuarto en Potrero de los Funes, pero aprovechó una mala carrera de Pernía para obtener su segundo campeonato en la categoría. Así, Arrecifes sumó un nuevo torneo, una semana después de que Canapino obtuviera el de TC.

 Por Pablo Vignone

Desde San Luis

- ¡Qué semana, Arrecifes! Norberto Fontana estacionó su Ford Focus en el parque cerrado de Potrero de los Funes y se subió al techo, enmarcado por un paisaje que habla poco con ruido de motores y mucho con ensoñación y relajamiento. Elevó sus brazos al cielo y gritó: “¡Campeón, carajo!”. Al bajarse lo abrazó Juan Cruz Alvarez y luego Josito Di Palma, todos nacidos en el mismo terruño en el que los pibes vienen con un volante por corazón, y luego fue el turno del fortísimo abrazo con su sobrino, Nicolás Trosset, que un par de horas antes se había consagrado campeón de la Fórmula Renault en una definición deplorable (ver aparte). A una semana del título de Agustín Canapino en TC, Arrecifes festejó dos títulos más, y el de Fontana, el segundo en TC 2000 y el primero con Ford, destila un inconfundible sabor a sorpresa.

- Mientras el campeón se subía al podio para celebrar su título, relegando al ganador de la carrera, Matías Rossi, y a su escolta, Mariano Werner, por la calle de boxes avanzaba un desconsolado Leonel Pernía, flanqueado por su hermano Mariano, el ex jugador de Independiente y la selección española, y su padre Vicente. El llanto silencioso del piloto tandilense lo decía todo. Tuvo las mejores cartas de la definición durante 10 de las 17 vueltas de la carrera de Potrero de los Funes, pero inesperadamente perdió un campeonato que lideró durante medio año.

- Lo ganó Fontana porque prometió lo que había cumplido el día anterior: ser fiel a sí mismo. Arrancó vacilante, le tomó ocho giros llegar a la cola de Pernía (cuando eran quinto y sexto) y cuando se decidió a atacar, practicó una maniobra arriesgada. Pudo haber terminado contra el paredón si el piloto de Honda decidía jugar sucio: si los dos abandonaban allí, el tandilense habría saboreado el título. Fontana apostó fuerte y tuvo éxito. Había prometido el podio y casi, casi llega. Los 12 puntos del cuarto puesto ya compensaban los 8,5 de desventaja en el torneo con que había partido.

- “Fue una maniobra ajustada, pero limpia –se defendió ante Líbero–. En ese lugar se podía pasar. Había que dar todo y corrí así, a la chapa, pero de manera leal. En la primera parte cuidé el auto y las gomas, y después fui a fondo. Para mí es algo especial salir campeón con el equipo de Berta: salvando las distancias, es como coronarse con Ferrari.”

- ¿Lo perdió Pernía? Corrió con cautela mientras Fontana estuvo detrás suyo, sin que sus compañeros de equipo lo apoyaran ostensiblemente, y se desconcentró cuando el arrecifeño fabricó su gambito en esa curva lenta. Eso fue fatal: su Honda derrapó un giro más tarde, pegó suavemente contra las gomas de contención y el motor se detuvo. Reanudó la marcha en el 14º puesto y sólo avanzó una posición, hasta el 13º lugar, fuera de la zona de puntos.

- “Lo perdí yo –reconoció en un momento en que pararon de fluir las lágrimas–. Venía pendiente de todo, no quería que nada me sorprendiera, pero no esperé la maniobra en ese lugar. Después me equivoqué yo; si hubiera estado más atento, podría haberlo evitado.” Manejar la presión, además de un auto que no estaba bien puesto a punto, fue evidentemente demasiado para el tandilense.

- En su primer año con Ford, Fontana sumó más del doble de puntos que Pernía en el sprint final (desde la nocturna de Santa Fe hasta la de ayer). Venía de punto y terminó campeón: su tercer título en el automovilismo argentino (TC 2000 en 2002, TC en 2006) y su quinta corona absoluta (Fórmula Ford suiza en 1993 y F-3 alemana en 1995). “Como dijo Fangio, los campeonatos no se ganan hasta que no se baja la bandera a cuadros. Me imagino cómo estará Arrecifes...”

- ¿Cómo estarán en la tierra de los Di Palma, de Lo Valvo y Froilán González, de Pairetti, de García Veiga y Marincovich? No hace falta imaginar.

La Carrera

TC 2000. 12ª fecha, Potrero de los Funes, 17 vueltas, 106,590 km.


Piloto Auto Tiempos
1º Rossi Renault 45m28s177
2º Werner Toyota a 0s321
3º Ortelli Chevrolet a 0s613
4º Fontana Ford a 4s045
5º Ardusso Toyota a 7s522
6º Ledesma Chevrolet a 7s973

Promedio del ganador: 140,699 km/h.

Record de vuelta: Werner, en la 14, 2m32s581, a 147,901 km/h.

Campeonato (posiciones finales): Fontana, 122,5; Pernía, 119; Werner, 94; Spataro, 91; Altuna, 88; López, 83.

Próxima carrera: 13 de marzo, en lugar a designar.

Compartir: 

Twitter
 

“Fue una maniobra ajustada, pero limpia. En ese lugar se podía pasar. Corrí a la chapa, pero de manera leal.”
Imagen: Télam
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.